¿Por qué tengo ganas de orinar constantemente?

Podemos decir que orinar frecuentemente es la necesidad de orinar más veces de lo normal, que suele ser de 4 a 7 veces al día, dependiendo de la cantidad de líquido ingerida y de las pérdidas de líquido por otras vías como el sudor. Las ganas de orinar constantes, suelen acompañarse de un deseo repentino y, muchas veces incontrolable, de orinar aun cuando la vejiga está todavía en proceso de llenado.

¿Cuándo se considera que una micción es normal?

Miccionar u orinar es un hecho habitual y ordinario al que, generalmente, no se le presta atención, porque parece que se realiza por inercia. Con la micción se consigue el vaciado de la vejiga y se produce cuando esta ha llegado a su capacidad fisiológica y, evidentemente, se dan las condiciones sociales y el lugar adecuado para que podamos orinar. Por tanto, para considerar una micción como normal, esta debe ser:

  • Voluntaria. Se debe poder orinar cuando se quiera.
  • Completa. Cuando se orina, la vejiga urinaria queda completamente vacía.
  • Continua. El chorro urinario normal debe ser seguido. No debe tener intermitencias.
  • Satisfactoria. No debe ser desagradable en cuanto a que no debe escocer, no debe dar sensación de ardor.
  • Interrumpible. Se puede poder interrumpir cuando se quiera.
  • Distanciada. A intervalos en el tiempo socialmente aceptables. Por supuesto, esto puede estar condicionado por la ingesta de líquidos.
  • Demorada. Esto quiere decir que, si siento ganas de orinar pero las circunstancias no lo hacen posible, puedo posponerlo hasta que se presente la ocasión para miccionar.
  • Ocasional durante la noche. Este punto también tiene que ver la ingesta de líquidos.
Infecciones urinarias y ganas de orinar constantes - HeelProbiotics - HeelEspaña
Cómo afectan las ganas de orinar constantes – HeelProbiotics – HeelEspaña

Entonces, ¿por qué tengo ganas de orinar constantes?

Orinar frecuentemente puede ser un problema que nos afecte durante el día o por la noche. Aunque hacer pis está muy relacionado con la cantidad de líquido que se toma, hacer más de 8 veces al día puede ser una señal de alarma.
Parece evidente, pero orinar frecuentemente puede afectar nuestro sueño, el trabajo y el bienestar general. Miccionar frecuentemente puede ser causado por:

  • Embarazo. El útero es cada vez más grande y ejerce presión sobre la vejiga.
  • Estreñimiento. Puede contribuir a tener ganas de orinar constantes por la presión que se ejerce en la vejiga. Como recomendación, incrementa el consumo de fibra en los alimentos.
  • Infecciones urinarias. Las infecciones del tracto urinario pueden irritar la vejiga y, en consecuencia, hacer que orines más. Entre estas infecciones destaca la cistitis, una de las infecciones más comunes en mujeres. Además de causa de aumento de la frecuencia de micción, se caracteriza por dolor al orinar.
  • Nervios y ansiedad. Situaciones que nos ocasionen nervios nos producen ganas de orinar repentinamente.
  • Alimentación y café. Los alimentos diuréticos, como espárragos, alcachofas, tomates o arándanos, deben evitarse si se padece incontinencia o si no queremos ir al baño más de lo normal. Además, en estos alimentos incluimos la cafeína y la teína.
  • Piedras en el riñón o en la vejiga. Es una situación de urgencia que causa un dolor muy intenso en la espalda o costados y que tiene que ser inmediatamente tratado. Las piedras en la vejiga, además de lo mencionado, irritan la vejiga y provocan la micción frecuente.

Si el deseo es incontrolable, ¿se puede acompañar de incontinencia urinaria?

Sí. La incontinencia urinaria es la incapacidad para controlar la micción. Es más común en mujeres entre 50 y 75 años. Y, en algunas ocasiones, es el primer y único síntoma de infección del tracto urinario. La incontinencia urinaria implica, fundamentalmente, un importante impacto psicológico y social. Puede afectar gravemente el estilo de vida, causando serias limitaciones en la actividad social, laboral y sexual de quien la padece.

¿Tiene tratamiento?

Las medidas higiénico-sanitarias y la modificación de los hábitos de vida o la reeducación vesical pueden mejorar las ganas de orinar constantes. Entre estas medidas destacamos:

  • Controlar el consumo de líquido. Sobre todo, 2 o 3 horas antes de ir a acostarse. No es bueno beber mucho volumen en poco tiempo ya que el llenado rápido de la vejiga puede provocar urgencia.
  • Evitar tomar comidas muy condimentadas: picantes, cítricos, tomate y edulcorantes artificiales. Son alimentos irritantes para la vejiga.
  • Reducir al máximo el consumo de bebidas alcohólicas, diuréticas y excitantes. Entre estos destaca el café, el té, refrescos de cola, bebidas con gas o ciertas infusiones.
  • Suprimir el consumo de tabaco. Es un irritante vesical que puede, además, producir cáncer de vejiga.
  • Aumentar el consumo de fibra para evitar el estreñimiento.
  • Evitar el exceso de peso.
  • Utilizar ropa cómoda que no comprima el abdomen.
  • Reeducación vesical. El objetivo de esta medida es separar las micciones de 2 a 3 horas y acostumbrar a la vejiga a contener cierto volumen de orina. Intenta distraerte no pensando continuamente en tu vejiga. Y aumenta el tiempo entre micciones 15 minutos cada semana.
Ganas de orinar constantes: Causas - HeelProbiotics - HeelEspaña
¿La ansiedad provoca ganas de orinar? – HeelProbiotics – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *