La caléndula, tu aliado en las heridas

Podemos decir que nuestra piel es un escudo perfecto que nos aísla del exterior. Pero, al estar expuesto a agresiones externas, se puede dañar. Para ayudar a reparar, se cuenta con plantas como la caléndula que se convierte en un aliado para conseguir la cicatrización de nuestra piel, entre otros beneficios.

La piel: protección frente al exterior

Nuestra piel es un órgano muy complejo porque:

  • Controla la temperatura de nuestro cuerpo mediante la sudoración.
  • Nos da información del mundo exterior a través del sentido del tacto y su conexión con el sistema nervioso central.
  • Fabrica vitamina D.
  • Impide que los órganos internos se dañen por golpes o traumatismos.

Por tanto, podemos decir que es un escudo perfecto que nos aísla del exterior, a la vez que nos relaciona con él.
Pero claro, en su papel de escudo protector tiene que estar expuesto a agresiones externas. Por eso es muy frecuente que sufra heridas, traumatismos, agresiones de insectos, irritaciones o rozaduras entre otros.

Lesiones del día a día que dañan nuestra piel

Crema con caléndula para ayudar a cicatrizar heridas - HeelEspaña
La caléndula es cicatrizante – HeelEspaña

No vamos a considerar en esta ocasión las grandes agresiones a la piel: traumatismos importantes, heridas que requieren sutura, quemaduras de segundo o tercer grado, etc. Nos vamos a referir más al día a día: a esas pequeñas lesiones por roces, por rascado, por pequeñas caídas, que están a la orden del día y que pueden ocurrirnos a todos, aunque, evidentemente son mucho más frecuentes en los niños debido a sus juegos y a su actividad incansable.

¡Qué imagen más común la de un niño con las rodillas con pequeñas costras y excoriaciones o con pequeñas heridas en los brazos o en la cara! Parece que no pueden estar quietos y que siempre van a terminar por chocarse contra lo más puntiagudo o lo que puede producir mayor roce o heridas. Bueno, es algo normal e incluso deseable en un niño, que tenga actividad constante y fuerza y energía suficientes para no estarse quieto en todo el día.

Cuidados básicos de las heridas

Pero aunque sea muy habitual, esas heridas hay que cuidarlas adecuadamente: el primer paso es el lavado, para retirar los posibles restos de los materiales que hayan entrado en contacto con la herida. Para este lavado, lo mejor es el agua con jabón y secar bien posteriormente con una gasa estéril. También se puede realizar un lavado con suero fisiológico, dirigiéndolo en chorro hacia la herida, de la parte más limpia hacia la más sucia, para que se produzca un efecto de arrastre sin contaminar más zonas de la herida. Después hay que secar bien como en el caso anterior y aplicar, a continuación, un apósito para evitar que la herida vuelva ensuciarse. Si la zona de la herida y la actividad de la persona lo permiten y se trata de una herida poco profunda, se recomienda dejarla al aire.

Lo mejor es el agua con jabón y secar bien posteriormente con una gasa estéril.

En una herida abierta o una úlcera, la aplicación de pomadas, cremas o cualquier otro producto debe ir siempre valorada y recomendada por un profesional sanitario que puede evaluar el caso. La mayoría de las veces, los remedios caseros, lejos de mejorar la situación, la empeoran, por lo que hay que tener un extremo cuidado en estos casos.

Ayuda a la cicatrización con la caléndula

Cuida tu piel con caléndula - HeelEspaña
Uso de las caléndulas para las heridas – HeelEspaña

Cuando se trata de pequeñas rozaduras, excoriaciones o lesiones de rascado o, en el caso de heridas, que ya estén en proceso de cerrado, sí se puede recurrir a la ayuda de algunas sustancias que estimulen la cicatrización y la resolución total del proceso.

La naturaleza es en este caso, como en tantos otros, nuestro aliado. Existen diferentes plantas de las que tradicionalmente se conoce su uso en estas situaciones por sus propiedades medicinales. Quizás una de las más destacadas es la caléndula.

La caléndula o maravilla es una planta muy habitual es nuestro medio. Se la reconoce fácilmente por sus “margaritas” de un color vivo anaranjado. La parte de la planta que presenta propiedades medicinales es la flor. Se han descrito para esta interesante planta propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes cuando se utiliza en aplicación tópica, es decir, directamente sobre la piel. Se ha evidenciado que sus flores tienen un papel antiséptico, capaz de ayudar en el tratamiento de infecciones tanto bacterianas como víricas.

La caléndula tiene propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes cuando se aplica directamente sobre la piel.

El uso de la caléndula para tratar las pequeñas heridas o las picaduras de insectos, se conoce desde hace más de tres mil años y actualmente su uso está muy extendido. Se utiliza en cosmética y dermofarmacia en múltiples preparados como cremas hidratantes o productos solares entre otros. Es una planta muy utilizada para el tratamiento de cicatrices, rozaduras, irritaciones y traumatismos.

Otros usos de la caléndula

En base a los estudios realizados con esta planta, se la aconseja para:

  • El tratamiento tópico de inflamaciones menores de la piel y las mucosas, así como para pequeñas heridas. Es debido a su papel para acelerar el proceso de cicatrización y para regenerar la piel dañada.
  • Tiene también un marcado efecto hidratante que es de utilidad en eczemas y dermatitis.
  • En la práctica, la caléndula puede ser nuestro aliado en irritaciones por sol
  • Para el tratamiento de pequeñas quemaduras, muy frecuentes en el ámbito doméstico. Eso sí, siempre que se trate de quemaduras de primer grado, o sea, sin aparición de ampolla.
  • Para picaduras de insectos
  • Pequeñas heridas
  • Roces e irritaciones por el sudor o por prendas de vestir ajustadas.

Caléndula y otras plantas para cuidar tu piel

Hay otras plantas que también pueden ser de utilidad en estos casos. Hablamos del aloe, también con propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias y de especial interés en heridas y quemaduras. Podemos encontrar productos que combinan ambas plantas, lo que potencia la acción de las dos y suma sus beneficios.

Nuestra piel está siempre trabajando para nosotros, protegiéndonos del exterior y a la vez conectándonos con él.

Tenemos que ser agradecidos con ella y compensar su trabajo diario dándole todos esos cuidados que pudiera necesitar: hidratación, limpieza y reparación de las pequeñas lesiones que pudiera sufrir en el día a día.

Caléndula: ayuda para la cicatrización - HeelEspaña
Crema con caléndula para las heridas – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *