Los trastornos cervicales pueden ser origen de mareos

Los mareos son uno de los síntomas más habituales entre la población y se vuelven más frecuentes con la edad. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mareo se presenta en más de la mitad de la población mayor de 65 años y constituye la tercera causa más común de consulta en pacientes ambulatorios, tras el dolor torácico y la fatiga. En muchos casos, no es simplemente un malestar pasajero, pues la mayor parte de estos pacientes, hablamos del 80%, requieren finalmente tratamiento médico para atajar sus síntomas.

Posible origen cervical

El mareo, en realidad, es un concepto amplio, con sensación de desmayo, debilidad, pérdida del equilibrio, malestar o desorientación que pueden asociarse a múltiples cusas, como cardiovasculares, digestivas, psicológicas, golpes de calor… Algunas de las personas que acuden a la consulta del médico por mareos presentan, en realidad, síntomas de vértigo. El vértigo se presenta como una molesta sensación de giro o movimiento de la propia persona o de los objetos que le rodean, llegando a producir, con frecuencia, alteraciones en la visión, náuseas y vómitos.

Muchas personas que padecen dolor cervical o del cuello, también padecen mareos. Esto se debe a que en las alteraciones de la región cervical, los músculos de la nuca están tensados de forma involuntaria, lo cual produce alteración del riego sanguíneo hacia las zonas del cerebelo y el oído, ambos centros fundamentales del equilibrio.

Tratamiento

Las vértebras cervicales tienen como función mantener la cabeza erguida. Y es muy habitual que se focalice en ellas la tensión: tanto las malas posturas, como el desgaste o la ansiedad pueden derivar en síntomas entre los cuales, se encuentran los mencionados mareos.

Padecer de cervicales y sus consecuentes mareos es, sin duda, una dolencia tan incómoda como invalidante, algo que puede entorpecer la vida diaria dificultando la actividad laboral y las  responsabilidades habituales. Como recomendaciones para tratar el mareo cervical, se encuentran:

  • Tratamiento frío-calor
  • Evitar, en la medida de lo posible, la actividad física intensa
  • Llevar un patrón de sueño regular
  • Realizar ejercicios aeróbicos suaves.

RECUERDE CONSULTAR A SU MÉDICO O FARMACÉUTICO

vertigo_contracturas
Trastornos cervicales: posible origen de mareos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *