Obesidad abdominal: riesgo para la salud

No es sólo “barriga cervecera”. Es mucho más. Lo de estar delgado pero luciendo una alegre y carismática curva de la felicidad es más peligroso de lo que pueda parecer. Y es que no toda la grasa es igual de perjudicial.

La obesidad abdominal se produce como consecuencia de la acumulación de grasa en la zona de la cintura. El hecho de que se localice únicamente en esta área puede hacer que pase desapercibida o que no se considere obesidad. Sin embargo, este tipo de obesidad está directamente relacionada con un aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y numerosas alteraciones metabólicas en forma de intolerancia a la glucosa, disminución de la sensibilidad a la insulina o alteración del perfil lipídico, así como una mayor relación con los procesos inflamatorios, que cuando la grasa se acumula en otras áreas, lo que lleva al ya mencionado aumento del riesgo cardiovascular.

Si la obesidad abdominal está asociada a una resistencia a la insulina, a hipertensión arterial o a una disminución del colesterol HDL, se puede hablar de la existencia de un síndrome metabólico.

Por tanto, la prevención de la obesidad abdominal en una prioridad. Cuando los kilos de más comienzan a acumularse, conseguir un cambio en el estilo de vida que permita lograr un descenso gradual de la grasa se convierte en algo acuciante. Los contenidos de los programas de prevención de la obesidad han de difundir consejos sobre una alimentación saludable, fomentar el ejercicio físico y procurar cambios en los estilos de vida de la población.

RECUERDE CONSULTAR CON SU MÉDICO O FARMACÉUTICO

obesidad-abdominal
Obesidad abdominal: riesgo para la salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *