Colesterol elevado: patología frecuente que hay que controlar

El colesterol es uno de los lípidos o grasas que el organismo necesita para realizar algunas de sus funciones, como por ejemplo, la formación de las membranas de las células o formar Vitamina D o ciertas hormonas. Por tanto, el colesterol es una

sustancia que se encuentra de forma natural en nuestro cuerpo siendo un componente clave para el funcionamiento correcto de las células.

El problema del colesterol surge cuando se encuentra en cantidades excesivas en la sangre. Si circula más colesterol por la sangre de lo que se necesita, posibilita la aparición de depósitos de grasa en los vasos sanguíneos afectando a la salud cardiovascular. El colesterol LDL (“malo”) se ha convertidos en una de las dolencias que más sufre la sociedad. Se sitúa como una de las alteraciones más frecuentes que no presenta síntomas ni signos físicos salvo los síntomas que aparecen como consecuencia de la enfermedad arterial, por lo que se recomienda realizar análisis de forma periódica con el fin de poder conocer los niveles de colesterol y poder tomar las medidas necesarias para su control, evitando males mayores.

Consecuencias de una elevación crónica de colesterol

La importancia de la hipercolesterolemia es que, junto con otros factores de riesgo, favorece el desarrollo de la arteriosclerosis y de enfermedades cardiovasculares. Por tanto, cuando aparecen los síntomas, son consecuencia de la enfermedad arterial. Dependiendo del grado de obstrucción y del órgano comprometido por las arterias afectadas, se puede producir:

  • En el cerebro: Ictus o accidentes cerebrovascular, que puede dar síntomas como incapacidad de mover un lado del cuerpo, alteración del habla, etc.
  • En el corazón: el estrechamiento de las arterias coronarias causa la angina de pecho y la ruptura de una placa de grasa produce la trombosis coronaria que da lugar a un infarto de miocardio.
  • La obstrucción parcial de las arterias de las piernas producen un dolor típico al caminar que desaparece al detenerse y que se conoce como claudicación intermitente.

RECUERDE CONSULTAR CON SU MÉDICO O FARMACÉUTICO

consecuencias-colesterol
Consecuencias de un colesterol elevado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *