Recomendaciones para controlar los niveles de triglicéridos

Los triglicéridos son un tipo de lípido o grasa que nuestro organismo necesita para su correcto funcionamiento. Se almacena en forma de grasa en nuestro tejido adiposo y se moviliza cuando necesitamos producir energía. Supone, por tanto, una reserva energética para nuestro metabolismo, pero también contribuye a funciones protectoras como aislar del frío o proteger mecánicamente de golpes.

Los triglicéridos se consumen en los alimentos, pero también los produce el propio organismo a partir de las calorías sobrantes de nuestra dieta y se almacenan en nuestro tejido graso.

Una parte de estos triglicéridos, circulan por la sangre. Si esta presencia en la sangre es excesiva, pueden ser perjudiciales para nuestra salud, es lo que se denomina hipertrigliceridemia o simplemente elevación de los triglicéridos en sangre. La cifra normal en sangre sería menos de 150 mg/dL.

Las causas más frecuentes de aumento de los triglicéridos son el sobrepeso, la inactividad física, una dieta muy alta en hidratos de carbono (60% o más de las calorías) especialmente si son refinados, el exceso de alcohol y fumar. Las causas genéticas son mucho menos frecuentes.

El aumento de los niveles de triglicéridos se ha asociado a una elevación del riesgo cardiovascular (riesgo de sufrir ataque cardíaco y accidente cerebrovascular). Cifras muy elevadas de triglicéridos, también puede causar una pancreatitis.

Hay otros lípidos en sangre (como el colesterol) que también pueden estar alterados, y es frecuente que se produzca más de una alteración en los diferentes tipos de lípidos de nuestro organismo al mismo tiempo. Es la alteración en la proporción de los diferentes tipos de lípidos, lo que se denomina “dislipemia”.

Para reducir los niveles de triglicéridos en la sangre: hay que controlar el peso, mantenerse activo, no fumar, limitar la ingesta de alcohol y limitar los azúcares refinados. A veces se necesita también medicación. Algunas sugerencias dietéticas beneficiosas  para mejorar su balance de lípidos (bajar triglicéridos y mejorar el colesterol “bueno”) serían:

– Ingerir más vegetales, verduras y frutas frescas.

– Ingerir frutos secos y fibras (Avena, germen de trigo, semillas de lino, nueces)

– Consumir pescado azul (Omega-3).

– Consumir productos lácteos descremados.

– Utilizar aceites de girasol, oliva, soja y maíz.

– Hacer ejercicios (20-30 minutos diarios) por lo menos 3 veces por semana.

– Bajar de peso.

Lo más importante para disminuir los niveles de los triglicéridos es cambiar nuestro estilo de vida.

RECUERDE CONSULTAR CON SU MÉDICO O FARMACÉUTICO

Recomendaciones reducción triglicéridos
Algunas recomendaciones para reducir triglicéridos: dieta sana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *