Tos con flema: 5 remedios contra la tos con flema

La tos con flema o tos productiva es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio. Se produce cuando las vías respiratorias, gracias a una serie de sensores que poseen, detectan que hay algo que está obstruyendo el paso del aire. La mayor parte de de las veces, ese obstáculo, tiene que ver con un aumento de secreciones bronquiales.

Aliviar la tos con flema - HeelEspaña
Soluciones naturales para aliviar la tos con flema – HeelEspaña

Cuando existe  una inflamación de la vía aérea, como pasa con una infección vírica, se produce un aumento de las secreciones. Éstas pueden compactarse y formar auténticos tapones. A su vez, estos pueden servir de asentamiento para el crecimiento bacteriano. Por lo que todo ello puede agravar el cuadro.

Cuando el aparato respiratorio detecta esta obstrucción, se pone en funcionamiento el reflejo de la tos. Por este motivo, en la tos productiva, no se deben utilizar sustancias que inhiban el reflejo de la tos. ¿Y por qué? Porque la consecuencia puede ser el acúmulo excesivo de estas secreciones y su posterior sobreinfección bacteriana.

¿Se puede conseguir que la tos cese?

Aunque, como ya hemos dicho, la tos es un mecanismo de defensa ¡qué molesta es! Por fortuna, suele ser transitoria y de consecuencias menores. Además, en la mayoría de los casos, está producida por un resfriado común. Pero, a pesar de ello, se hacen necesarias una serie de medidas que ayuden a resolver el cuadro. Puede ser muy interesante conocer una serie de recomendaciones naturales para aliviar la tos con flema. Dichos consejos nos podrán ayudar a expulsar mejor las secreciones que están obstruyendo las vías respiratorias, con el objetivo de que la tos cese. Con ello conseguiremos que terminen las molestias añadidas, especialmente aquellas que nos impiden dormir.

Es típico que la tos sea más intensa por la noche. Esto ocurre porque, al estar tumbados en la cama, el moco suele depositarse en las vías respiratorias y se dificulta su expulsión. Como consecuencia, provoca irritación en las vías aéreas superiores y, con ello, se desencadena el reflejo de la tos. Una de las recomendaciones que se pueden hacer a los pacientes con flemas es que duerman con dos almohadas. La elevación de la parte superior del tronco impedirá que las secreciones se acumulen en la vías respiratorias. De este modo no se tendrá la sensación de ahogo ni tanta necesidad de toser.

Cómo luchar contra la tos con flema

Cuando la tos con flema se produce como consecuencia de un resfriado común, que es lo más habitual, va asociado a otros síntomas como rinorrea o congestión nasal y retención del moco en la faringe. Además, se tienen síntomas generales como malestar, posible febrícula, cefaleas, etc.

Para resolver el proceso, se necesita una valoración general del cuadro y un tratamiento adecuado de la infección vírica, si ésta es la causa. El médico realizará esta valoración y recomendará el tratamiento que fuera preciso.

No obstante, nosotros podemos ayudar con sencillas acciones que contribuirán a que la tos desaparezca de manera más rápida. Estas son algunas de esas recomendaciones:

  1. Hacer nebulaciones nasales con suero fisiológico, varias veces al día, para disminuir el espesor y la cantidad de moco. Hacer lavados nasales con suero contribuye a limpiar las vías aéreas superiores, favoreciendo la eliminación de la mucosidad a través de la nariz. Además, la propia mucosa es puerta de entrada de gérmenes. Una mucosa nasal en buenas condiciones actuará de barrera e impedirá el paso de éstos. Una barrera débil y deshidratada puede fallar en esta función. Por eso, hidratar de una manera directa la mucosa contribuye a normalizar su función.
  2. Beber, como mínimo, 2 litros de agua, zumos o té por día, para fluidificar las secreciones y facilitar su eliminación. El aparato respiratorio constantemente está fabricando secreciones que sirven como mecanismo de defensa pues arrastran los gérmenes y las partículas extrañas que han podido penetrar desde el exterior. Como ya hemos dicho anteriormente, en caso de infección vírica u otra situación inflamatoria de las vías respiratorias, tiene lugar un aumento de estas secreciones. Gran parte de esta mucosidad está compuesta por agua que el aparato respiratorio toma de los tejidos. Cuanto más agua tenga la mucosidad, más fluida será y al revés. Por lo tanto, el aparato respiratorio necesita agua para fabricar estas secreciones. Si no lo tiene, serán espesas y difíciles de expulsar. Por eso, la recomendación de beber agua en pacientes con tos con expectoración es muy importante.

No te  olvides de…

  1. También la hidratación se puede hacer desde el exterior, utilizando humidificadores y manteniendo la temperatura de la habitación entre 18 y 20ºC. La humedad en el aire que se respira es importante para mantener toda la mucosa respiratoria hidratada. Hay que tener cuidado en estos casos con las calefacciones, que resecan mucho el ambiente. Seguramente, la tendencia al tener en casa un familiar con una infección respiratoria es a poner la calefacción más fuerte para mantenerlo con calor. Cuidado con esto pues puede ser un error. Como ya hemos dicho, la temperatura ideal es en torno a los 20 grados y si el sistema de calefacción no aporta humedad, habrá que hacerlo por otros medios. Si no se dispone de un humidificador, repartir recipientes con agua caliente por distintos puntos de la habitación puede ser una solución.
  2. Toser siempre que sienta la presencia de secreciones, no tragándose las flemas. No tiene ningún sentido que se utilicen tratamientos para fluidificar el moco, si después se va a inhibir su expulsión. Por eso, en primer lugar, no hay que utilizar inhibidores del reflejo de la tos. Sólo hay una excepción y es en el caso de que sea tan pertinaz que esté produciendo consecuencias en el paciente que haya que evitar. En segundo lugar, hay que toser en cuanto se sienta el deseo de hacerlo, intenando que las secreciones se movilicen en sentido ascendente. Y, por último, las secreciones que son desprendidas de las vías aéreas y capaces de llegar hasta la faringe, deben ser expulsadas al exterior. Desde luego que socialmente no es adecuado hacerlo de cualquier manera o en cualquier sitio. Por eso, siempre se puede tener un pañuelo desechable a mano que se tire inmediatamente después. Tragar flemas supone tragar una serie de gérmenes que están allí adheridos y que, al fin y al cabo, están produciendo la enfermedad.

Lo más natural…

  1. Tomar infusiones expectorantes, que faciliten la eliminación de la flema. Las infusiones tienen una triple función. Por un lado, se trata de agua que, como ya hemos dicho, favorece la fluidificación de las secreciones. Por otro lado,  estas infusiones suelen tomarse calientes. El calor relaja el músculo bronquial y favorece la expulsión de las flemas. Pero además, tendrá una mayor utilidad si estas infusiones son de alguna de las muchas plantas que presentan un efecto beneficioso a nivel respiratorio. Entre estas destaca el hinojo, eucalipto, tomillo, polígala o gordolobo entre otras que tienen una comprobada acción expectorante.
  2. Aprovechar los beneficios de algunas sustancias naturales como la Hedera helix (hiedra común). Es uno de los principios activos naturales usados habitualmente para el tratamiento de la tos con mucosidad.

Hedera helix (hiedra común)

La hiedra común es una planta muy común en Europa. Sus hojas son verdes, con una forma característica pues presentan de 3 a 5 lóbulos triangulares. Es justamente en las hojas donde se encuentran las propiedades más interesantes de esta planta. La hoja de hiedra o Hedera helix es un principio activo usado para el tratamiento de la tos con flema. Cuenta con efecto espasmolítico (consigue relajar el músculo bronquial y, por lo tanto, abrir las vías respiratorias) y mucolítico (fluidificación del moco).

El extracto seco de hoja de hiedra (Hedera helix L., folium) es eficaz y seguro como expectorante en caso de tos persistente. Con dicho principio activo se consigue fluidificar el moco y, además, abrir el bronquio para facilitar su expulsión. Con estas dos acciones, las secreciones se eliminan más fácilmente. Por ello, el aparato respiratorio ya no necesita poner en marcha el reflejo de la tos y, así, contribuye a que desaparezca tan molesto síntoma. Se podría decir que esta planta es capaz de actuar sobre las causas de la tos (moco acumulado en las vías respiratorias) y no únicamente sobre el síntoma (no inhibe el reflejo de la tos).

Recomendaciones generales para evitar las infecciones

Por supuesto, no se puede olvidar otras recomendaciones generales que, por obvias, a veces no se tienen en cuenta. Por ejemplo, hay que abstenerse de fumar durante cualquier proceso respiratorio que curse con tos o no exponerse a ser fumador pasivo. Además, evitar los cambios bruscos de temperatura. Estar bien abrigado tanto en casa como en la calle, pero no de manera excesiva. Y, a ser posible, guardar unos días de reposo para ayudar al organismo a que pueda combatir la infección vírica que, probablemente, es la causa de todo el cuadro. Por supuesto, se debe consultar con el médico cuando aparezca fiebre alta, secreciones sanguinolentas, malestar importante, escalofríos u otros signos de alarma.

Más información en tusheel.heel.es

Cómo luchar, de manera natural, contra la tos con flemas - HeelEspaña
Consejos para aliviar la tos con flema o productiva – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *