Cistitis

Índice:

  1. Síntomas de cistitis: Escozor al orinar
    1. ¿Por qué tengo ganas de orinar constantemente?
  2. Causas de cistitis: mitos y verdades
    1. ¿Tener relaciones sexuales puede provocar cistitis?
    2. La copa menstrual, aliada contra la cistitis
    3. Las infecciones de orina aumentan con el frío
    4. Uso de probióticos
      1. Arándanos y otros componentes que ayudan a combatir la cistitis

Síntomas de cistitis: Escozor al orinar

¿Qué hacer si tengo una infección vaginal?: escozor orinar mujer - HeelEspaña

Por lo general, el escozor al orinar es una sensación se debe a la inflamación de la uretra (uretritis) o la vejiga (cistitis) y suele estar causada por una infección, aunque en ocasiones puede ser causa no infecciosa.

Este síntoma puede darse tanto en mujeres como en hombres y es importante consultar a un médico si se experimenta esta molestia u otras como por ejemplo, dolor al orinar.

La cistitis es una de las causas más frecuentes de consulta médica en atención primaria (sobre todo en mujeres). Es frecuente que las mujeres presenten al menos un episodio de cistitis aguda antes de los 40 años.

Además de escozor al orinar, hay más síntomas que pueden acompañar a la infección de orina como ganas constantes de orinar, picor o ardor, dolor al tener sexo o aparición de sangre en la orina.

La utilización de probióticos es una medida preventiva efectiva en las infecciones urinarias, además de seguir unas medidas higiénico- dietéticas adecuadas.
Incluso son un buen complemento al tratamiento antibiótico que te pueda recetar tu médico. Recuerda siempre consultar con un profesional antes de iniciar cualquier tratamiento.

¿Por qué tengo ganas de orinar constantemente?

Tener ganas de orinar constantemente puede ser un síntoma de infección de orina.  Otras razones pueden ser embarazo, estreñimiento o nervios y ansiedad.

Las infecciones del tracto urinario pueden irritar la vejiga y provocar más ganas de orinar, incluso teniendo la vejiga vacía.

Lo normal suele ser orinar de 4 a 7 veces al día, dependiendo de la cantidad de líquido ingerido y de las pérdidas de líquido por otras vías como el sudor.

La necesidad constante de hacer pis suele acompañarse de un deseo repentino e incontrolable que se produce cuando la vejiga está vacía, en proceso de llenado. Por lo que puede ser un síntoma de infección urinaria.

Ir al baño más de 8 veces al día a orinar puede ser una señal de alarma.

Causas de cistitis: mitos y verdades

La cistitis consiste en la inflamación de la vejiga producida por la infección de una bacteria, virus, o hongo.

Existen muchas creencias falsas sobre los factores que provocan cistitis.

Bañarte en playas, piscinas o baños no te va a provocar cistitis. Es la humedad y la temperatura lo que pueden influir pero no el hecho de bañarse.

Tampoco es una enfermedad de transmisión sexual aunque las relaciones sexuales favorecen su aparición.La falta de higiene como tal tampoco aumenta el riesgo de aparición de cistitis pero sí el hecho de no lavarse bien o utilizar productos inadecuados que puedan alterar la microbiota vaginal.

Estos son sólo algunos ejemplos de mitos en torno a esta patología.

¿Tener relaciones sexuales puede provocar cistitis?

¿Qué hacer si tengo una infección vaginal?: relaciones sexuales cistitis - HeelEspaña

Aunque ya hemos desmentido que el sexo sea causa de cistitis, conviene recalcar que sí es uno de los principales factores de riesgo de padecerla, principalmente en mujeres jóvenes.

Durante el acto sexual, el pene facilita el paso de bacterias como la E. coli hacia la vejiga debido a la cercanía de la uretra con las partes íntimas femeninas.

La utilización de anticonceptivos orales también es otro de los factores que afecta, ya que las hormonas que los componen debilitan la mucosa de la vejiga y facilitan la infección por bacterias.

Para evitar los síntomas de la cistitis después de tener sexo, hay medidas que ayudan a disminuir el riesgo como orinar antes y después del acto, mantener una higiene adecuada del pene, evitar utilizar lubricantes de base aceitosa o las duchas vaginales.

La copa menstrual, aliada contra la cistitis

La mujer está constantemente sometida a cambios hormonales, sobre todo durante el ciclo menstrual y eso conlleva la necesidad de unos hábitos higiénicos específicos. Cuando esta higiene no se hace adecuadamente, pueden suponer un factor que propicie la aparición de cistitis y de infecciones vaginales.

El uso de la copa menstrual durante la menstruación no reseca la mucosa, a diferencia de los tampones. Es más respetuosa con las bacterias beneficiosas residentes en la vagina, no es el medio más idóneo para el desarrollo o crecimiento de microorganismos patógenos. Por eso, es preferible su uso en mujeres que sufran cistitis de repetición.

Las infecciones de orina aumentan con el frío

¿Qué hacer si tengo una infección vaginal?: ganas orinar constantemente cistitis - HeelEspaña

Durante la temporada de frío, cuando la temperatura disminuye, es común que muchas mujeres experimenten un incremento en la frecuencia y urgencia al orinar. Algunas mujeres pueden confundir estos síntomas con una infección en la vejiga, también conocida como cistitis.

Aunque el frío puede aumentar el riesgo de que las mujeres experimenten síntomas urinarios, no es el único factor determinante. Durante el invierno, las mujeres pueden ser más sensibles a los cambios de temperatura, lo que puede aumentar la frecuencia y urgencia de orinar. Por lo tanto, el frío y las infecciones urinarias están relacionados, ya que el frío puede ser un factor de riesgo que aumenta las posibilidades de sufrirlas.

Uso de probióticos

Cada vez es más común utilizar probióticos como un complemento de la terapia antibiótica convencional de la cistitis. Hay evidencia científica que respalda la eficacia de los probióticos en el tratamiento de infecciones urinarias.

Además, se recomienda el uso de probióticos (especialmente cepas intestinales) para prevenir la recurrencia de infecciones urinarias, ya que pueden ayudar a equilibrar la microbiota intestinal y prevenir el crecimiento excesivo de bacterias patógenas como E. Coli, que es responsable del 80% de las infecciones urinarias y tiene su hábitat natural en el intestino.

Arándanos y otros componentes que ayudan a combatir la cistitis

Las bayas como los arándanos rojos son conocidos por sus propiedades antibacterianas y su capacidad para mantener la salud de las vías urinarias debido a su contenido de proantocianidinas (PAC). Existe evidencia que demuestra que el consumo de arándanos rojos puede prevenir infecciones urinarias, y especialmente, es muy efectivo en pacientes que sufren infecciones urinarias recurrentes.

Las proantocianidinas son un tipo de sustancia o principios activos que se encuentra en los arándanos rojos americanos y otras bayas, que funcionan impidiendo que las bacterias se adhieran a las paredes de la vejiga. De esta forma, las proantocianidinas evitan la adhesión de las bacterias a la vejiga evitando la infección.

La D-manosa también ha demostrado en múltiples estudios clínicos su eficacia  en la lucha contra infecciones recurrentes gracias a sus propiedades antiadhesivas sobre las bacterias, siendo una alternativa efectiva en el tratamiento de las infecciones urinarias recurrentes. De hecho, su capacidad para obtener resultados eficaces se ve potenciada junto con proantocianidinas extraídas del arándano rojo americano.