Ducha vaginal | ¿Qué es y por qué no deberías hacerla?

La ducha vaginal consiste en lavar la parte interna de la vagina con preparados que suelen estar compuestos de agua, vinagre, bicarbonato de sodio o yodo.

La mayoría de los médicos no lo recomiendan ya que puede causar diferentes problemas de salud.

Sin embargo, es bastante frecuente entre las mujeres que la utilizan para su higiene vaginal al considerarlo un buen método para deshacerse del olor vaginal, ardor o el picor.

Es importante enfatizar en el hecho de que la ducha vaginal no es conveniente para la salud íntima de la mujer por varias razones que veremos a continuación.

Por qué no es recomendable realizar la ducha vaginal

Ducha vaginal precauciones

 

Como hemos comentado, la ducha vaginal es el lavado interno de la vagina con un irrigador con agua o una solución con sustancias adicionales (medicamentos, vinagre, bicarbonato de sodio…).

Aunque parezca que no, la vagina tiene sus propios mecanismos de autolimpieza y protección gracias a secreciones naturales.

Por ello, la ducha vaginal como medida rutinaria de higiene no es recomendable ni necesaria. Eso sí, puede que la ducha vaginal forme parte de un tratamiento médico.

Existen investigaciones que demuestran que el uso duchas vaginales alteran la microbiota vaginal, lo que provoca en las mujeres infecciones como cistitis o vaginosis bacterianas.

La ducha vaginal, por tanto, induce a una reducción de la flora vaginal autóctona e incrementa sensiblemente el riesgo de infección.

 

evitar las duchas vaginales

 

Microbiota vaginal

La microbiota de la mujer sana, durante el periodo fértil, está compuesta, fundamentalmente, por distintas especies de Lactobacillus.

Su función principal es defensiva, porque producen sustancias que inhiben el crecimiento de bacterias patógenas, impiden la adherencia bacteriana y estimulan las defensas del huésped.

Pero existen determinadas situaciones como la edad, la fase del ciclo menstrual, la actividad sexual, el método anticonceptivo o la utilización de determinados prácticas higiénicas, como la ducha vaginal, que pueden alterar el equilibrio normal de la microbiota vaginal.

 

¿Qué ocurre si mi microbiota vaginal está alterada?

Infecciones vulvovaginales, como vaginosis bacteriana o la candidiasis e incluso cistitis, pueden aparecer si nuestra microbiota vaginal está alterada.

En definitiva, diferentes infecciones del tracto genitourinario. En concreto las infecciones urinarias aparecen con mayor frecuencia en la mujer que en el hombre, siendo la causa más frecuente de patología urológica en la mujer.

Entre el 50-60% de las mujeres adultas presentarán, al menos, un episodio de infección urinaria en su vida.

Dentro de estas infecciones urinarias, la más frecuente es la cistitis. Habitualmente, la cistitis no suele ser complicada.

Aparece en mujeres sanas que tienen un tracto urinario anatómica y fisiológicamente normales y entre los síntomas que nos pueden alertar de padecer cistitis se encuentran:

  • La polaquiuria. Son las ganas frecuentes de orinar con sensación de que no se vacía totalmente la vejiga.
  • Urgencia miccional
  • Sensación de dolor o ardor al orinar. A veces la orina puede estar turbia y tener un olor fuerte. Incluso, en ocasiones, puede tener presencia de sangre.
  • Es común que haya una sensación de dolor o pesadez en la parte baja del abdomen o en la zona lumbar.
  • A veces pueden manifestarse, simplemente, como falta de apetito, cansancio y adormecimiento.

 

Los mejores productos para la higiene íntima ¡y olvídate de la ducha vaginal!

La higiene íntima femenina constituye un elemento fundamental del autocuidado de la salud de la mujer.

Aunque la higiene de la zona genital solo requiere el lavado con agua y jabón neutro para prevenir el mal olor y la aparición de infecciones, existen diferentes tipos de limpiadores que se pueden utilizar y que son más respetuosos con el pH vaginal que la ducha vaginal. Entre estos destacamos:

  • Geles limpiadores. Son soluciones acuosas de tensioactivos con propiedades anfóteras, emolientes y acondicionadoras de la piel. Suelen incluir detergentes poco agresivos e ingredientes hidratantes o componentes que pueden ayudar a aliviar y prevenir molestias vaginales. Se recomienda el uso diario de estos productos en la rutina de higiene íntima. Una vez al día es suficiente, por ejemplo, durante la ducha.
  • Toallitas para la higiene íntima. Son especialmente útiles en situaciones específicas en las que no se dispone de un espacio con agua y jabón para realizar la limpieza del área vulvovaginal. Actualmente, la mayoría de las toallitas íntimas incluyen ácido láctico entre sus componentes, por lo que ayudan a limpiar la zona manteniendo el equilibrio del pH y la microbiota vaginal.

 

Recomendaciones para la higiene vaginal

La higiene íntima es esencial para evitar infecciones. Es una zona especialmente sensible a sustancias irritantes y sensibilizantes.

Por ello, esta higiene debe hacerse con especial cuidado para evitar las irritaciones y mantener el equilibrio de la microbiota vaginal. Por lo que es necesario seguir una serie de consejos:

  • Limpia la zona, habitualmente, con agua y sécala bien, sin frotar, tras cada lavado. Es importante secarla porque la humedad provoca más infecciones.
  • Hay que utilizar productos específicos para la higiene íntima. Los geles para otras partes del cuerpo suelen tener y pH no adecuado para esta zona por lo que pueden provocar irritaciones y alergias.
  • Olvídate de las esponjas u objetos similares. Acumulan microorganismos patógenos poco recomendables.
  • Mejor la ducha a los baños. Estos, a los que se les añaden burbujas, sales o aceites incrementan la probabilidad de que aparezcan reacciones por contacto.

 

higiene vaginal

 

Pero hay más recomendaciones útiles para tu higiene diaria

  • Utiliza ropa interior de algodón. Evita los tejidos sintéticos porque pueden producir dermatitis de contacto y el roce continuo favorece la aparición de irritaciones.
  • Cámbiate el bañador mojado. O, si haces ejercicio, cámbiate la ropa interior después de hacer ejercicio. El ambiente húmedo en estas dos situaciones favorece la maceración ce la piel y el excesivo crecimiento microbiano.
  • Para lavar tu ropa interior, utiliza productos no agresivos, sin suavizantes y pocos perfumes. Los productos detergentes pueden llevar productos químicos que pueden alterar la composición de tu microbiota vaginal.
  • El cambio de las compresas o tampones durante la menstruación variará mucho en función de la cantidad de flujo de cada mujer y del día del ciclo en el que se encuentre. Sin embargo, y en ningún caso, debe exceder de las 4 o 6 horas. ¿Has pensado en utilizar la copa menstrual?
  • Evita el estreñimiento para impedir el crecimiento de bacterias en la zona rectal. Para ello, mantén una alimentación equilibrada, evitando las comidas muy espaciadas, el café y el alcohol.
  • Es muy necesario beber muchos líquidos. Si es agua, mucho mejor.

 

evitar las duchas vaginales

 

Tratamientos naturales para evitar las cistitis

Se recomienda el uso de ciertos ingredientes naturales, como el arándano rojo americano o nutrientes como la manosa o los probióticos que pueden ser muy útiles para prevenir cistitis de repetición.

También pueden resultar muy interesantes como tratamiento coadyuvante de los antibióticos para completar y prolongar su efecto y evitar las recidivas.

Las farmacias ofrecen distintos productos que combinan uno o varios de estos ingredientes.

 

Referencias
https://www.infosalus.com/mujer/noticia-experta-destaca-valor-probioticos-infecciones-vaginales-urinarias-todo-mujer-20210318150749.html

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info