Mal olor vaginal, ¿cómo eliminarlo? 5 remedios naturales

El olor vaginal, como el olor corporal, depende de muchos factores y, además, es muy cambiante de una persona a otra.

El olor vaginal varía según la persona, la edad o el momento del ciclo menstrual. Por ello, los pequeños cambios no deben preocupar. Incluso, que el olor sea más fuerte en determinados momentos, puede ser totalmente normal.

Cuando el olor vaginal es especialmente fuerte o desagradable hay que consultar con el ginecólogo. Pero sobre todo la visita al especialista es fundamental cuando se acompaña de otros síntomas como picor, dolor y aumento de las secreciones.

¿Por qué tengo mal olor vaginal?

Microbiota vaginal

En la mujer sana, la vagina tiene un mecanismo de defensa frente a infecciones muy bien establecido. Se trata de la microbiota vaginal.

La microbiota vaginal es el conjunto de microorganismos que viven en este territorio. Son fundamentalmente lactobacilos y corinebacterias. Estos microorganismos producen ácido láctico, lo que condiciona un pH ácido en la zona, así como peróxido de hidrógeno.

Estas dos sustancias evitan la proliferación de bacterias patógenas. Además, las bacterias de la microbiota vaginal se adhieren a las paredes de la vagina, impidiendo que haya espacio para los posibles patógenos. Otros mecanismos de defensa son las propias secreciones vaginales que hacen un “efecto lavado”, así como el buen funcionamiento del sistema inmune.

Desequilibrio de la microbiota vaginal

La microbiota vaginal se puede ver afectada por distintas circunstancias, desde los cambios hormonales fisiológicos de la mujer, a la toma de antibióticos, el uso de jabones inapropiados o las relaciones sexuales.

Todo esto hace que se produzca un desequilibrio de las poblaciones de bacterias beneficiosas y, por tanto, se permita la proliferación de otros agentes patógenos.

Vulvovaginitis y olor vaginal

Cuando se produce una inflamación en el tracto genital bajo, hablamos de vulvovaginitis. Cuando esto ocurre, no solo hay cambios en el olor vaginal, sino que se suele acompañar de otros síntomas como aumento del flujo, picor o dolor.

Las causas de vulvovaginitis varían con la edad. En las niñas, lo más habitual es que ocurra por una higiene inadecuada (es muy importante explicar a las niñas que la limpieza tras la defecación debe hacerse de delante hacia atrás y nunca al revés). Pero, también, por el uso de prendas interiores de tejidos sintéticos o ropas muy ajustadas.

En la mujer menopáusica, la disminución de la producción de estrógenos condiciona cambios a nivel del epitelio vaginal y de la microbiota. Esto la hace más propensa a infecciones tanto por cándida como por bacterias.

En la mujer en edad fértil, se pueden producir tres tipos principales de vulvovaginitis según el agente causal. La vulvovaginitis por candida albicans, por gardnerella vaginalis y por trichomonas vaginalis.

Por candidiasis vaginal

La vulvovaginitis por candida albicans o candidiasis vaginal es muy frecuente.

Un 75% de las mujeres tendrán al menos un episodio de candidiasis vaginal en su vida y un 40% tendrá al menos dos episodios.

La candida es un habitante normal de la vagina, pero se encuentra en su forma saprófita. Cuando se produce un desequilibrio en el microambiente vaginal, puede cambiar a su forma patógena y producir la enfermedad.

Este cambio puede favorecerse por la toma de antibióticos de amplio espectro o por la disminución de los estrógenos entre otros mecanismos.

El principal síntoma es el picor, que se acompaña de una secreción vaginal abundante, de color blanco-amarillento y sin olor característico. Puede haber molestias al orinar y al mantener relaciones sexuales. La vulva puede estar enrojecida y con placas blanquecinas.

Por gardnerella vaginalis

La infección vaginal por bacterias es frecuentemente producida por gardnerella vaginalis. Esta infección se da generalmente en mujeres sexualmente activas y ocurre cuando existe un desequilibrio en la microbiota vaginal que permite la proliferación de esta bacteria patógena.

Las relaciones sexuales favorecen el desequilibrio, pues el semen tiene un pH de 7 que altera el ambiente ácido normal de la vagina, lo que cambia las poblaciones bacterianas residentes.

Los principales síntomas de la infección por gardnerella son una secreción blanco-grisácea abundante con olor a pescado, aunque también puede haber mujeres con infección por gardnerella que no presenten ningún síntoma.

¿Cómo evitar el mal olor vaginal?

Por trichomonas vaginalis

Por último, la vaginitis por trichomonas vaginalis se considera una enfermedad de transmisión sexual. Se trata de un parásito que se transmite durante las relaciones sexuales.

Es por ello que esta infección está favorecida por la promiscuidad. Se manifiesta por una secreción amarillo-verdosa, espumosa o con burbujas, de olor fétido. Suele haber dolor durante el coito y edema en la vulva.

Cuida tu microbiota vaginal

Cuando alguno de los síntomas que hemos descrito aparecen, hay que acudir al ginecólogo para que establezca el tratamiento adecuado. En ese momento no caben remedios naturales.

Sin embargo, con ciertos hábitos, sí podemos conseguir una microbiota vaginal bien equilibrada que contribuya a prevenir estas infecciones e, incluso, a mejorar la respuesta al tratamiento si ya han ocurrido.

Cómo evitar el olor vaginal

 

Consejos

A continuación vamos a enumerar los 5 puntos fundamentales que no podemos olvidar para mejorar la microbiota vaginal. Y, por tanto, evitar el mal olor vaginal:

  1. Higiene. Tan malo es el exceso como el defecto. El exceso de higiene, sobre todo con jabones alcalinos, altera el hábitat de las bacterias vaginales beneficiosas. La higiene íntima deficiente, puede favorecer la llegada de bacterias digestivas a la vagina.

    Para conseguir una buena higiene hay que tener en cuenta estos consejos:
    • Lavar el área genital externa con mucha agua y poco jabón
    • El jabón debe tener un pH de 5.5
    • Evitar las duchas vaginales, que alteran el ecosistema vaginal
    • No utilizar desodorantes, talco o perfumes. Mejor no usar esponjas, pues estas son un foco de bacterias
    • Lavar la zona antes y después de tener relaciones sexualesDespués de defecar, la limpieza siempre debe hacerse de delante hacia atrás, nunca al revés.
  2. Ropa. La ropa interior está en contacto directo con la vulva y por lo tanto, puede favorecer o perjudicar el microambiente. Para una buena salud vaginal, hay que seguir estas recomendaciones:
    • Mucho mejor el algodón que las fibras sintéticas
    • Mejor que no sea ropa ajustada
    • No permanecer con humedad en la zona. Después del baño en la piscina o el mar o tras hacer ejercicio y sudar, hay que secarse bien y cambiarse de ropa interior.
  3. Tampones y compresas. Cada mujer elegirá lo que más se adecúe a sus necesidades. Pero, siempre, hay que ser muy estrictas con el tiempo de uso de estos productos. Nunca se deben mantener más de 3 o 4 horas sin cambiar.
    Evita el olor vaginal con estos consejos
  4. Probióticos. Existen probióticos vaginales, tanto por vía vaginal o, mucho más cómodos, por vía oral que ayudan al equilibrio de la microbiota. Es importante tomarlos en todas aquellas situaciones en las que puede haber cambios en la flora vaginal.Probióticos para la infección de orina
    Hay que hacer mención especial al uso de antibióticos de amplio espectro. La administración conjunta de probióticos tanto vaginales como intestinales en este caso es fundamental.
  5. Visita al ginecólogo. Las visitas al ginecólogo deben ser periódicas aunque no exista ninguna sintomatología. En el caso de que se tengan cambios en las secreciones vaginales, el olor o aparezcan otros síntomas asociados, la visita se hace imprescindible.

Bibliografía
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-pdf-13044472
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-pdf-13132076

Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente trabajo como Gerente dentro del departamento Médico en Laboratorios Heel España y soy autora de artículos en revistas y blogs y he escrito algunos libros de divulgación científica sobre nutrición y salud.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info