Probióticos para prevenir la cistitis

El 37% de las mujeres sufren al menos un episodio de cistitis en su vida.

De estas, el 20% son recurrentes debido a tratamientos de corta duración, tratamientos inadecuados con posible resistencia a los antibióticos, o a mantenimiento de malos hábitos de higiene. Todos estos datos llevan a buscar otros métodos de tratamiento. En este caso, el uso de probióticos para la cistitis parece ser muy útiles en estos casos.

Cómo ayudan los probióticos para la cistitis

Sobre la cistitis

Las cistitis es un motivo frecuente de consulta, sobre todo por parte de las mujeres en edad reproductiva. La cistitis es la inflamación de la vejiga urinaria.

Es más frecuente en mujeres debido a la disposición anatómica de la uretra, al ser más corta y recta siendo mucho más fácil la llegada de bacterias patógenas procedentes del exterior.

La bacteria responsable de la mayoría de las infecciones de orina procedente del tracto digestivo es la E. Coli. Habita en la zona perianal y, por proximidad, puede contaminar la zona de la uretra.

Síntomas

Los síntomas de cistitis comienzan la mayoría de las veces por pequeñas molestias en la zona genital. Los síntomas más característicos son:

  • Orina turbia. La orina suele tener un olor fuerte.
  • Dolor o cierto ardor al orinar.
  • Calambres o presión en la parte baja abdominal, cerca de la zona genito-urinaria.
  • Urgencia urinaria (necesidad urgente de ir a orinar).
  • Tenesmo vesical: Tener sensación de quiere orinar aún después de haberlo hecho
  • En ciertas ocasiones, presencia de sangre en la orina.

Cistitis: grupos de riesgo

Cuál es la utilidad de los probióticos para la cistitis

Ya hemos dicho que la cistitis es una patología del tracto urinario muy frecuente. Sin embargo, existen determinados grupos de riesgo que pueden desarrollar esta patología.

  • Embarazadas. Se debe a los cambios anatómicos y funcionales que se producen en la mujer en esta etapa. Entre otros cambios que favorecen la aparición de cistitis se encuentran también el aumento de pH en la orina o la secreción de estrógenos en la orina.
  • Ancianos. Se debe a las alteraciones anatómicas y funcionales que se producen en el aparato urinario
  • Niños pequeños y adolescentes. Las causas en estas edades se deben a ciertas anomalías en el tracto urinario, fimosis en lactantes varones o el estreñimiento.
  • Pacientes con patologías crónicas (diabetes, con tratamiento oncológico o alguna enfermedad autoinmune).
  • Hombres con problemas de próstata.

¿Cuál es el mejor tratamiento?

La cistitis suele ser una patología no complicada cuyo tratamiento no presenta dificultad y responde adecuadamente al mismo en periodos cortos de tiempo, salvo en algunos casos en los que exista, tratamientos inadecuados o disminuye la respuesta inmune.

Normalmente este tratamiento consiste en la toma de antibiótico, tal y como lo haya pautado el médico. Pero recurrir al antibiótico puede acarrear ciertos efectos secundarios que debemos evitar, como las diarreas.

Alternativa a los antibióticos: probióticos

La microbiota vaginal está habitada, principalmente, por lactobacilos. La disminución de estos por causa de la edad, del embarazo, de la diabetes o de ciertos fármacos favorece la infección. Por ello, se puede decir que la alteración de la microbiota vaginal es un factor de riesgo para las infecciones de orina recurrentes.

Probióticos para la infección de orina

El uso de probióticos (lactobacilos) para la cistitis y para la prevención de las recidivas, restablecen el equilibrio de la microbiota vaginal.

La utilización de probióticos en la cistitis es cada vez más frecuente y está ganando aceptación como un coadyuvante a la terapia antibiótica convencional.

Igualmente, la evidencia científica de la eficacia de los probióticos en las infecciones urinarias, avalan su uso como coadyuvantes al tratamiento. Para evitar las recurrencias de las infecciones urinarias es recomendable la la utilización de probióticos (cepas intestinales) que reequilibren la microbiota intestinal. Se necesita controlar el sobrecrecimiento de bacterias patógenas como la E. Coli, responsable del 80% de las infecciones, cuyo hábitat natural es el intestino.

Coadyuvante: uso de los probióticos para la cistitis

En resumen:

  • La administración de los lactobacilos que son habitantes naturales de la vagina, pueden ser beneficiosos para prevenir las infecciones urinarias recurrentes en las mujeres.
  • La administración de lactobacilos como coadyuvante al tratamiento antibiótico de una infección urinaria, disminuye el número de recidivas.
  • Los probióticos han resultado ser seguros y efectivos en el tratamiento preventivo de las infecciones urinarias en mujeres adultas.

¿Cuál es la utilidad del arándano rojo en la infección urinaria?

Como tratamiento coadyuvante o para prevenir las infecciones, son muy efectivos los complementos a base de arándano rojo. El arándano rojo es rico en proantocianidinas, principios activos que tienen un efecto positivo en las cistitis, ya que actúa contra los órganos que la E. Coli utiliza como anclajes en la pared de la vejiga, impidiendo su adhesión. De este modo la bacteria es arrastrada por la orina y eliminada, impidiendo el desarrollo de la cistitis.

Es importante no olvidar las medidas higiene.Existen una serie de medidas y consejos para prevenir infecciones recurrentes. Entre estas destacamos:

  • Es necesario beber muchos líquidos. Es recomendable beber alrededor de dos litros de agua al día. Evita la cafeína y el alcohol.
  • Intenta no retener la orina más de dos horas.
  • Orinar antes y después de la actividad sexual. Y mantén el área genital limpia, sobre todo antes y después de la actividad sexual.
  • Es más recomendable utilizar compresas en lugar de tampones y cambiarlas a menudo. La copa menstrual puede ser una alternativa a tener en cuenta para prevenir las infecciones de orina.
  • Es más conveniente ducharse que tomarse un baño.
  • Si te bañas en piscinas o en la playa, es conveniente que te cambies el bañador lo antes posible para mantener la zona seca y evitar la humedad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *