¿Qué tomar para los mocos?

Vienen estaciones propicias, en principio, para padecer infecciones respiratorias. Y, como no, tiempo de mocos y congestión nasal.

¿Qué tomar para los mocos?: causas mocos 1 - HeelEspaña

Sí, es momento de sentir la congestión nasal, tos, estornudos o dolor de cabeza. Lo importante es que los mocos y los demás síntomas de las infecciones respiratorias suelen desaparecer a los pocos días y con prevención y ciertos tratamientos el alivio puede ser mayor. ¿Cuáles son estas medidas?

Fosas nasales obstruidas

Unas fosas nasales obstruidas, con mocos, es un molesto problema para quien las padece. Si esto ocurre, nuestra respiración se ve dificultada en mayor o menor medida. En el caso de recién nacidos, que tienden a respirar por la nariz, la congestión nasal puede interferir con su amamantamiento.

Pero es que además, la congestión nasal puede interferir con la audición y el desarrollo del habla.

Los mocos abundantes pueden interferir con el sueño, originar ronquidos y asociarse, además, con episodios de falta de respiración durante el sueño, más conocidos como apnea obstructiva del sueño.

Significado del color de los mocos en un resfriado

Los mocos y congestión nasal: síntoma de resfriados

La congestión nasal es uno de los síntomas que con mayor frecuencia acompaña a las afecciones las vías respiratorias superiores. Por ello, tener mocos puede ser provocado, en numerosas ocasiones, por los mismos trastornos que originan el goteo nasal, como son los resfriados, alergias, infecciones sinusales e, incluso, la gripe.

En cuanto al resfriado diremos que es una de las infecciones más frecuentes en Atención Primaria y consume buena parte del tiempo asistencial del pediatra.

El resfriado es una infección aguda de la garganta y las vías nasales, siendo producido por una gran diversidad de virus. De hecho, se han aislado más de 100 tipos de virus respiratorios. Sin embargo, casi el 50% de los casos está producido por el rinovirus.

Normalmente, es un proceso que suele resolverse a los pocos días. Se inicia de forma gradual con irritación de la nariz y garganta. En cuestión de horas, aparecen los estornudos y la secreción nasal acuosa.

Estos suelen ser los primeros síntomas por los que el paciente acude a su médico de Atención Primaria. En las primeras 24-72 horas tras haberse iniciado la congestión nasal, aparece la rinorrea más espesa, algunas veces de color amarillento-verdosa, y la tos. Dicha sintomatología suele mejorar en unos pocos días.

¿Qué nos provocan los mocos?

¿Cómo puede propagarse el virus del resfriado?

  • Transmisión de contacto. Una persona con resfriado tiende a cubrirse la cara con las manos al toser o estornudar, pudiendo transmitir la infección a otras personas a través del contacto posterior con sus manos. Esto es lo que se llama contacto directo. Pero también puede tocar una superficie, por lo que la transmisión es por contacto indirecto.
  • Transmisión por gotas. Cuando se tose o estornuda, las pequeñas partículas del virus permanecen suspendidas en el aire antes de extenderse a otros individuos.

¿Qué puedo hacer para prevenir los mocos?

Como hemos dicho, el resfriado es un proceso autolimitado. Por tanto, el conjunto de síntomas (incluidos los mocos), suelen durar unos 3 o 4 días y comienza a resolverse a partir del quinto día. En estos momentos, es la tos la que predomina como síntoma principal.

¿Qué tomar para los mocos?: mujer resfriada - HeelEspaña

Pero, aunque su duración sea limitada, la persona se siente muy molesta por lo que siempre es necesario llevar a cabo una serie de medidas para prevenir el resfriado común y, en consecuencia, los mocos.

Como hemos visto anteriormente, la transmisión del resfriado es, preferentemente, mediante contacto directo. Por tanto, parece claro que la medida de prevención con mayor evidencia es el lavado de manos con agua y jabón durante un mínimo de 15 segundos. Pero, existen otras medidas que pueden ser útiles:

  • Descansar mucho.
  • No fumar y evitar beber alcohol. Estas “malas acciones” suponen un sobreesfuerzo para el sistema inmunitario y las vías respiratorias.
  • Beber abundantes líquidos sobre todo agua, pero también infusiones, caldos de verduras y zumos de frutas. Además de fluidificar el moco, consiguen aliviar otros síntomas como el dolor de garganta y la tos seca.
  • Humidificar el ambiente.
  • Evitar los locales cerrados o mal ventilados. Y evitar, en la medida de lo posible, los lugares personas.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura. Es decir, salir de lugares de calefacción a zonas de frío.
  • Utilizar suero fisiológico o agua con sal para limpiar la nariz. Se puede preparar de manera “casera”. En un litro de agua se echa una cucharadita de sal y se administra por la nariz con una jeringuilla o aspirando con cuidado.
  • Utilizar pañuelos desechables. Al estornudar o toser poner el pañuelo delante de la nariz y la boca. No se deben reutilizar.

¿Qué puedo tomarme para expulsar los mocos?

Si tengo mocos: ¿qué puedo hacer para aliviarlos?

En la mayoría de las personas con resfriado no es necesario un tratamiento específico. El tratamiento seleccionado será en función de los síntomas y de las características de cada paciente.

Siempre el objetivo del tratamiento farmacológico es mejorar la situación del paciente y que supere la enfermedad de la manera más cómoda posible.

Hay que recordar es que no se debe utilizar antibióticos ya que no son efectivos, pues el resfriado común es de etiología vírica y no es necesario el concurso de los mismos.

Habitualmente se utilizan los mucolíticos que consiguen disminuir la viscosidad de la secreción mucosa bronquial. Además de los mucolíticos, se utilizan expectorantes que aumentan la eliminación de la secreción bronquial.

Para los mocos o congestión nasal también se utilizan los descongestivos orales o tópicos e, incluso los antihistamínicos. Estos productos son utilizados para la congestión nasal con rinorrea, picor, lagrimeo y estornudos.

¿Cuándo debo acudir al médico?

  • Fiebre muy alta. Si se supera los 39º C.
  • Cuando se produzca disnea o dificultad para respirar.
  • Dolor de oídos persistente. Muy probablemente se debe a la presencia de otitis.
  • Cuando haya cefalea frontal persistente que se agravan al inclinarse. Hay que descartar que exista una sinusitis.
  • Si hay placas de pus en la garganta (amigdalitis bacteriana) o se tiene dificultad para hablar.
  • Si los síntomas duran más de 10 días, o no mejoran después de 5 días de tratamiento.

¡En todas estas circunstancias se debe acudir al médico!

Referencias
https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-congestion-nasal-13083622
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-mucoliticos-expectorantes-X0213932417620541
https://www.agamfec.com/pdf/2018/Unidad17.pdf

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorias:
Invierno