Otoño y dermatitis atópica

La dermatitis atópica es un tipo de dermatitis crónica, que se manifiesta en forma de brotes, en la que la barrera cutánea se encuentra alterada. Se da principalmente en niños, aunque también puede manifestarse por primera vez en la edad adulta. Esta situación causa sequedad cutánea, que produce un intenso picor, enrojecimiento e inflamación, con una mayor tendencia a la agresión o a infecciones por agentes externos.

Con la llegada del frío, la elevación de humedad ambiental y la calefacción, aumentan los brotes de dermatitis atópica en la población. Esta dolencia obedece a una exagerada reactividad de la piel ante ciertos factores desencadenantes por una reacción alterada del sistema inmunitario a una serie de estímulos externos.

En este sentido, el otoño implica alteraciones meteorológicas que favorecen el deterioro de la barrera cutánea que, en estos pacientes, por estar alterada de forma previa, desemboca en una reactivación de la patología. Otro factor que influye en este aumento de los brotes es el estrés de la vuelta de vacaciones y del regreso a los estudios de los más jóvenes. Según diversos estudios, la alteración emocional es un factor clave en la activación de nuevos brotes de esta patología de la piel.

Controla los eccemas: consejos prácticos

Algunos consejos prácticos para ayudar a controlar los eccemas de tu hijo y evitar los brotes son*:

  1. Prepárate para prevenir: Identificar y evitar las situaciones que desencadenan la aparición de brotes; es un paso fundamental para ayudar a minimizar las consecuencias que el eccema puede llegar a tener en la vida diaria de tu hijo.
  2. Informa al profesor: Da en el centro de estudios de tu hijo una lista de sustancias o de actividades que el niño debe evitar, e infórmales del propósito por el que tu hijo lleva cremas hidratantes o jabones de mano especiales para usar en el colegio.
  3. Elige bien las prendas de vestir: Lo mejor es evitar las prendas ajustadas, ásperas o que arañen. Es muy probable que la lana y algunos sintéticos provoquen que la piel se irrite. El algodón y las mezclas con algodón son mejores opciones.
  4. Conciencia a tu hijo: Educarlo sobre el manejo del eccema puede ayudarle a que participe en tantas actividades escolares como sea posible.
  5. Mantén el rascado bajo control: Mantener cortas las uñas de las manos y los pies de tu hijo hará que se minimice el daño con el rascado. Además, es importante hablar con el niño sobre la importancia de no rascarse y explicarle que pellizcar la piel puede ser una alternativa.
  6. Cuida su piel todo el año: Las diferentes estaciones pueden suponer distintos retos para la piel del niño: en verano, el aire acondicionado puede secar la piel; y la calefacción, en invierno también, por lo que es importante mantener una rutina de hidratación todos los meses del año.
  7. Hidratar: El uso frecuente de cremas hidratantes puede ayudar a prevenir la sequedad de la piel y que se cuartee. Es necesario que tu hijo cuente con un bote de crema hidratante para que lo lleve al colegio o a la guardería y se la pueda aplicar cada vez que sienta que su piel se reseca, o para después de la piscina.
  8. Atención a la comida: Ciertos alimentos pueden desencadenar la aparición de eccema: leche, huevos, cítricos, chocolate, cacahuetes y algunos colorantes son los alimentos más problemáticos.
  9. La hora del baño: Los baños diarios se recomiendan habitualmente para los niños con eccema. Eso sí, el agua del baño debe ser tibia. Y al secarse, hay que utilizar la toalla con cuidado y evitar frotar. Por supuesto, hay que utilizar una hidratante después del baño.
  10. El mejor tratamiento: La dermatitis atópica es una enfermedad complicada y, por el momento, no existe cura para ella. Sin embargo, en la actualidad hay numerosos tratamientos que pueden ayudar a tu hijo a vivir plenamente.

*ADEA: Asociación de familiares y pacientes de dermatitis atópica.

Consejos para evitar los eccemas - HeelEspaña
Consejos prácticos para evitar los brotes de dermatitis atópica – HeelEspaña

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *