Dermatitis atópica: hidratación y cuidados de la piel

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel, caracterizada principalmente por la existencia de picor intenso. Esto produce lesiones de rascado que evolucionan a la cronicidad.

Es uno de los trastornos cutáneos más comunes en los niños pequeños, afectando al 10-20% de los niños y al 1-3% de los adultos. La edad de comienzo de la dermatitis atópica es en el 60% de los niños afectados es durante el primer año y en el 85% durante los primeros cinco años de vida. Además, entre el 65 y el 90% de los pacientes que sufren dermatitis atópica ésta es de intensidad leve, y sólo entre el 1 y el 2% de los pacientes la sufren con una intensidad severa.

Con la llegada del frío, la elevación de humedad ambiental y la calefacción, aumentan los brotes de dermatitis atópica en la población. Esta dolencia obedece a una exagerada reactividad de la piel ante ciertos factores desencadenantes por una reacción alterada del sistema inmunitario a una serie de estímulos externos.

Consejos para cuidar tu piel

La dermatitis atópica, como otras enfermedades crónicas de la piel, necesita una gran constancia por parte de los pacientes. La hidratación y el cuidado de la piel, mejoran su estado y le dan un aspecto más agradable. Entre los consejos para el cuidado de la piel atópica destacamos:

  • LA IMPORTANCIA DE LA HIGIENE DIARIA. Se recomienda bañar a diario a los bebés, durante no más de 10 minutos, con agua tibia (menos de 37° C). En niños mayores o adultos es preferible la ducha. Deben usarse geles que no resequen la piel, con pH ácido. No deben utilizarse manoplas o esponjas, ya que pueden irritar más la piel. El secado debe realizarse sin frotar. Después de esto, deberá aplicarse crema hidratante.
  • EN CASA, EVITAR CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA Y CUIDAR EL AMBIENTE. El exceso de calor y los cambios bruscos de temperatura pueden desencadenar un brote de DA. Las habitaciones deben ventilarse a diario, y es importante mantener una temperatura ambiente cercana a los 20° C, evitando ambientes secos.
  • Se deben evitar alfombras, peluches, moquetas o cualquier otro objeto que pueda acumular polvo.
  • RECOMENDACIONES PARA EL DÍA A DÍA. La ropa que entre en contacto con la piel debe ser de algodón o de lino, evitando la lana y otros tejidos sintéticos, que pueden provocar picor. Deberán evitarse prendas ajustadas, y cortarse todas las etiquetas. Usar detergentes hipoalargénicos y evitar el uso de suavizantes también puededisminuir la frecuencia de brotes.
  • El sudor puede irritar la piel, por lo que es recomendable que el niño se duche después de practicar deporte. Las uñas deben estar cortas y limpias, para evitar heridas o infecciones por rascado. Es fundamental controlar el picor evitando el rascado con alternativas como pellizcarse suavemente la piel, aplicarse frío en la zona…, para evitar empeorar las lesiones.

Fuente: Guía de recomendaciones al paciente de la Comunidad de Madrid / Academia Española de dermatología y venerología

Cómo cuidarse de la dermatitis atópica - HeelEspaña
Higiene diaria para la dermatitis atópica – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *