Dormir favorece el aprendizaje

Muchos estudiantes llenan las bibliotecas estos días y algunos dedicarán la última noche a preparar e intentar fijar los últimos datos.

Algo muy extendido, lo de sacrificar horas de sueño para ampliar las horas de estudio, pero que puede afectar negativamente a los resultados académicos.

Exámenes, que no te quiten el sueño - HeelEspaña
Que los exámenes no te quiten el sueño – HeelEspaña

El éxito académico se basa en encontrar estrategias que eviten quitarle tiempo al sueño, como estudiar a diario, aprovechar el tiempo en el colegio de forma eficiente y sacrificar otras actividades menos importantes.

Dormir mal puede reducir el rendimiento en el estudio hasta el 40%.

Y es que es durante el sueño cuando el cerebro hace una especie de “barrido” para liberarse de las informaciones más irrelevantes acumuladas durante el día.

De esta forma, podemos ver cómo dormir favorece el aprendizaje y durmiendo bien es más probable que lo aprendido se fije en la materia gris.

Dormir favorece el aprendizaje: éxito en los estudios

Entre otros consejos importantes destacamos:

  • Buena planificación: Empezar demasiado tarde, muchos contenidos en poco tiempo, no poder dar el último repaso… Aprenderse las cosas de carrerilla genera mucha inseguridad. Por tanto, es más eficaz realizar el estudio en varias sesiones que intentar aprendérselo todo de una sola sentada.
  • Dominar el estrés: Se estima que en España entre el 15-25% de los estudiantes españoles, sufren cuadros de ansiedad ante la presión de los exámenes. Sin embargo, esa ansiedad es normal, es una respuesta natural y adaptativa del organismo ante situaciones de amenaza. Ese estado debe servir para recuerdo que hay que ponerse a estudiar.
  • Descansar adecuadamente: El sueño nos ayuda a descansar y a memorizar mejor. Sueño y salud van de la mano. Numerosos estudios asocian la insuficiente cantidad y calidad de descanso nocturno con enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Pero, a nivel cognitivo, también tiene efectos importantes. Se ha visto que dormir estimula el aprendizaje, ayuda a fijar recuerdos y nos ofrece el descanso necesario para poder recuperar la atención y activación.

El sueño: fundamental en otras actividades

Hemos hablado de cómo dormir favorece el aprendizaje. Pues no es la única actividad de nuestra vida en la que el sueño tiene un papel fundamental.

El sueño y el sistema inmunológico

La dificultad para dormir debilita el sistema inmune, forzando los órganos, y exponiendo al individuo a un mayor riesgo de contraer enfermedades. Además, incide en la fatiga del trabajo diario, disminuye la concentración y es causa de cefalea, artralgias y depresión.

Falta de sueño y riesgo de obesidad

Las hipótesis sobre cuáles pueden ser los mecanismos que induzcan este aumento de peso en las personas con sueño corto son varias y seguramente todas ellas influyen:

  • Niveles bajos de leptina y altos de grelina. Ya lo hemos mencionado anteriormente. Las alteraciones en el ciclo circadiano producen cambios en la secreción de estas hormonas. Es por ello que aumenta el número de horas que la persona siente la necesidad de comer.
  • Oportunidad de comer. A más horas despiertos, más oportunidad de ingerir alimentos y, por tanto, de aumentar el ingreso calórico.
    Cansancio. Si la persona duerme poco o mal, por el día va a estar más cansado, por lo que no va a querer hacer ejercicio. Y esto disminuye el gasto calórico.
  • La consecuencia final es que el paciente que no duerme tiene más hambre, más tiempo para comer y menos ganas de hacer ejercicio.

Recomendaciones higiénico-dietéticas

  • Mantener un horario regular de sueño (incluso los fines de semana)
  • Cuidar el ambiente de la habitación
  • No usar pantallas en la cama
  • Evita cenar de manera copiosa
  • No tomar excitantes 4-6 horas antes de ir a dormir
  • Hacer ejercicio físico regularmente pero no por la noche
  • Si es necesario pueden utilizarse sustancias que ayuden a regular los ritmos circadianos y a inducir el sueño como la melatonina. La melatonina se administrará de ½ hora a 1 hora antes de ir a dormir, de esta forma conseguimos que se inicie el sueño sin cambiar la estructura del sueño, por lo que, puede ser una buena solución para muchas personas con insomnio.

Hay que darle al descanso el interés que merece. El sueño es algo más que la necesidad de dormir, es una función básica para la salud y acoplada con un reloj biológico que está regulando el resto de funciones del organismo.

dormir favorece el aprendizaje
Consejos en la época de exámenes: dormir bien – HeelEspaña

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Descanso sano
Tags: