Cambio de rutina y trastorno del sueño en niños

En vacaciones, igual que en el resto del año, es recomendable que los niños tengan unos hábitos y una rutina en el sueño imprescindible para conseguir que el niño descanse las horas que necesita y disfrute de un sueño reparador y saludable.

En verano, la hora de irse a dormir suele ser más problemática porque la rutina es otra.

El calor, el cambio de cama o los ruidos consiguen perturbar el sueño de los más pequeños.

trastorno del sueño en niños

Con todos estos cambios, los niños pueden presentar trastornos del sueño.

Hablamos de trastorno del sueño en niños cuando los problemas del sueño de nuestro hijo, como las alteraciones del humor, dificultad para concentrarse, somnolencia durante el día, cansancio físico y mental, afectan de forma significativa su vida diaria. El trastorno del sueño más frecuente en niños es el insomnio.

La característica esencial del insomnio es la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o la sensación de no haber tenido un sueño reparador.

Trastorno del sueño en niños

Parasomnias

Son trastornos de la conducta o comportamientos anómalos que tienen lugar durante el sueño o en la transición sueño-vigilia que pueden llegar a perturbarlo.

Se caracterizan por una activación del sistema nervioso vegetativo. Dentro de las parasomnias encontramos varios trastornos como son:

  • Sonambulismo. Es una conducta compleja que incluye generalmente caminar, que se inicia durante el sueño profundo o lento, en la primera mitad del sueño nocturno y presenta un curso benigno.
  • Terrores nocturnos. Despertar brusco que se produce desde las fases 3 ó 4 de sueño lento acompañado de grito y síntomas vegetativos y conductuales de miedo intenso. Suelen ocurrir en el primer tercio del sueño nocturno y la persona no recuerda el episodio.
  • Pesadillas. Sueños que producen sensación de miedo al sujeto que los padece y que generalmente lo despiertan desde sueño REM, por lo que son más frecuentes en la 2ª mitad del sueño nocturno.

Movimientos rítmicos del sueño

Son trastornos por conductas con movimientos repetitivos de tronco, cuello, cabeza que ocurren inmediatamente antes de iniciar el sueño y se mantienen durante el sueño ligero.

Es frecuente este trastorno del sueño en niños y lactantes hasta el segundo o tercer año de vida, pero puede persistir hasta la edad adulta en algunos casos.

 

Síndrome de piernas inquietas

Se define como la necesidad imperiosa e irresistible de mover las piernas, asociado a una sensación desagradable y/o dolorosa que empeora con el reposo y que mejora moviendo las piernas.

Aparece en la transición vigilia-sueño, dificultando la conciliación del sueño.

Síndrome de apneas obstructivas del sueño (SAOS)

Se caracteriza por la presencia durante el sueño de episodios repetidos de obstrucción de vías respiratorias superiores, acompañados de una mala ventilación y una pobre saturación de oxígeno sanguíneo durante el sueño que como consecuencia desencadena un sueño desestructurado.

Síndrome de fase de sueño retrasada

Trastorno del ritmo circadiano del sueño con incapacidad de conciliarlo a horas convencionales, lográndolo más tarde, con dificultad para despertarse a las horas normales.

Es decir, se duerme más tarde pero se despierta también más tarde, siendo típico de los adolescentes y jóvenes.

Narcolepsia

Se caracteriza por somnolencia y episodios de sueño diurno de forma repentina. Asocia cataplejia (pérdida súbita y bilateral del tono muscular en situaciones emocionales intensas) y otros fenómenos de sueño REM, como las alucinaciones hipnagógicas o la parálisis del sueño y un sueño nocturno interrumpido.

Insomnio

Es el trastorno del sueño más frecuente en los niños que según algunos autores alcanzan el 30% del total en niños menores de 5 años.

Señales de alarma

Existen una serie de pistas que nos pueden avisar sobre si nuestro hijo padece un trastorno del sueño. ¿Cuáles son estos signos?

  • Mal rendimiento escolar.
  • Hiperactividad, trastorno del comportamiento, agresividad, que mejora con el sueño.
  • Somnolencia diurna excesiva.
  • Cefaleas matutinas.
  • Retraso en peso y estatura.
  • Despertares frecuentes durante el sueño.
  • Resistencia a irse a dormir, llanto al acostarse.
  • Ronquido nocturno, pausas respiratorias y/o respiración bucal.
  • Dificultad para despertar por las mañanas o excesiva irritación al despertar

Medidas de higiene del sueño: también en verano

Aunque en verano y en vacaciones cueste, hay que conseguir que nuestros hijos realicen una serie de hábitos saludables que son recomendables también en esta época del año y que pueden mejorar los trastornos del sueño en niños, en concreto, el insomnio de nuestro hijo.

Entre estos hábitos saludables destacan:

  • Seguir una rutina constante, tanto de día como durante la noche.
  • Establecer un período relajante antes de dormir.
  • Controlar los programas de televisión, videojuegos, uso de móviles, para que sean adecuados según la edad del niño.
  • Disponer de un ambiente adecuado para dormir, sin ruido, ni luces, con una temperatura agradable…
  • Evitar comidas y bebidas estimulantes como refrescos de cola, chocolate…
  • Evitar siestas largas, sobre todo próximas a la hora de dormir.

Mejora el sueño con buena higiene del sueño

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Descanso sano