¿Irritación en la piel? Protege tu piel del frío

Existen varios factores medioambientales que desencadenan no solo irritación en la piel, sino que también pueden agravar otras patologías relacionadas. Uno de estos factores medioambientales es el frío, que en esta época del año es constante.

Se sabe que el descenso de la temperatura y de la humedad característico del invierno y de los ambientes fríos provoca una disminución del contenido de agua en la piel y esto favorece la aparición de irritación en la piel.

Entonces, ¿qué nos puede proteger la piel en invierno? Algo fundamental y de lo que no podemos prescindir este invierno:la hidratación.

Funciones de la piel

La piel cumple funciones muy variadas. Pero vamos a destacar una. La piel protege los tejidos más internos y sirve de barrera defensiva contra la entrada de gérmenes patógenos (bacterias, virus e incluso hongos microscópicos) en el organismo.

Otra de sus funciones protectoras es la de evitar las pérdidas de agua.

Cuando se produce esa pérdida de agua provocada por el frío, entre otro factores, hace que nuestra piel padezca la presencia casi constante de picazón, ardor, escozor y sensación de tirantez en la piel.

Consejos para evitar la irritación en la piel

  • Es recomendable el baño diario porque facilita la eliminación de escamas. Se puede decir que son células muertas de la superficie de la piel. Con ello conseguiremos facilitar la absorción de los productos hidratantes, que son fundamentales para evitar la irritación en la piel.
  • Utiliza jabones y champús específicos y libres de detergentes. Es fundamental respetar el pH de la piel, que es aproximadamente de 5.5. Por ello hay que rechazar los jabones alcalinos. Y, después de la ducha, utilizar lociones e hidratantes.
  • No utilices agua muy caliente. Una temperatura muy alta hará que tu piel se deshidrate mucho más.
  • Debes aclararte bien. Pero, sobre todo, no utilices nunca esponjas, guantes de crin ni cepillos para rascarte la espalda. Puedes conseguir agredir la piel y facilitar así la entrada de microorganismos y estos son contraproducentes con la irritación de la piel.
  • Cuando te seques, hazlo con toques suaves con la toalla y evita frotarte. Es aconsejable el uso de un albornoz o toalla de algodón. Se recomienda secar muy bien los espacios entre los dedos y donde haya pliegues.
  • Y ya, después de la ducha, es un momento perfecto para aplicar tratamientos tópicos o hidratar la piel en general.
  • Se recomienda elegir prendas de algodón y evitar los sintéticos y las lanas que tienden a provocar reacciones alérgicas en la piel. No utilizar detergentes muy agresivos ni suavizantes.

consejos para proteger la piel del frio

 

Lo más importante: hidratación

Tenemos que seguir insistiendo, una vez más, en la necesidad de la hidratación de todas las pieles. Pero, por supuesto, en aquellas pieles con tendencia a la irritación que suelen ser las que más sufren en invierno.

No es menos importante la “hidratación interna”. Es decir, la que viene dada por la ingesta adecuada de agua. Es recomendable beber dos litros de agua. Si en esta época del año no apetece demasiado, siempre es buena opción tomar infusiones o caldos calentitos que nos aporten esta necesaria hidratación.

En cuanto a la hidratación tópica, hay que distinguir entre cremas hidratantes y los emolientes. Las hidratantes son aquellas que retienen el agua en la capa córnea.

En cuanto a los emolientes son aquellos productos que contribuyen, además, a la flexibilidad de la piel. Ambas sustancias son imprescindibles en el cuidado de la piel con tendencia a la irritación o a padecer episodios de dermatitis atópica.

Existen muchas cremas en el mercado formuladas con distintas sustancias que son aptas para pieles atópicas y que consiguen una mejoría de la sequedad, la irritación, la sensibilidad de la piel y el prurito.

Podemos destacar las cremas hidratantes que contienen ectoína o los emolientes con cardiospermum o D-pantenol.

hidratación para la piel irritada

 

¿Qué aporta la ectoína?

Queremos hablar en concreto de la ectoína porque es un ingrediente muy útil para hidratar la piel y que, además, actúa como protector para la misma. Ayuda a restaurar y mantener la capa externa de la piel, disminuyendo la inflamación, irritación de la piel, el prurito y la pérdida de agua. Es un ingrediente muy útil cuando nuestra piel está inflamada, nos pica o está especialmente seca.

Lo importante es la utilización diaria, sin excusas, de los productos adecuados. Y, por supuesto, no olvidarse de ninguna de las recomendaciones generales.

 

Otros factores que provocan irritación en la piel

El frío no es el único factor que afecta negativamente a nuestra piel. Otros factores medioambientales están relacionados con el estilo de vida.

  • La dieta. Llevar una dieta rica en picantes, con abuso de alcohol o café es perjudicial. Y también pueden ser perjudiciales otro tipo de alimentos en pacientes con alergias alimentarias.
  • Las prácticas de higiene personal. Las técnicas de afeitado en los varones, las duchas excesivas o el abuso de productos de higiene corporal pueden dar lugar a sensibilidad cutánea. Hay perfumes y cosméticos de higiene personal con conservantes e, incluso, hay que tener en cuenta que los residuos que dejan los detergentes en la ropa tras el lavado pueden irritar la piel.
  • Actividades laborales en las que hay una importante exposición a productos químicos.
  • Los ácaros del polvo doméstico.
  • Las prendas de lana u otras telas irritantes y prendas muy ajustadas o antitranspirantes.

Qué otros problemas dérmicos acarrean el frío en nuestra piel

La piel, con la llegada del invierno, se resiente. La pérdida de agua es uno de los principales problemas y esto puede ocasionar varias alteraciones cutáneas.

 

el frio causa de la irritación en la piel

 

Sequedad de la piel

La exposición al frío provoca que muchas personas sufran sequedad cutánea. Sin embargo, hay personas más propensas a padecerlo. Nos referimos a aquellas con la piel más sensible como la piel de los niños.

También las pieles con ciertas patologías asociadas a esta sequedad, como son aquellos que padecen dermatitis atópica. Hay síntomas característicos, como la sensación de sequedad, enrojecimiento, picor o ardor, inflamación e incluso grietas y fisuras.

Además del frío, puede agravar esta sequedad el hecho de lavarse las manos constantemente, el viento, ciertos medicamentos, jabones y detergentes fuertes e, incluso, ciertas carencias nutricionales.

Las partes del cuerpo que se ven más afectadas son las manos, piernas y el rostro.

¿Se puede evitar?

Hay que intentar proteger las partes del cuerpo más expuestas al frío y, como hemos dicho, las que más sufren. Por ello es importante usar guantes, gorros, bufandas y gafas. Es muy importante utilizar cremas emolientes que incluyan sustancias como ceramidas, glicerina o ácido hialurónico.

Sabañones

Suelen ser lesiones que aparecen como una reacción a temperaturas frías y en climas húmedos. Afectan principalmente a las manos, orejas o los pies.

Normalmente, los síntomas característicos de los sabañones son los bultos en la piel, enrojecimiento, cambios de sensibilidad o ampollas o úlceras.

Medidas preventivas para evitar los sabañones

Por supuesto, lo fundamental es evitar volver a exponerse a las zonas de frío. Y, además:

  • Indumentaria y climatización para evitar la humedad y el frío, buscando obtener una temperatura corporal adecuada y la piel protegida.
  • No utilizar prendas que compriman o ajusten demasiado las extremidades para no limitar el flujo sanguíneo.
  • Evitar el sedentarismo. Es muy importante realizar actividad física porque con el deporte conseguimos estimular la circulación sanguínea.
  • Mantener una hidratación regular y óptima para proteger la piel y conseguir conservar todas sus propiedades y funciones.
  • Como hemos dicho, el uso de cremas hidratantes es fundamental, sobre todo en las zonas de riesgo y realizando un masaje de la zona donde se aplique.
  • Eliminar malos hábitos como el tabaco, alcohol y otras sustancias nocivas para la salud.
  • Es importante no rascarse ni manipularse las lesiones para evitar posibles infecciones.

Referencias
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-la-piel-invierno-cuidado-proteccion-13023338

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info