Consejos para tener una piel hidratada

Tener la piel seca hace que haya más descamación y, por tanto, una pérdida más rápida de la capa córnea. Se pueden producir grietas con el consiguiente riesgo de entrada de microorganismos.

Estos pueden producir infecciones así como aparición de eccemas.

Por tanto, resulta evidente hay que conseguir una piel hidratada para evitar todo esto e, incluso, otras afecciones de la piel.

Beneficios de una piel hidratada

La piel: órgano importante

Cuando pensamos en cuáles son los órganos más importantes de nuestro cuerpo, seguro que pensamos en el corazón, el riñón o el cerebro entre otros. Por supuesto que esto es cierto, pero no podemos olvidarnos de otro órgano fundamental como es la piel.

La piel no es sólo una funda o un elemento estético.

Nuestra piel tiene funciones relacionadas con el sistema endocrino, con el sistema nervioso y con el sistema inmunológico. Y, además, es fundamental para regular la temperatura interna del cuerpo. La piel nos relaciona con el exterior, nos conecta con nuestro entorno.

Esta relación con el exterior es fundamental, pero también hace que esté más expuesta a las posibles agresiones externas. Por ello es necesario que reciba todos los cuidados necesarios para seguir cumpliendo con sus funciones de manera adecuada.

Alimentos para una piel saludable

Estructura de la piel

Vamos a conocer un poco mejor la estructura de la piel para poder entender cómo funciona y cómo cuidarla.

La piel está compuesta por tres capas que, de más superficial a más profunda, se denominan epidermis, dermis e hipodermis.

La hipodermis se llama también tejido subcutáneo y está formada básicamente por células con contenido graso. Tiene una función metabólica como almacén de grasa, pero también de protección frente al frío o a los traumatismos.

La dermis es la zona de la piel donde se encuentran los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas. También se encuentran las glándulas sebáceas y sudoríparas. Está formada fundamentalmente por tejido conjuntivo y es donde se encuentran todas las estructuras de soporte de la piel.

La epidermis es la capa más externa de la piel, no podemos decir que sea la más importante, porque todas lo son, pero sí es diferente por su contacto directo con el exterior y por tanto por su exposición a los agentes externos. Está formada por tejido epitelial.

Presenta varios tipos de células, pero las células propias que forman la estructura de la epidermis son los queratinocitos, que son como los ladrillos que conforman la pared epitelial. En la epidermis se encuentran también los melanocitos, que son células que se cargan de melanina y le dan color a la piel.

Las mejores cremas para la piel hidratada

¿Qué son los queratinocitos?

Vamos a centrarnos en los queratinocitos. Estos a su vez forman 5 capas distintas, que en realidad son fases evolutivas. Es decir, las células más jóvenes de la epidermis se encuentran en la capa más profunda, pegadas a la dermis.

Según estas células van envejeciendo, van ascendiendo, a la vez que otras células nuevas van naciendo y apareciendo en las capas basales.

Los queratinocitos suben de nivel según envejecen.

Pero, además, se van cargando de queratina, una sustancia dura, que sirve de barrera protectora.

La capa más superficial de la epidermis se llama capa córnea. Y es porque todas las células están llenas de esta sustancia, lo que le confiere su textura natural.

Los queratinocitos que han conseguido llegar a las capas más superficiales son en realidad células que ya han muerto, que están llenas de queratina y que serán eliminadas con la descamación para dejar paso así a “las jóvenes” que vienen de abajo y volver a empezar otra vez el proceso.

Pero ni siquiera la capa córnea está en contacto directo con el exterior, porque aún por fuera de esta capa celular se encuentra la película hidrolipídica, es decir una emulsión de agua y lípidos (grasas), mantenida por secreciones de las glándulas sudoríparas y sebáceas que actúa como una barrera adicional frente a bacterias y hongos y mantiene la humedad natural de la piel, así como el pH ligeramente ácido (entre 5.4 y 5.9).

Muchos beneficios de la piel hidratada

Importancia de tener una piel hidratada

¿Y qué papel tiene la hidratación en todo esto? En la capa córnea debe haber entre un 10 y un 15% de agua, de manera que si esta proporción baja del 10% se habla de piel seca o de Xerosis. Esta sequedad en la piel hace que haya más descamación y por tanto una pérdida más rápida de la capa córnea.

Se pueden producir grietas con el consiguiente riesgo de entrada de microorganismos, que pueden producir infecciones así como aparición de eccemas y otras afecciones de la piel. Hace que el aspecto sea más apagado, más frágil. También cambia la textura y pueden aparecer síntomas como el picor o la sensación de escozor.

 

La pérdida de agua puede ocurrir por diversos factores, como el hecho de ser mujer, puesto que la piel femenina es más fina que la masculina. También por la edad, pues el envejecimiento condiciona una pérdida de agua a nivel general y también en la piel, o por el efecto de algunas sustancias, como el alcohol o el tabaco o por algunos medicamentos como diuréticos o laxantes.

El ambiente externo también influye, por supuesto. Tanto el microambiente, es decir, las condiciones de humedad de la estancia en la que nos encontramos, como las condiciones generales, es decir, el clima. Se sabe que el cambio climático está afectando a la piel, pues cada vez estamos más expuestos a ambientes cálidos y secos.

Pero, ¿influye la genética?

¿No es cierto que hay personas que siempre tienen la piel seca y otras a las que sólo les ocurre en circunstancias muy especiales? Sí, ciertamente, existe una predisposición a tener piel seca. El agua de la epidermis se retiene básicamente en la capa córnea. Aquí es captada por una serie de sustancias hidrosolubles que nosotros mismos fabricamos.

Para fabricar estas sustancias retenedoras de agua es imprescindible una proteína presente en la piel. Esta es la filagrina. Pues bien, hay personas que por una condición genética, tienen alteraciones en la filagrina, lo que hace que no tengan una buena retención de agua.

Esto ocurre, por ejemplo, en un importante porcentaje de los pacientes con dermatitis atópica y sabemos que uno de los síntomas típicos de esta dermatitis es precisamente la sequedad de la piel.

¿Sabes como tener la piel hidratada?

Evita la piel seca y consigue una piel hidratada

¿Cómo podemos solucionar entonces la piel seca? Pues muy sencillo, aportando el agua que la piel ha perdido. Y, también, cuidando la piel para que sus células y el manto hidrolipídico estén en buenas condiciones.

Veremos a continuación algunos consejos que nos ayudarán a mantener la piel hidratada:

  • El más obvio: beber agua. Si al cuerpo no le damos agua, no puede disponer de ella y además, la poca que tenga la utilizará para los órganos imprescindibles para la vida, por lo que la piel se quedará sin su parte.
  • Otro consejo complementario. “Comer agua”. Es decir, tomar una dieta rica en agua, como la que nos ofrecen las frutas y las verduras.
  • Controlar la humedad exterior. El uso de humidificadores es un buen hábito, sobre todo cuando tenemos encendido el aire acondicionado o la calefacción.
  • No dañar la piel. Sobre todo atención a los geles y jabones. Deben respetar el pH ácido natural de la piel.
  • No frotar con las toallas al secar la piel. Mejor hacerlo con pequeños golpecitos. E, incluso, no pasa nada por dejar algo de humedad.
  • Después de la ducha, con la piel aún húmeda, aplicar un buen emoliente. Existen muchos principios activos que pueden ser útiles en este sentido. Por citar alguno, podemos decir que existen emolientes con algunos extractos vegetales como cardiospermum o extracto de grosellero negro que proporcionan, además, un alivio del picor.
  • Aplicar cremas hidratantes en las zonas más secas. También aquí disponemos de muchas soluciones. Son clásicas las cremas con urea. Pero también son muy utilizadas por su eficacia las que contienen ectoína. Es una proteína derivada de algunas bacterias que tiene un efecto antiinflamatorio y antipruriginoso, además de impedir la pérdida de agua transepidérmica.

Por supuesto, si tras seguir estos consejos, la piel no ha vuelto a su hidratación natural, hay que consultar con un profesional sanitario. Este podrá indicar cuál es el tratamiento correcto en cada caso.

Referencias
https://www.sabervivirtv.com/dermatologia/como-tener-una-piel-sana-asi-debes-hidratarla_1451
https://mejorconsalud.as.com/4-tips-para-mantener-tu-piel-hidratada/
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-pdf-X0213932415344801

Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente trabajo como Gerente dentro del departamento Médico en Laboratorios Heel España y soy autora de artículos en revistas y blogs y he escrito algunos libros de divulgación científica sobre nutrición y salud.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info