6 trucos para dormir bien cuando hace calor

Los días de verano son más largos y las noches más cortas. Este aumento de las horas de luz es precisamente el principal motivo por el que el verano nos da felicidad. Pero no es para todos igual. Las temperaturas elevadas convierten las noches a la hora de dormir en una misión complicada. Conseguir dormir con calor es difícil, pero no imposible.

Soluciones para dormir con calor

¿Se puede dormir con calor?

La verdad es que nos resulta más complicado pero, ¿por qué?

Nuestra temperatura corporal no es constante y va variando de manera cíclica.

Cuando vamos a irnos a dormir, una media hora antes, la temperatura corporal va descendiendo para inducir al sueño y sigue bajando durante la fase no REM de sueño. En cambio, en la fase REM se reduce el control de la termorregulación. Esto provoca que, si la temperatura ambiental es más cálida, obliga al cuerpo a hacer un sobreesfuerzo para regularse haciendo que durmamos peor y que nuestro sueño no sea de calidad.

Encuentra las soluciones para dormir con calor

Insomnio en verano

El insomnio es el trastorno del sueño más común. Se define como la percepción subjetiva de dificultad para conseguir un sueño satisfactorio tanto en calidad como en cantidad. A esto se le añade un deterioro durante el día que, evidentemente, interfiere en el rendimiento normal del paciente y que afecta a su calidad de vida.

En general, las manifestaciones más características del insomnio son las dificultades para conciliar o mantener el sueño o el despertarse demasiado temprano. En definitiva la falta de un sueño reparador.

Hay muchos factores que intervienen en la aparición y mantenimiento del insomnio. Uno de ellos es, evidentemente y como hemos visto, el calor. Pero no es el único factor que nos puede llevar a padecer este trastorno del sueño.

Otros factores a destacar son los psicológicos. Es decir, la tendencia a dar vueltas a las cosas, dificultades para manejar las emociones negativas o las creencias erróneas en relación con el sueño, con los consiguientes hábitos inadecuados. Pero el estrés y el miedo a no dormir también pueden provocar insomnio.

En ocasiones, se podrían tener en cuenta, además, factores hereditarios o familiares y factores socio-laborales que pueden influir en la aparición del insomnio.

Noches de verano: cómo dormir con calor

Controlar la temperatura de la habitación

A la hora de dormir, una habitación más fresquita nos ayuda a tener un sueño más profundo y también de mayor calidad. Pero claro, conseguir un ambiente fresco en la habitación en una noche de verano no parece tarea fácil. No todos disponen de un aparato de aire acondicionado, para refrescar la habitación antes de irse a la cama, por lo que conseguir dormir con calor se puede convertir en una tarea complicada.

Además, mantener el aire acondicionado toda la noche puede pasarnos factura tanto en el bolsillo como respecto a otros problemas de salud

Trucos y consejos para dormir con calor

Por ello, puede ser una opción que, durante el día, tengamos las persianas y cortinas bajadas, evitando que entre mucho calor. Y, llegado el anochecer, subir todo para que haya corriente e intentar bajar unos cuantos grados la temperatura de la habitación.

Consejos para dormir con calor

Lo más importante es no desesperar. Hay que asumir que puede que, en verano, no caigamos en los brazos de Morfeo tan rápido como nos gustaría y que las noches sean más largas de lo normal dando vueltas en la cama intentando encontrar el frescor de la cama o la postura más adecuada.

Por ello, en verano puede ser interesante seguir una serie de consejos para dormir con calor, entre los que destacamos:

  1. Cenas ligeras. Es cierto que ahora en verano apetecen más cosas fresquitas y ligeras, tipo ensalada a la hora de preparar la cena. Así que no tienes excusa para tomar proteína preparada a la plancha, al horno o al vapor acompañado con verduras. Lo más importante es evitar las digestiones pesadas que te provoquen hinchazón o ardor. Y también, es más recomendable hacerlo dos horas antes ir a la cama.Cena ligero y saludable
  2. ¿Ventilador o aire acondicionado? El aire acondicionado puede ser más recomendable utilizarlo antes de ir a dormir, para refrescar la habitación. Si dormimos con él puesto, hay que intentar que no esté por debajo de los 22º y que no nos dé directamente en el cuerpo. El ventilador es otra buena opción. No resecan el aire, mejora la circulación del aire e, incluso, el ruido del ventilador puede ayudar a dormir mejor.
  3. Ducha antes de dormir. Sí, apetece que esté muy fría el agua, pero no es lo mejor. Esta agua helada dilata los vasos sanguíneos pero, después, provoca una activación muscular que eleva la temperatura corporal. Es por ello que la mejor opción es tomar la ducha pero con agua templada.
  4. Ropa ligera. Tanto para las sábanas como para el pijama, lo mejor es elegir prendas ligeras. Hay que elegir las sábanas con un material que transpire. El lino y el algodón puede ser una buena opción. Aunque con estas temperaturas tan elevadas, hay mucha gente que prefiere dormir sin pijama.
  5. Hidratación. Llévate una botella de agua bien fresquita para dejarla cerca de la cama. Si te da sed, no tendrás que levantarte y evitarás que perturbe tu sueño.
  6. Desconecta los aparatos electrónicos. Además de que las luces de las tablets o del móvil pueden desestabilizar y alterar tus ritmos circadianos, los dispositivos tecnológicos generan calor adicional.

¿Cuánto tiempo antes de dormir debo dejar el móvil?

Si esto no te ayuda… ¿has probado con la melatonina?

El tratamiento del insomnio debe ser integral y debe ir encaminado a mejorar la calidad y la cantidad del sueño, a reducir su latencia y los despertares nocturnos, así como las consecuencias diurnas de la falta de sueño.

La melatonina puede actuar como inductor del sueño y como cronobiótico.

Facilita la sincronización del proceso circadiano (ritmo vigilia-sueño). La melatonina se administrará ½hora a 1 hora antes de ir a dormir. De esta forma conseguimos que se inicie el sueño sin cambiar la estructura del sueño, por lo que puede ser una buena solución para muchas personas con insomnio. Además, es una opción eficaz, segura y bien tolerada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *