¿Por qué tengo la garganta irritada?

Uno de los principales síntomas de las infecciones que afectan a las vías respiratorias altas es el dolor de garganta o sentir la garganta irritada.

La gripe, tener un resfriado o padecer faringitis son las patologías más frecuentes a la hora de sentir este molesto síntoma, pero no son las únicas. ¿Qué otras causas lo provocan? Y, sobre todo, ¿tienen solución?

Principales causas de sentir la garganta irritada

Siento la irritación de garganta. ¿Qué me pasa?

Algunos dolores de garganta son causados por fumar, hablar en voz alta o gritar, beber alcohol o respirar aire demasiado seco y frío (o caliente). Todos estos factores pueden provocar que nos duela la garganta o sintamos la garganta inflamada.

Incluso los ácidos del estómago, si refluyen hacia la garganta, pueden provocarnos irritación de garganta. Por supuesto, si padecemos alergia, es muy probable que nos duela la garganta con frecuencia.

Sin embargo, y como ya hemos comentado, el dolor de garganta se produce generalmente por infecciones causadas por virus o bacterias que afectan a la nariz, garganta o tráquea.

Estas infecciones suelen ir acompañadas de otros síntomas, además de la irritación de garganta, tenemos aumento de secreciones, congestión nasal, estornudos, tos o fiebre.

Estas infecciones son más comunes en invierno, ya que es el período en el que hay mayor circulación de microorganismos y la temperatura ambiental se mantiene más baja. Pero también es debido a que en esta época solemos estar en espacios cerrados y con aglomeraciones de personas.

Generalmente, estas enfermedades están provocadas por diversos microorganismos como virus (que son los más frecuentes), pero también por bacterias y hongos de diversos tipos. Entonces, ¿a qué patologías nos estamos refiriendo?

¿Cómo puedo aliviar la garganta irritada?

Gripe

La gripe es causada por el virus de la influenza que se transmite de persona a persona. Los síntomas de la gripe aparecen de repente y pueden incluir:

  • Fiebre y escalofríos
  • Tos
  • Odinofagia
  • Goteo o congestión nasal
  • Dolores musculares o del cuerpo
  • Cefalea
  • Fatiga (cansancio)
  • Algunas personas también pueden tener vómitos y diarrea.

Esto es más común en los niños. Cuando sólo existen estos últimos síntomas, estamos posiblemente ante una gastroenteritis y no ante una gripe

Qué alimentos son buenos contra la gripe - HeelEspaña

Resfriado

El resfriado común es la enfermedad respiratoria más común en todo el mundo.

Los síntomas de un resfriado por lo general alcanzan su punto máximo a los 2 a 3 días y pueden incluir: estornudos, congestión nasal, moqueo, dolor de garganta, tos y lagrimeo. La mayoría de las personas resfriadas no suelen tener fiebre.

4 principales diferencias entre gripe y resfriado

Rinosinusitis

Es una inflamación de la mucosa de la cavidad nasal y de los senos paranasales. Los síntomas principales de la rinosinusitis son:

  • Bloqueo/obstrucción/congestión nasal
  • Secreción nasal (rinorrea anterior/posterior)
  • Dolor/sensación de presión facial
  • Hiposmia/anosmia ( pérdida de olfato)

Faringingoamigdalitis

La faringoamigdalitis es la inflamación de la orofaringe y las amígdalas. Los síntomas principales son dolor de garganta (odinofagia) y de las anginas.

Infecciones: garganta irritada y mocos

¿Cómo cuido la garganta?

Lo más importante es poner en práctica una serie de medidas básicas para, fundamentalmente, evitar la sequedad de la garganta y con ello, evitar la sensación de dolor de garganta. Para ello:

  • Bebe más líquido. Toma agua o zumo de frutas. También puedes tomar infusiones calientes, como una taza de té de hierbas con una cucharada de miel. Trata de beber de 6 a 8 vasos de líquido cada día.
  • Mantén húmedo el aire de tu casa. Usa un humidificador en la habitación, para dormir, pero también sería conveniente tenerlo en el resto de la casa. Además puedes darte una ducha caliente para que produzca mucho vapor y, con ello, conseguir crear humedad en el ambiente.
  • Haz gárgaras. Puedes hacerlas tres veces al día, y con agua tibia y sal. La medida sería una cucharadita de sal por vaso de agua. También puede ser interesante hacer las gárgaras con infusiones con plantas como el eucalipto, el tomillo, el regaliz o la canela.
  • Evita el consumo de alcohol y, por supuesto, nada de fumar.
  • Procura no gritar.
  • Asimismo, debemos cuidar la alimentación y mantener unos correctos hábitos de sueño. Descansar y dormir bien contribuirá al fortalecimiento de nuestro sistema inmune. Con esto conseguiremos que esté mejor preparado para afrontar cualquier amenaza de infección.

¿Y cuál es el mejor tratamiento?

Para el tratamiento básico de las infecciones respiratorias se indica reposo, el uso de analgésicos y antipiréticos, junto con una hidratación adecuada.

Es cierto que, a menudo, los síntomas son intensos y pueden alterar el bienestar del paciente y su vida laboral o escolar. Es por eso que al tratamiento sintomático básico se le pueden añadir otras opciones.

Se pueden emplear agentes tópicos, en forma de comprimidos o sprays. Suelen tener mucha aceptación por parte de los pacientes porque consiguen un alivio rápido del dolor y las molestias en la garganta. Algunos preparados contienen principios activos con efecto anestésico tópico que actúan, principalmente, sobre el dolor.

¿Cuándo debo consultar al médico?

Como hemos hablado anteriormente, estos cuidados o con este tratamiento sintomático basado en la hidratación adecuada, evitando irritantes, realizando gargarismos con agua caliente y sal y usando de analgésicos y antiinflamatorios, sería suficiente para conseguir aliviar el dolor de garganta. Sin embargo, se debe consultar al médico si:

  • Existe dificultad para tragar.
  • Cuando existe dificultad para respirar.
  • Si notas los ganglios sensibles o un aumento de volumen de las amígdalas.
  • Tienes pus en la parte de atrás de la garganta o parches blancos en la garganta o las amígdalas.
  • Tos con mucosidad de color verde, marrón o con sangre.
  • Ronquera de más de una semana de duración.
  • El dolor de garganta es muy intenso o empeora rápidamente.
  • O el dolor de garganta dura más de 3 días y no mejora.

Tengo la garganta irritada. ¿Debo acudir al médico?

Pero, también…

Debes consultar con tu médico si observas otros problemas de salud como:

  • Dolor de oídos.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Fiebre muy elevada.
  • Enrojecimiento en los pliegues de la piel.

Referencias
https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-el-dolor-garganta-el-uso-13042366
https://elfarmaceutico.es/index.php/la-revista/secciones-de-la-revista-el-farmaceutico/item/9753-afecciones-de-la-garganta
https://medlineplus.gov/spanish/throatdisorders.html

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Invierno