Cistitis y relaciones sexuales. ¿Están relacionados?

Cistitis es el término médico con el que se hace referencia a la inflamación de la vejiga urinaria. Es una condición que puede ocurrir por una infección normalmente por bacterias o bien producida por ciertos agentes irritantes. Uno de los principales factores de riesgo de padecerlo son las relaciones sexuales, principalmente en mujeres jóvenes.

¿Qué síntomas tiene la cistitis?

La mayoría de los casos de las cistitis se producen por un tipo de bacteria Escherichia coli (E. coli). Son las características propias del aparato reproductor femenino el motivo por el que suele desarrollarse esta infección urinaria. Dada la cercanía de la vagina y el ano, y a que la uretra de la mujer es corta, permite que muchas bacterias pasen hacia la uretra y pueda desde allí ascender hasta la vejiga.

Los síntomas pueden variar en cada paciente, pero los más frecuentes son:

  • Necesidad urgente de orinar, que se presenta con frecuencia y en pocas cantidades
  • Dolor o ardor al expulsar la orina
  • Orina turbia y con olor fuerte
  • Molestias en la región pélvica
  • Aparición de fiebre
  • Sangre en la orina.

Cistitis y relaciones sexuales, ¿factor de riesgo?

En función de la edad se pueden diferenciar varios factores de riesgo para presentar infecciones urinarias recurrentes. Es decir, cistitis de repetición.

¿El sexo provoca cistitis? – HeelProbiotics – HeelEspaña

En el intervalo de edad comprendido entre los 20 y los 40 años, los principales factores son:

  • Las relaciones sexuales
  • Nueva pareja sexual en el año previo a padecer la cistitis
  • Uso de espermicidas
  • Uso de antibióticos
  • Infecciones urinarias previas. Antecedentes de infección urinaria en la infancia e historia de infección urinaria familiar, etc.

En las mujeres jóvenes, las cistitis y las relaciones sexuales están muy relacionadas y se convierte en el principal factor de riesgo.

El inicio de la actividad sexual incrementa el riesgo de padecer una cistitis en 3,5 veces. Hay variaciones según la frecuencia de su práctica. Así va desde 0 (no coitos en 7 días) a 2,6 (3 coitos en 7 días). Incluso, 9 veces (7 coitos en 7 días).

Se ha visto en estudios realizados en mujeres jóvenes que la aparición de cistitis de repetición es muy frecuente. 1 de cada 4 mujeres presentan infección recurrente.

¿Por qué las relaciones sexuales pueden provocar cistitis?

El acto sexual puede causar un traumatismo físico sobre la uretra y las paredes vaginales. Cuando las relaciones sexuales son repetidas e intensas, se puede generar una inflamación de la mucosa. Esto provoca que estas zonas puedan ser sensibles a la infección.

El pene facilita el paso de bacterias como la E. coli hacia la vejiga. Al proliferarse, estas generan la infección. De hecho, puede existir contacto del pene con la zona rectal de la mujer y producirse una contaminación fecal en la zona íntima y urinaria de la mujer.

Otro factor que influye en el desarrollo de cistitis es la utilización de anticonceptivos orales. Estos pueden debilitar la mucosa vesical. Las hormonas que componen los anticonceptivos orales debilitan la mucosa de la vejiga y facilitan la infección por bacterias que son las responsables de las cistitis de repetición.

El uso de anticonceptivos, tanto de barrera (DIU) como orales, también pueden alterar la microbiota vaginal y uretral y favorecer así la aparición de infecciones.

Disminuye el riesgo de la cistitis

Para evitar los síntomas de la cistitis después de mantener relaciones sexuales existen algunas medidas que ayudan a disminuir de forma importante el riesgo:

  • Aumentar el consumo de agua u otros líquidos para favorecer la micción.
  • Orinar antes y después.
  • Evitar las duchas vaginales.
  • Mantener una higiene adecuada del miembro masculino.
  • Limpiar la zona íntima de la mujer de adelante hacia atrás, para evitar el paso de bacterias desde el ano hasta el orificio vaginal.
  • Utilizar jabón de pH adecuado para lavar la zona genital después de la relación sexual.
  • No se deben utilizar lubricantes con base aceitosa, ya que pueden ser un foco de infección.
  • Evitar cremas espermicidas, en la medida de lo posible. Estas alteran el pH vaginal y la microbiota vaginal.
  • No utilizar ropa interior entallada o ajustada, es mejor utilizar ropa que permita la transpiración.
  • Regular el tránsito intestinal.

¿Sexo con cistitis?

Si aparecen síntomas de alerta debemos acudir al médico para su diagnósitico y posterior tratamiento. Y es que, si no tratamos la infección, los síntomas podrían empeorar.

No hay que olvidar que la práctica de sexo con cistitis puede no resultar agradable, e incluso podría ser dolorosa. La vejiga se encuentra encima de la vagina y, cualquier presión contra ella, mientras exista infección, puede causar dolor.

Por tanto, la consulta al médico es primordial, porque se analizará la orina para confirmar la infección e instaurar un tratamiento adecuado. Una vez que el tratamiento haya finalizado y, por tanto, haya desaparecido el problema, se podrá volver a tener relaciones sexuales. Si, por el contrario, una vez finalizado el tratamiento, los síntomas no desaparecen, se debe de nuevo acudir al médico para comprobar que la infección ha remitido.

Prevención de las cistitis

Los complementos probióticos son productos naturales novedosos que ayudan a prevenir las infecciones urinarias como las cistitis. Se convierten en un complemento para el tratamiento de las mismas. Existen probióticos con una mezcla de cepas de origen intestinal y vaginal que son útiles en este tipo de infecciones.

Las cepas intestinales contribuyen al equilibrio de la microbiota intestinal estimulando las defensas y dificultando el crecimiento de bacterias patógenas como la E. Coli.

Las cepas vaginales contribuyen al equilibrio de la microbiota vaginal. Una microbiota vaginal adecuada dificulta la migración de bacterias patógenas como la E. Coli hacia la uretra.

Algunos de estos probióticos añaden en su composición productos naturales con cantidades adecuadas de proantocianidinas. Estos productos son el extracto seco de arándano rojo americano y semilla de uva. Son útiles en la eliminación de las bacterias a través de la orina, evitando su unión a las paredes de la vejiga y uretra.

Relación entre cistitis y relaciones sexuales - HeelProbiotics - HeelEspaña
Cistitis femenina y relaciones sexuales – HeelProbiotics – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *