Tratamiento de la Cistitis y Prevención

Una infección de las vías urinarias es una infección que se produce en cualquier parte del aparato urinario: los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. La mayoría de las infecciones ocurren en las vías urinarias inferiores (la vejiga).

Las mujeres son más propensas a contraer una infección urinaria que los hombres.

Esto es debido a que la uretra de la mujer es más corta y más recta que la del hombre, por lo que es más fácil que ahí proliferen los gérmenes.

La infección que afecta a la vejiga (cistitis) puede ser dolorosa y molesta, pero puede tener consecuencias graves si la infección urinaria se extiende a los riñones.

Los síntomas de infección de orina  son bastante molestos y hacen necesario el conocimiento de un tratamiento eficaz.

Tipos de infecciones urinarias

Ayuda de los probióticos para la cistitis

Se pueden distinguir distintos tipos de infecciones urinarias:

  • Infecciones de las vías urinarias bajas. Comprenden la cistitis (infección de la vejiga) y la uretritis (infección de la uretra).
  • Infecciones de las vías urinarias altas o superiores. La infección alcanza a uno o a ambos riñones.

Normalmente la infección urinaria baja o cistitis tienen una aparición brusca y de duración limitada (no más de 2 semanas). A veces no responde al tratamiento antibiótico y persiste durante más tiempo produciéndose la infección crónica.

En algunas ocasiones, algunas mujeres padecen de cistitis de repetición (infección urinaria recurrente). Se definen como infecciones repetidas tras tratamiento antibiótico en el transcurso de un periodo de tiempo (3 episodios de cistitis en 6 meses).

¿Qué es la cistitis?

Es una infección urinaria que comúnmente se desarrolla en la vejiga, la mayor parte de las veces debido a bacterias intestinales que pasan del ano a la uretra y de ahí a la vejiga.

Entre estas bacterias se encuentra especialmente la Escherichia ColiLas mujeres tienen mayor riesgo de contraer una cistitis debido a que la uretra femenina es más corta que la masculina. Además, la uretra de las mujeres tiene mayor proximidad al ano, facilitando así la entrada de bacterias intestinales.

¿Es frecuente la cistitis?

Las cistitis son la segunda causa de infección en atención primaria. Aproximadamente un 50% de las mujeres presentarán al menos un episodio de infección urinaria o cistitis a lo largo de su vida.

1/3 de las mujeres con cistitis presentarán recurrencias (2 o más infecciones en 6 meses o 3 o más infecciones en un año).

Se calcula que entre el 80-90% de todas las infecciones urinarias son cistitis. El término cistitis hace referencia a la inflamación de la vejiga urinaria, habitualmente de causa infecciosa.

Síntomas de cistitis

Principales síntomas de cistitis

Cursa con síntomas como sensación repentina de tener que orinar urgentemente, dolor o escozor al orinar, no poder retener la orina incontinencia, orinar en pequeñas cantidades y quedarse con ganas y dolor en la zona del pubis.

Sin embargo, no es frecuente que haya fiebre. La orina pierde su color claro y se puede volver maloliente y sanguinolenta.

 

¿Cómo se producen?

La mayoría de las cistitis se generan por vía ascendente. Contrariamente a lo que se puede pensar, las cistitis no se adquieren por contacto en las piscinas, saunas o baños.

Habitualmente están producidas por gérmenes (enterobacterias) procedentes del aparato digestivo (colon).

Bacterias producen infección de orina

Estos gérmenes suelen estar presentes en la zona circundante al ano, vagina e uretra (zona perineal). En un menor número de casos los gérmenes causantes de las cistitis pueden proceder de la piel circundante a la uretra.

En la mujer sana, el mecanismo defensivo fundamental frente a la cistitis es la protección vaginal que se debe a la presencia de bacterias beneficiosas (lactobacilos), que son los gérmenes más frecuentes a nivel de la vagina.

Estas bacterias presentan una función defensiva que evita el crecimiento y propagación de bacterias que pueden producir infección (patógenas).

Por tanto los lactobacilos representan una barrera defensiva para la mujer frente a la cistitis. Además estos lactobacilos son capaces de estimular las defensas a nivel general de la mujer (aumento de la respuesta inmunitaria).

Prevención de la cistitis

Son el verano y el invierno cuando las cistitis son más frecuentes debido a cambios de temperatura, humedad y por la sudoración.

Existen una serie de medidas o consejos que pueden ser útiles a la hora de prevenir las infecciones:

  • Cambiarse de ropa después de bañarse sobre todo en aquellas mujeres que presentan cistitis de repetición.
  • Beber abundantes líquidos, al menos dos litros de agua al día.
  • No aguantar las ganas de orinar, ya que, con esta maniobra se produce residuos de orina en la vejiga
  • La persona en su higiene se debe limpiar en el sentido correcto, es decir de la vejiga al ano, y no al revés, porque si no se transmiten las bacterias del ano a la vagina, y ahí colonizan la uretra y surge la infección.
  • Se debe intentar orinar tras tener relaciones sexuales.
  • No se debería utilizar las duchas vaginales.
  • Se debe tener cuidado con algunos métodos anticonceptivos (preservativos, cremas espermicidas o el diafragma), ya que no se deben recomendar en personas propensas a padecer infecciones urinarias.
  • No llevar prendas ajustadas y apretadas, ya que, contribuyen a la aparición de cistitis. Es mejor utilizar prendas sueltas y que permitan la transpiración.
  • Evitar el estreñimiento porque esta situación dada la proximidad del ano con el aparato urogenital, facilita la infección de orina.
  • Determinados medicamentos pueden provocar o agravar las infecciones de orina.

Tratamiento de la cistitis

El tratamiento consiste en la utilización de la serie de medidas generales que ya hemos visto anteriormente, y la utilización de medicamentos tales como:

  • Antibióticos
  • Analgésicos
  • Antitérmicos

Las cistitis recurrentes o de repetición deben realizarse cultivo de orina para su diagnóstico.

Este tipo de cistitis de repetición se tratan con:

  • Antibióticos
  • Aplicación de estrógenos tópicos
  • Administración de arándanos
  • Probióticos
  • Vacunas

La decisión de aplicar una u otra forma de terapia dependerá de los diversos factores que influyan en cada caso.

De forma general, las infecciones del tracto urinario recurrentes se tratan mediante el uso de antibióticos de forma preventiva.

Se pueden utilizar en algunos casos concretos estrógenos tópicos por vía vaginal, sobre todo en mujeres mayores (menopaúsicas) para favorecer las defensas naturales. Existen óvulos para su administración y crema vaginales, siempre bajo supervisión médica.

Tratamiento de la cistitis

Otras alternativas en el tratamiento

La administración de arándano rojo para combatir la cistitis es una alternativa en la prevención para las mujeres que lo sufren repetidamente y que no desean tomar una pauta antibiótica prolongada.

Su efecto preventivo en las cistitis recurrentes se debe a su capacidad de disminuir la unión de los gérmenes (E. coli y otros) a la pared de la vejiga.

El uso de probióticos por vía oral (cápsulas) “Lactobacilos y Bifidobacterias” para la prevención de la infección urinaria es útil. Consiguen restablecer la flora vaginal y cada vez está ganando más aceptación.

Además, no hay que olvidar que los antibióticos que se toman para tratar las infecciones urinarias eliminan flora intestinal beneficiosa.

Recientemente han aparecido combinaciones de productos con una mezcla de probióticos intestinales, vaginales y arándano rojo cuyos beneficios parecen ser mayores y más eficaces que cuando se utilizan los productos por separado.

Las vacunas pueden ser útiles en pacientes con infecciones recurrentes y muchos factores de riesgo, en los que falla el tratamiento.

 

Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, desde el año 2013 hasta la actualidad trabajo como Medical Science liaison (MSL) en el departamento médico de Heel España. 
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info