Arándano Rojo y Cistitis – Prevención de Cistitis

Las infecciones urinarias son la segunda causa de consulta por patología infecciosa en atención primaria, después de las infecciones respiratorias. Por tanto, conocer el tratamiento más adecuado para esta patología es importante. Entre los remedios más conocidos se encuentra el arándano rojo. Pero ¿es realmente efectivo?

Síntomas de infecciones urinarias

Más del 50% de las mujeres presentarán al menos una infección urinaria en su vida. Y, un tercio de éstas, tendrán estas infecciones de manera repetitiva. Es decir, infecciones urinarias recurrentes.

Dentro de las infecciones urinarias, la más frecuente en la mujer es la cistitis. El término hace referencia a la inflamación de la vejiga urinaria, habitualmente de causa infecciosa.

Los síntomas más habituales son:

  • Sensación repentina de tener que orinar urgentemente.
  • Dolor-escozor al orinar.
  • Incontinencia.
  • Dolor en la zona del pubis.
  • No es frecuente que haya fiebre.
  • Se dan alteraciones en el color-olor de la orina, que se puede volver maloliente y sanguinolenta.

Es más común en mujeres

Cuando se habla de cistitis, se piensa habitualmente en mujeres. Realmente no es una patología exclusiva de las mujeres. Lo que sí es mucho más frecuente, alrededor de 50 veces más, en las mujeres que en los hombres. Esto es así por una sencilla razón anatómica. El aparato urinario está libre de microorganismos en casi todo su recorrido, excepto en su tramo más externo (la uretra).

La cistitis es 50 veces más frecuente en mujeres que en hombres.

Es aquí donde pueden anidar bacterias propias de la piel circundante o del tracto digestivo. La uretra en la mujer es mucho más corta que en el hombre. Por ello, estas bacterias son capaces de ascender por la uretra y llegar hasta la vejiga mucho más fácilmente, produciendo la infección.

Arándano rojo como prevención de la cistitis

Cuando las bacterias se encuentran en la uretra y la vejiga, es donde puede actuar el arándano rojo como coadyuvante del antibiótico. O, en caso de que aun no haya presencia bacteriana, actuará como preventivo.

Efecto positivo del arándano rojo en la prevención de cistitis- HeelEspañaEn realidad, aunque se hable en general de arándanos rojos, en este caso, hay que referirse al arándano rojo americano (Vaccinium macrocarpon). Esta especie de arándano es la que presenta una mayor concentración de un principio activo llamado proantocianidina (PAC) tipo A, que es realmente el componente que tiene el efecto positivo en la prevención de las cistitis.

Esta sustancia actúa contra los órganos que la E. Coli utiliza como anclajes en la pared de la uretra impidiendo su adhesión. De este modo, la bacteria es arrastrada por la orina y eliminada, impidiendo que la bacteria llegue a la vejiga y, por tanto, el desarrollo de la cistitis.

Junto con la toma de extracto de arándano rojo, en concreto el americano, se recomienda una buena hidratación. Este hecho aumentará la cantidad de orina que se elimina y, por tanto, potenciará el mecanismo de arrastre de las bacterias al exterior.

¿Hay estudios en contra de los arándanos rojos?

Últimamente se está poniendo en entredicho la efectividad de los arándanos rojos en el tratamiento y la prevención de la cistitis. Esto se debe a que se publicó un artículo en el que destacaba una conclusión. Y era que no se había encontrado diferencias entre la toma de arándano y la de placebo (sustancia sin actividad) en la prevención y tratamiento de las cistitis.
arandano rojo y cistitis

Realmente, este artículo es lo que en Medicina se llama una revisión sistemática. Es decir, se revisan los estudios que haya publicados hasta el momento sobre un tema concreto y se llega a una conclusión final. El problema es que estos estudios son diferentes entre sí y no siempre pueden homogeneizarse totalmente.

En este caso, algunos de estos estudios habían utilizado jugo de arándanos y, otros, cápsulas de extracto y otros comprimidos. Además de las distintas presentaciones y las distintas formas del preparado, también las dosis eran diferentes, por lo que las conclusiones hay que relativizarlas.

Otros estudios previos sí avalan el uso de extracto de arándano rojo americano como tratamiento y prevención de las cistitis, siempre que la dosis diaria de proantocianidinas sea la adecuada. Las recomendaciones indican que la dosis diaria debe estar entre 36 y 72 mg diarios. Lo habitual es utilizar dosis de 75-100 mg por día.
No obstante, el uso de arándanos rojos en cistitis debe entenderse siempre o como preventivo o como coadyuvante del antibiótico en caso de infección. Nunca como sustitutivo del antibiótico.

¿Qué papel juega la E. coli en las cistitis de la mujer?

La bacteria Escherichia coli (E.coli) es el patógeno más frecuente en las cistitis de las mujeres de 18 a 65 años. La E. Coli es una bacteria que habita normalmente en el intestino humano. Cuando se encuentra en baja cantidad no produce patología. Pero si consigue aumentar su población, entonces puede producir diferentes patologías, la más habitual, la gastroenteritis. Las bacterias intestinales beneficiosas (microbiota intestinal) que habitan en nuestro intestino, se encargan de controlar la población de E. Coli y otras bacterias patógenas, impidiendo que produzcan patologías.

La E.coli es el patógeno más frecuente en las cistitis de las mujeres de 18 a 65 años.

Cuando este equilibrio se altera, la bacteria nociva puede proliferar y, como hemos dicho, causar gastroenteritis. Pero, en otras ocasiones, puede migrar desde el orificio anal hasta la uretra, ascender por ella y producir esta infección urinaria.

La distancia entre los orificios anal y uretral es relativamente grande para una bacteria y, en medio del camino, se encuentra la vagina. La vagina está colonizada por bacterias beneficiosas que producen sustancias ácidas. La E. Coli es muy sensible a la acidez. Por ello, si la microbiota vaginal se encuentra en equilibrio, la vagina actuará como un obstáculo en el camino de migración de la E. Coli hasta la uretra. Si la vagina no se encuentra en las condiciones adecuadas de acidez, se favorecerá el paso de la bacteria patógena hasta la vejiga.

Si finalmente, la bacteria patógena, es capaz de llegar hasta la uretra, ascenderá por ella y llegará a la vejiga. Aun así, no siempre se producirá la cistitis, puesto que normalmente estas bacterias son eliminadas por el flujo y las propiedades antibacterianas de la orina, cuando éstas están en la uretra. Si las bacterias no fueran eliminadas, podrían alcanzar la vejiga, iniciándose entonces la colonización. ¿Y esto qué es? La bacteria se multiplica en la vejiga, produciendo la patología y los síntomas típicos.

 

Prevención de la cistitis con arándanos rojos - HeelProbiotics - HeelEspaña
Infección de orina y arándanos rojos – HeelProbiotics – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *