6 hábitos que alteran tu flora intestinal

Cada vez escuchamos con más frecuencia lo importante que es cuidar nuestra flora intestinal. Su estudio y conocimiento es cada vez más trascendente hasta el punto de ser considerada, en la actualidad, como un nuevo órgano con una marcada influencia en nuestro estado de salud.

Tener la flora intestinal alterada puede favorecer la aparición de enfermedades. Y es que existen factores o hábitos que dañan la microbiota intestinal entre los que podemos destacar la dieta, el estilo de vida, factores emocionales y otros aspectos de nuestro hábitat.

¿Por qué tengo la flora intestinal alterada? - HeelProbiotics - HeelEspaña
¿Cómo reparar la flora intetinal alterada? – HeelProbiotics – HeelEspaña

¿Qué malos hábitos consiguen que tengamos una flora intestinal alterada?

  • Dieta desequilibrada. Es importante mantener una alimentación sana y equilibrada, así conseguiremos mantener un estado de salud óptimo. Los malos hábitos alimenticios, que han ido empeorando con el paso de los años, tienen un importante impacto negativo para nuestra salud.
  • No dormir las horas suficientes durante la noche. El sueño reparador es fundamental para la reparación y recuperación del organismo.
  • No controlar el estrés. Este se puede manifestar tanto a nivel físico como emocional. Ansiedad, cansancio, estreñimiento o diarrea o dolores de cabeza son algunas de sus consecuencias.
  • No realizar ejercicio físico. Está demostrado que practicar ejercicio de manera regular contribuye a mantener una buena salud y a prevenir ciertas enfermedades.
  • No mantener una higiene adecuada, sobre todo de manos. Lavarse las manos con frecuencia es muy importante, sobre todo antes de las comidas y después de ir al baño.
  • Toma de antibióticos o antiinflamatorios. Todos los medicamentos son apropiados en su justa medida. Pero, el sobreuso de éstos, también puede tener consecuencias negativas. Por eso es muy importante evitar la automedicación.

¿Por qué es importante no alterar la flora?

Principalmente porque si la tenemos alterada, ésta no podrá ejercer su principal función de manera eficaz. La principal función de la flora intestinal es de protección y favorece la respuesta inmunitaria, consiguiendo con ello reducir el riesgo de infecciones. Las bacterias que habitan en nuestra flora intestinal son las encargadas de cooperar con nuestro organismo en:

  • La defensa de ciertas enfermedades.
  • Tomar parte en los procesos de digestión, absorción y síntesis de muchos nutrientes.
  • Suministrar a nuestro cuerpo diversos componentes que pueden ayudar a mantener el estado de salud. O, por el contrario, alterar el equilibrio de los procesos fisiológicos normales.

La dieta mejora nuestra flora intestinal

En base al conocimiento actual, el consejo dietético debería acercarse a un perfil alimentario a base de alimentos de origen vegetal de temporada. En concreto, frutas, verduras, frutos rojos, frutos secos naturales, cereales y productos derivados elaborados con harinas de grano entero. Esto cobra mucha importancia si tenemos nuestra flora intestinal alterada.

Tienen interés las dietas bajas en grasa, priorizando el consumo de aceite de oliva virgen extra de extracción en frío. La carne roja es recomendable consumirla de manera moderada al igual que las carnes procesadas o los alimentos con un elevado contenido en azúcar, sal o grasas saturadas. Por otro lado, se debe priorizar el consumo de legumbres, carnes blancas, pescado fresco, huevos y otras fuentes de proteínas de origen vegetal.

Además de la dieta, ¿cómo podemos mejorar nuestra microbiota intestinal?

Si sabemos que tenemos la flora alterada podemos, fundamentalmente, modificar la dieta ya que es el sustrato fundamental que permite modular el estatus de la microbiota intestinal. Junto con la alimentación convencional, determinados componentes con acción prebiótica, probiótica o simbiótica pueden ser buenos aliados a la hora de mejorar el perfil de la flora intestinal.

De manera especial, podremos conseguir con la toma de probióticos, ayudar a la reversión de las alteraciones que pudieran deberse a los malos hábitos que hemos mencionado anteriormente. En este sentido hablamos de consumo de determinados fármacos, dietas inapropiadas, tóxicos específicos o situaciones de estrés.

Por tanto las formulaciones con probióticos, prebióticos y algunos micronutrientes complementarios son una opción eficaz en un amplio elenco de situaciones de salud de interés en otras etapas de la vida. Estos productos son complementarios a los protocolos terapéuticos establecidos y deben estar supervisados por el médico o profesional de la salud.

Flora intestinal alterada: causas - HeelProbiotics - HeelEspaña
Raparar la flora intestinal dañada – HeelProbiotics – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *