Así afecta el consumo de alcohol a nuestro sueño

El sueño es necesario para una vida sana y equilibrada. El ser humano invierte, por término medio, un tercio de su vida en dormir.

Dormir es una actividad necesaria, porque con ella se restablece el equilibrio físico y psicológico básico de las personas.

Es importante tener unos hábitos de vida saludables y equilibrados para poder disfrutar de un cómodo y reconstituyente sueño. El consumo de alcohol nunca es un buen hábito. Y, para dormir, como veremos, también es perjudicial.

¿El consumo de alcohol perjudica a la calidad de nuestro sueño?

Consumo de alcohol: perjudicial para el sueño - HeelEspaña

Los malos hábitos impiden el descanso y pueden provocar una inadecuada calidad de nuestro sueño. Entre estos hábitos perjudiciales encontramos la ingesta de alcohol. Es por ello que nos debemos hacer la esta pregunta.

El consumo de alcohol, tabaco y juego ha aumentado de forma notable en España. Son datos preocupantes.

Los abusos de este tipo de sustancias y hábitos, afectan a nuestra salud en el ámbito físico, emocional y psicológico, conllevando alteraciones y graves consecuencias a corto y largo plazo. Tampoco se escapa a estas consecuencias la calidad del sueño.

¿Qué cambios suceden en nuestro sueño cuándo tomamos alcohol?

Uno de los primeros cambios que se producen es el aumento de la noradrenalina (sustancia neurotransmisora) que aumenta los sentimientos de euforia, excitación, y el estado de alerta de forma general.

El alcohol, al principio, te hace sentir bien y debido a esta sensación placentera decidimos algunas veces tomar una copa. Al dejar de beber, esas sensaciones comienzan a desaparecer y se sustituyen por la relajación y la fatiga, a veces confusión o depresión.

Además, la temperatura corporal comienza a descender, situación completamente normal que ocurre cuando nos estamos acercando al sueño. El organismo comienza a tener la necesidad de dormir y es más fácil que puedas conciliar el sueño rápidamente.

Por tanto, al beber alcohol aceleramos el inicio del sueño, lo que significa que nos quedamos dormidos más rápidamente. Y, además, nos dormimos de forma más profunda. Esta situación es parecida a la que acontece con la toma de algunos medicamentos antidepresivos.

 

¿Y si el consumo es moderado?

Cuando se bebe alcohol el sueño es más profundo, aunque te despiertes a la misma hora. Pero hay que decir que no te sientes tan relajado y descansado.

Esta serie de acontecimientos ocurren incluso con la ingesta de pequeñas cantidades de alcohol. No se puede hablar de un efecto resaca pero si podemos encontrar, en muchos casos, cierto grado de confusión.

Así afecta el consumo de alcohol a nuestro sueño: amigos bebiendo alcohol heelespana - HeelEspañaDesde hace tiempo se conoce la influencia del alcohol en nuestro sueño y descanso. Claro está, hablamos del abuso del alcohol, ya que, el consumo moderado de alcohol no altera la conciliación del sueño pero se debe tener en cuenta que existe un límite.

Las personas que casualmente toman una copa cuando salen no deben preocuparse.

La mayoría de las investigaciones sugieren que una copa puede ayudar a conciliar el sueño sin causar alteraciones graves del sueño.

Recordando una célebre frase de un investigador americano sobre el alcohol, “Cuando tomas un sorbo de una bebida, ésta encuentra su camino entre el torrente sanguíneo y el cerebro en 15 minutos y una vez que llegue a su cerebro, el alcohol provoca ‘una cascada’ de cambios químicos”.

Alcohol y sueño

¿Por qué cuesta tanto dormir del tirón tras beber alcohol? - HeelEspaña

El alcohol produce una serie de alteraciones en el sueño profundo y reparador. Según algunas publicaciones prestigiosas, el alcohol afecta a la fase de sueño REM (Rapid Eyes Movements -Movimientos Rápidos de Ojos) o etapa de sueño paradójico.

La etapa de sueño REM ocupa un 25% de nuestro ciclo del sueño. Durante la fase de sueño REM la actividad cerebral es muy alta, pero nuestros músculos se encuentran bloqueados.

Es la fase en la que soñamos (ensoñaciones) y captamos información del exterior (capacidad de almacenaje o memoria). Nuestra actividad cerebral es semejante a la de la vigilia. El registro del EEG muestra ondas cerebrales de tipo theta. En esta etapa, el ritmo cardíaco y la presión arterial aumentan, al igual que el movimiento de los ojos.

Según algunos autores, el alcohol es un supresor de la fase REM. Así que, cuanto más alcohol consumimos, menos fase REM tenemos. Y esto hace que los ciclos normales del sueño se alteren.

Ingesta de alcohol y perturbación del sueño

Así afecta el consumo de alcohol a nuestro sueño: consumo alcohol heelespana 2 - HeelEspaña

Se han realizado numerosas investigaciones sobre la influencia del alcohol en la calidad del sueño. En ellas se ha encontrado que, cuando medimos la actividad cerebral de personas que han bebido alcohol antes de dormir, durante el sueño de estas personas se produce un aumento de la actividad cerebral alfa (frontal) que muestra cierta perturbación del sueño.

Durante el sueño normal, el cerebro desciende lentamente a etapas más y más profundas de sueño a medida que avanza la noche. Pero según estudios realizados, el alcohol provoca que el cerebro entre en etapas de sueño más profundas de forma más rápida. Pero esto no es una situación adecuada. A mitad de la noche, el cerebro retrocede a etapas más ligeras del sueño y el resultado final es un descanso poco reparador.

Las personas que consumen alcohol se levantan más cansados, con dolores de cabeza o musculares y mal estado de ánimo. Estas personas se despiertan durante la noche, se mueven se giran y duermen mal en las primeras horas después de beber.

El sueño se fragmenta en la segunda mitad de la noche, se despierta con los ojos abiertos y entonces aparece la imposibilidad de volver a dormirse.

Qué alteraciones provoca el consumo de alcohol

El alcohol además de afectar a la calidad del sueño, provoca numerosas alteraciones a distintos niveles. El consumo prolongado de alcohol aumenta sus probabilidades de:

  • Posibilidad de sangrado a nivel del estómago o esófago. Podemos hablar de hemorragias.
  • Inflamación del páncreas. La pancreatitis.
  • Daño al hígado. Incluso, hepatopatía grave y cáncer.
  • Desnutrición.
  • Aumento de la presión arterial.
  • Problemas cardiacos. Alteraciones de las coronarias.
  • Pérdida de memoria, capacidad de razonamiento y comportamiento.
  • Perdida de sensibilidad al dolor, entumecimiento o hormigueos por alteración nerviosa.
  • Dificultad para orinar, goteo al orinar, etc.

La piel también sufre por el consumo de alcohol

La ingesta de alcohol, en grandes cantidades, provoca un envejecimiento prematuro de la piel. Causa adelgazamiento de la misma y aumento de la red de vasos sanguíneos en el rostro, sobre todo en las mejillas. Y ello desencadena las típicas manchas rojas en la cara. Es muy frecuente también la aparición de acné.

Así afecta el consumo de alcohol a nuestro sueño: envejecimiento piel heelespana - HeelEspaña

La piel madura sufre, de forma más intensa, los efectos del consumo de alcohol ya que, para el metabolismo del alcohol se necesita altas cantidades de agua que pueden provocar deshidratación intensa de la piel. Es decir, se intensifican las arrugas y pueden aparecer picores y sequedad (eczema).

Consumo de alcohol: consecuencias para nuestro sueño - HeelEspaña
Qué nos pasa si bebemos demasiado – HeelEspaña
Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, con calificación de sobresaliente y, desde el año 2013 hasta la actualidad trabajo como Medical Science liaison (MSL) en el departamento médico de Heel España. 
Más información >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorias:
Descanso sano