¿Cómo afecta el calor y la humedad a la piel en verano?

En el verano, la exposición de nuestro cuerpo a los rayos solares es mayor y más directa. El sol, aunque tiene efectos beneficiosos y positivos en nuestro organismo como por ejemplo, en el estado de ánimo, conviene recordar que en esta época el calor y la humedad en la piel pueden provocar reacciones e intensificar otros problemas existentes.

Muchas afecciones de la piel en verano son causadas por el calor que altera, de algún modo, el equilibrio de la dermis. Pero el sol no es el único culpable. Hay otras sustancias irritantes que pueden provocar reacciones en la piel como los insectos, los hongos, las bacterias o los rayos UVA.

Efectos del sol en nuestra piel

Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV), un 65% de los jóvenes entre 12 y 18 años ha sufrido quemaduras en la piel y un 55% de los adultos ha sufrido a lo largo de su vida quemaduras con ampollas provocadas por el sol.

Esto se debe al desconocimiento en la importancia del uso del protector solar.

¿Qué es el factor de protección?

¿Cómo afecta el calor y la humedad a la piel en verano?: hombre poniendo crema sol espalda - HeelEspaña

El factor de protección solar (FPS) indica el tiempo que se puede permanecer expuesto al sol sin que se produzcan quemaduras solares. Por ejemplo, un factor de protección de 15 indica que los efectos que tendrá la exposición sobre la piel durante 15 minutos serán igual a la que se produzca durante un minuto sin protección.

Si se quiere permanecer al sol durante más tiempo sin riesgo de quemaduras habrá que aplicar una crema protectora con un factor de protección mayor y repetir su aplicación con frecuencia.

Hay factores que influyen en la eficacia de la crema de protección solar. Y es que el contacto con el agua, la sudoración o la arena de la playa hacen disminuir su eficacia. Por tanto, los expertos recomiendan aplicar la crema sobre la piel, al menos, cada dos horas.

Recomendaciones para proteger tu piel de los rayos del sol

Hay que seguir advirtiendo de los peligros derivados de una larga exposición solar. Porque la piel tiene memoria y las secuelas pueden ser visibles a largo plazo. Por ello, es conveniente seguir una serie de recomendaciones de cara a la temporada estival:

  • Evitar la exposición al sol entre las 12 y las 16 horas.
  • Evita las largas exposiciones al sol.
  • Siempre hay que utilizar los fotoprotectores, incluso en los días nublados.
  • Protege tu piel con ropa y, en la cabeza, siempre sombrero.
  • La arena, hierba o el agua reflejan los rayos solares. Cuando vayas a la playa o a la piscina, por tanto, utiliza un factor de protección más alto.
  • También es importante proteger los labios con barras de protección solar.
  • Utiliza gafas de sol que absorban el 100% de las radiaciones ultravioletas. Y, por supuesto, que cuenten con la garantía de calidad CE.

¿Cómo cuidar la piel en verano y evitar que el calor y la humedad en la piel la alteren?

Recomendaciones para que el calor y la humedad en la piel no cause problemas

Lo fundamental es la prevención. Es básico, en esta época, aumentar los cuidados. Hay que seguir una serie de consejos, con los que podremos evitar los efectos nocivos del calor y la humedad en la piel. Destacamos, entre otros:

  • Tomar mucha agua. En cualquier época del año siempre es bueno y recomendable hidratarse. Pero en verano hay tomar mayor cantidad a lo largo del día para evitar una posible deshidratación.
  • Evita ir sin sandalias o zapatos en zonas comunes como en las piscinas, chiringuitos o baños públicos. Si lo haces, estarás exponiendo a tus pies a bacterias y hongos que pueden provocar infecciones producidas por hongos como el pie de atleta.
  • Ducharse después de bañarse en la playa o en la piscina.
  • Evita la ropa sintética y ajustada. La ropa de algodón es la mejor para esta temporada. Es un tejido fresco y cómodo para la piel.
  • Para la depilación, utiliza métodos menos agresivos. Pero, sobre todo, lo más importante y recomendable es la aplicación de productos que hidraten nuestra piel para evitar que se dañe. Geles que contengan caléndula pueden ser una solución y alivio para la posible irritación que padece la piel tras la depilación.

¿Cómo afecta la humedad a nuestra piel?

Cierta humedad puede ser buena para nuestra piel. Le aporta suavidad e hidratación. En cambio, en verano y en ciertas zonas costeras, la humedad del aire puede alcanzar un 50 por ciento o más. Esto provoca sudor y, como consecuencia, picor o erupciones en la piel.

El sudor provoca irritación, prurito y una erupción que se caracteriza por pequeños nódulos o ampollas diminutas. Incluso, estos nódulos pueden causar dolor.

Lo más importante para evitar estas erupciones cutáneas por el calor es mantener la piel seca. Por tanto, es interesante utilizar prendas de vestir de algodón, hilo u otras fibras naturales que absorben el sudor y evitar que la piel se mantenga húmeda. Pueden utilizarse ciertas cremas o lociones que ayudan a aliviar el picor.

¿Cómo afecta el calor a la piel?

La pérdida de agua por el calor y las altas temperaturas provoca que nuestra piel esté deshidratada y seca. Esto hace que nuestra piel se muestre tirante e irritada. Incluso, en ciertas zonas costeras, la humedad es mucho mayor y las zonas de roce de nuestro cuerpo, como pueden ser las axilas o debajo del pecho, pueden experimentar cierta irritación.

Inconvenientes del calor y la humedad en la piel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *