Cómo cuidar la piel y evitar problemas cutáneos

Se puede decir que la piel es la frontera del organismo con el medio externo. Su función primordial es la adaptación y conexión del individuo con el medio ambiente. Dicho contacto puede provocar lesiones y problemas cutáneos.

Los más frecuentes son las dermatitis y dermatosis con síntomas como enrojecimiento, hinchazón, ardor o picor.

Por tanto, es necesario conocer las pautas para cuidar la piel y conseguir alejar estos síntomas tan molestos.

Consejos para tener una piel saludable

Estado de la piel: indicador de enfermedades

Al estar en contacto con el exterior, nuestra piel es la que nos protege del frío, del calor, de las bacterias, elimina residuos a través del sudor y controla la temperatura del cuerpo.

La piel es capaz de reflejar nuestra salud física y avisarnos de enfermedades por la aparición de granitos, cambios de color, dolor o sangrado.

Hay que estar atentos a todas esas manifestaciones para actuar lo antes posible. Pero, si nos avisa de enfermedades internas, también la piel “se queja” y sufre sus propias enfermedades. Hablamos de:

  • Infecciones víricas
  • Eczemas
  • Psoriasis
  • Acné
  • Urticaria
  • Lunares

¿Sabes cómo cuidar la piel?

Existen una serie de hábitos de vida adecuados y saludables que son esenciales para para lucir una piel sana. Existen una serie de consejos para cuidar la piel que no son un secreto pero conviene recordar:

  • Come de forma sana, equilibrada y variada.
  • Evita los cambios rápidos de peso. Provoca una distensión de la piel que es más difícil de recuperar a medida que envejecemos.
  • Deja de fumar. Son muchas las razones para dejar este mal vicio. El tabaco produce grandes cantidades de radicales libres y esto provoca el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de arrugas.
  • Bebe 2 litros de agua al día para mantener la piel hidratada.
  • Descansa lo suficiente.
  • Practica deporte.
  • Evita el estrés.
  • Protege tu piel del sol. Es el causante de la aparición de arrugas y de manchas. De hecho, el mayor riesgo para la piel es el exceso de luz solar. Sequedad o quemaduras son las lesiones que pueden ocurrir con el exceso de sol pero, a largo plazo, puede provocar además envejecimiento prematuro o, incluso, cáncer de piel.

Consejos para cuidar la piel - HeelEspaña

Dermatitis atópica: patología común de la piel

Muchos son los problemas cutáneos que existen y que la población padece. De hecho, la incidencia de patologías de la piel ha aumentado de forma significativa durante los últimos años. Son enfermedades comunes que se presentan en todas las edades y, aproximadamente, afectan entre un 30 y un 70% de los individuos.

La dermatitis atópica al ser una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta al 20% de los adultos y casi al 3% de los niños.

Si tengo picor, ¿cómo cuidar la piel? - HeelEspaña

Aunque la prevalencia de la dermatitis atópica grave es baja, entre el 0,2 y el 0,5% de la población, es cierto que provoca grandes problemas a la persona que la sufre debido a los efectos que tiene en la piel y el intenso picor que genera. Además, la calidad de vida de estos pacientes se ve gravemente afectada.

 

La dermatitis atópica afecta al estado emocional y psicológico

Afecta al estado emocional, psicológico y social no solo de los pacientes afectados, sino de toda la familia. Especialmente el problema es mayor cuando la persona que la sufre es un niño. Y este hecho ocurre en la mayoría de los casos.

Si nos centramos en los principales síntomas de la enfermedad, el prurito y la aparición de lesiones típicas, ambos síntomas pueden afectar al estado emocional del paciente.

El prurito provoca irritabilidad, nerviosismo y trastornos del sueño.

Esto hace que los niños tengan un bajo rendimiento escolar, tanto derivado del estado de irritabilidad que les impide una buena concentración en clase, como del hecho de no haber dormido por la noche de manera adecuada.

Cómo cuidar la piel y evitar problemas cutáneos: chica picor mano - HeelEspaña

¿Cuáles son sus síntomas?

La dermatitis atópica se manifiesta con piel seca, enrojecimiento e inflamación de la piel con cuadros intensos de picor. No es raro encontrar lesiones por sobreinfección por hongos, virus y bacterias.

En los adultos, esta enfermedad se manifiesta con placas de piel engrosada, que se localizan principalmente en la nuca, caras laterales del cuello, flexura de extremidades y dorso de muñecas. También puede aparecer eccema en las caras laterales de dedos, plantas y palmas y nódulos en brazos y piernas.

¿Cuál es la mejor crema para cuidar la piel con dermatitis atópica?

Los emolientes son imprescindibles en el tratamiento de la dermatitis atópica para mantener la piel hidratada. Normalmente, pasado un tiempo de uso, la piel del paciente se acostumbra y es recomendable cambiar de producto para que éste sea lo más efectivo posible. En el campo de los emolientes no existen grandes novedades en la actualidad.

Cómo cuidar la piel y evitar problemas cutáneos: crema cuidar piel heelespana - HeelEspaña

También existen cremas de tratamiento de la dermatitis atópica sin corticoides. Son cremas a base de ingredientes naturales que actúan sobre los síntomas principales de la dermatitis atópica como el picor, la inflamación y la xerosis o piel seca. Uno de los ingredientes más novedoso en este campo es la ectoína.

La ectoína ha demostrado tener capacidad regeneradora del daño causado por las agresiones externas a la piel.

Su capacidad de atracción de moléculas de agua es muy superior a la de otros componentes, favoreciendo así la hidratación de la piel.

Estas cremas a base de ectoína, junto con otros componentes (corteza avellano, crema lamelar con ceramidas, etc) pueden actuar como protectores para cuidar la piel. Ayudan a restaurar y mantener la capa externa de la piel, disminuyendo la inflamación, prurito y la pérdida de agua transepidérmica.

Este tipo de cremas se puede utilizar en caso de dermatitis que cursan con inflamación, picor y sequedad, cuando no sea estrictamente necesaria la utilización de corticoides tópicos. O, también, puede utilizarse como coadyuvante a tratamiento con corticoides tópicos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *