Cistitis | Mitos y verdades

La cistitis es una patología frecuente en las consultas de atención primaria. Por ello, se maneja mucha información que no siempre resulta del todo cierta.

Por ese motivo, vamos a hablar de cistitis, los mitos y verdades que se esconden sobre esta patología.

Todo lo que hay que saber sobre la cistitis

Todo lo que hay que saber sobre la cistitis, los mitos y verdades - HeelEspaña

Es la inflamación de la vejiga producida por la infección de una bacteria, virus, o hongo.

Entre los principales síntomas de infección de orina destaca la urgencia y aumento de la frecuencia para orinar, molestias o quemazón al orinar, color turbio o anormal de la orina. Raramente aparece fiebre o escalofríos y puede aparecer sangre en la orina.

Aproximadamente la mitad de las mujeres presentarán, al menos, un episodio de cistitis en su vida. Y, aproximadamente, un tercio de las mujeres afectadas, presentarán recurrencias.

Mecanismos de defensa de la mujer

Si la mujer afectada mantiene sus mecanismos de defensa intactos y no presenta enfermedades que afecten al sistema genito-urinario, las infecciones no se complican y la mayoría se resuelven sin mayor problema. En algunos casos las cistitis se complican y pueden afectar al riñón provocando una enfermedad grave como la pielonefritis.

La simple presencia de bacterias en la orina no es suficiente para que se origine una cistitis, sino que va a depender de la interacción entre el microorganismo y el huésped.

En el caso de las mujeres existen importantes mecanismos de defensa. Algunos son el flujo normal de orina, flujo vaginal adecuado, estado hormonal de la mujer, pH vaginal, estado inmunitario o el pH urinario. Todo ello van a condicionar el establecimiento de una infección.

Qué es la cistitis, los mitos y verdades - HeelEspaña

Existen algunos factores que van a favorecer la infección, como la edad, el sexo, las relaciones sexuales y la higiene inadecuada, junto a otros anatómicos, metabólicos y por uso de fármacos. El embarazo, la diabetes, la litiasis y el uso de catéteres vesicales son situaciones de riesgo en la aparición de una cistitis. Por otra parte, es importante la virulencia del microorganismo.

La mayoría de las cistitis son producidas por bacterias procedentes del intestino, en concreto en un 80% o más son producidas por Escherichia coli, que tras su salida del ano, contaminan la región vaginal y alrededor de la uretra de la mujer, a partir de aquí pueden acceder a la vejiga urinaria. La infección se desarrolla con mayor frecuencia en la vejiga, pero a veces puede propagarse a los riñones.

En la mujer sana, el mecanismo defensivo fundamental frente a la cistitis es la protección vaginal que se debe a la presencia de bacterias beneficiosas (lactobacilos), que son los gérmenes más frecuentes a nivel de la vagina. Los lactobacilos favorecen la presencia de un pH vaginal ácido que evita la adhesión y crecimiento de posibles patógenos. Por tanto, los lactobacilos representan una barrera defensiva para la mujer frente a la cistitis.

Todo sobre la cistitis, los mitos y verdades

Cistitis | Mitos y verdades: cistitis mitos verdades heelespana 2 - HeelEspaña

Hemos visto algunos factores que favorecen la llegada de las bacterias a la vejiga. Sin embargo existen algunas creencias falsas sobre la influencia de otros factores:

  • No es verdad que bañarse en playas, piscinas o baños ocasione cistitis. La humedad y la temperatura son los factores que pueden influir en la aparición de cistitis no el baño.
  • La cistitis no es una enfermedad de transmisión sexual. Las relaciones sexuales favorecen la aparición de cistitis sobre todo de repetición, ya que durante la relación sexual se favorece la llegada de bacterias a la uretra dada la cercanía de las estructuras anatómicas femeninas.
  • La falta de higiene como tal no aumenta el riesgo de aparición de cistitis. Pero, eso sí, mantener una higiene inadecuada puede aumentar el riesgo. Es el caso de no limpiarse adecuadamente en el sentido correcto cuando la mujer va al baño. O, también, utilizar jabones con pH inadecuado. El exceso de higiene es también un factor de riesgo de cistitis ya que evitamos la función protectora de los lactobacilos vaginales.

Existen más situaciones que también se trata de creencias falsas. Destaca que la ingesta de ciertos alimentos  pueden provocar o no la cistitis. O que se puede prevenir la cistitis utilizando aplicación de yogurt natural en la región intima de la mujer.

¿Cómo prevenir la cistitis?

La eficacia del arándano rojo en la prevención de las infecciones urinarias está relacionada con sus propiedades antiadherentes. Los arándanos tienen dos compuestos con propiedades antiadherentes muy marcadas, lo que dificulta que las bacterias y, sobre todo, las E. Coli, se adhieran a las células epiteliales de la vejiga y el tracto urinario.

Sin embargo, la ingesta de arándanos no es la única medida de prevención. Se deben tener en cuenta una serie consejos generales que pueden ser útiles a la hora de prevenir las infecciones:

  • Beber abundantes líquidos, al menos dos litros de agua al día.
  • Cambiarse de ropa después de bañarse sobre todo en aquellas mujeres que presentan cistitis de repetición.
  • La persona en su higiene se debe limpiar en el sentido correcto. Es decir de la vejiga al ano (de delante hacia atrás), y no al revés. Y es que, de este modo, se transmiten las bacterias del ano a la vagina, de ahí colonizan la uretra y surge la infección.
  • No aguantar las ganas de orinar, ya que, con esta maniobra se produce residuos de orina en la vejiga.
  • Se debe intentar orinar tras tener relaciones sexuales.
  • No se debería utilizar las duchas vaginales.
  • Se debe tener cuidado con algunos métodos anticonceptivos, como preservativos, cremas espermicidas o el diafragma. Y no se deben recomendar en personas propensas a padecer infecciones urinarias.
  • No llevar prendas ajustadas y apretadas, ya que, contribuyen a la aparición de cistitis. Es mejor utilizar prensa sueltas y que permitan la transpiración sobre todo en las épocas de calor.
  • Evitar el estreñimiento porque esta situación dada la proximidad del ano con el aparato urogenital, facilita la infección de orina.

¿Cómo se trata la cistitis?

Lo más importante ante la sospecha de una posible cistitis es acudir al médico.

Normalmente tras el diagnóstico correcto de cistitis y habiendo investigado la causa, el tratamiento de la cistitis consistirá en la utilización de las medidas anteriormente referidas y la utilización de medicamentos tales como: antibióticos, análgésicos, antitérmicos según cada caso.

La duración del tratamiento de una cistitis en la mujer puede extenderse de 2 a 4 días salvo gérmenes más agresivos en cuyo caso el tratamiento se puede prolongar una semana. Los síntomas de una cistitis en la mayoría de los casos desaparecen al cabo de 24 a 48 horas después de que comience el tratamiento. En las cistitis recurrentes o de repetición probablemente el médico realizará un cultivo de orina para su diagnóstico.

De forma general, las infecciones del tracto urinario recurrentes se tratan mediante el uso de antibióticos de forma preventiva pero durante al menos 1 semana.

Prevención: arándano rojo y probióticos

La administración de arándanos es una alternativa en la prevención de las cistitis recurrentes para las mujeres que no desean tomar un antibiótico de forma prolongada. Su efecto preventivo en las cistitis recurrentes se debe a su capacidad de disminuir la unión de los gérmenes (E. coli y otros) a la pared de la vejiga.

El uso de probióticos por vía oral (cápsulas) a base de Lactobacilos y Bifidobacterias para la prevención de la infección urinaria es útil, ya que, restablece la flora vaginal e intestinal.

Además, no hay que olvidar que los antibióticos que se toman para tratar las infecciones urinarias eliminan una parte importante de la flora intestinal beneficiosa.

Recientemente han aparecido combinaciones de productos con una mezcla de probióticos intestinales, vaginales y arándano rojo. Los beneficios parecen ser mayores que cuando se utilizan los productos por separado.

Conoce la cistitis, los mitos y verdades

 

Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, con calificación de sobresaliente y, desde el año 2013 hasta la actualidad trabajo como Medical Science liaison (MSL) en el departamento médico de Heel España. 
Más información >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *