Cómo mantener a raya bacterias y virus

Nuestro organismo debe convivir con bacterias y virus. Cuando llega el invierno y las temperaturas descienden, aparecen las enfermedades más frecuentes en esta época del año provocadas por estos microorganismos infecciosos.

Las patologías más comunes son aquellas que afectan a las vías respiratorias como la gripe, catarros o faringitis.

Una gran línea de defensa es nuestro sistema inmunológico. En el caso de que nuestras defensas estén debilitadas, no podrán parar la infección y caeremos enfermos. Sin embargo, podemos mejorar e incluso reforzar nuestro sistema inmunológico.

diferencias entre virus y bacterias

¿Cuáles son los virus de invierno más comunes?

Las infecciones pueden afectar a las vías respiratorias altas (nariz, garganta, tráquea) o a las vías bajas, es decir, a los pulmones. Las infecciones respiratorias altas son las más comunes y suelen ser contagiosas, principalmente las causadas por virus que son fácilmente propagadas en sitios con aglomeraciones de personas.

Gripe

La gripe es una infección vírica provocada por el virus de la influenza que afecta principalmente a las vías respiratorias y se contagia muy fácilmente.
Es una de las enfermedades más frecuentes y sus síntomas son fiebre alta (más de 38.5 grados), dolor de cabeza, cansancio, tos y mucosidad.

En algunos casos se tiene, malestar general, dolor muscular e, incluso, abdominal. En los niños es frecuente que haya pérdida de apetito e irritabilidad.

gripe, el virus mas común

Faringitis

La faringitis es la inflamación de la faringe ocasionada por la infección de un virus o una bacteria. Durante la época invernal son más frecuentes las faringitis de origen viral. En cambio, las de tipo bacteriano suelen incrementarse en el cambio de estaciones, sobre todo en primavera.

Las faringitis de origen bacteriano más frecuentes son las faringitis producidas por estreptococo. Esta bacteria produce una rápida irritación de garganta y dolor muy intenso, acompañado de fiebre alta de inicio brusco.

Resfriado común

El resfriado común es la enfermedad respiratoria más común en todo el mundo.

Los síntomas de un resfriado por lo general alcanzan su punto máximo a los 2 a 3 días y pueden incluir: estornudos, congestión nasal, moqueo, dolor de garganta, tos, goteo de mucosidad en la garganta (goteo postnasal) y lagrimeo. En algunas ocasiones puede aparecer la fiebre. Sin embargo, la mayoría de las personas resfriadas no tiene fiebre.

¿Cómo prevenir las enfermedades en invierno?

Tener un sistema inmune fuerte es uno de los elementos clave para disfrutar de una salud óptima. Y, para ello, es esencial incorporar ciertas estrategias.

Descanso: esencial para el sistema inmune

Es esencial dormir como mínimo 8 horas al día y procurar un sueño reparador para que nuestro organismo se encuentre en plenas facultades físicas y mentales. El sueño es un proceso biológico que ocupa la tercera parte de la vida del ser humano y es fundamental para regular nuestro sistema inmune.

Mientras dormimos, nuestro sistema defensivo aprovecha para regenerarse y fortalecerse, y se realizan funciones de eliminación de toxinas y gérmenes.

Diversos estudios científicos han determinado que no dormir bien de manera prolongada en el tiempo, afecta a los linfocitos T, cuyas funciones son parte importante del sistema inmunitario para luchar contra los agentes infecciosos.

 

descanso para un buen sistema inmune

 

Estas investigaciones también han establecido que las personas que duermen menos de siete horas al día son tres veces más propensas a resfriarse que las que duermen 8 horas o más.

Ejercicio físico: fortalece tus defensas

El ejercicio físico es un pilar fundamental para mantener un adecuado estado de salud. Por el contrario, el sedentarismo y la inactividad tienen consecuencias negativas.

Nuestro cuerpo está diseñado para estar en movimiento.

Por ello es importante incorporar el ejercicio físico como algo habitual en la vida diaria. Cada persona adoptará el más adecuado para su situación: caminar, correr, nadar, andar en bicicleta… Todo esto nos va a aportar grandes beneficios.

Alimentación saludable: un plus para nuestras defensas

El sistema inmunológico constituye la protección o defensa del organismo frente a las enfermedades sobre todo de tipo infeccioso provocadas por bacterias y virus.

Por esto, algunas sustancias que encontramos en los alimentos como son las vitaminas, los minerales y otros nutrientes son indispensables.

El tipo de alimentación que adoptamos a lo largo de nuestra vida determina el riesgo que existe de sufrir otras enfermedades de tipo crónico como son la diabetes, la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión entre otras.

Entre las pautas para una alimentación saludable se encuentra el tomar todos los días hortalizas, verduras y fruta (la pieza entera) que sean variadas y, preferiblemente, de temporada. Disminuye y/o elimina los productos ultraprocesados o alimentos industriales.

Es conveniente disminuir el azúcar y alimentos y bebidas que la contienen de forma añadida. No consumas margarinas, aceites hidrogenados y aceites vegetales refinados. Disminuye el consumo de carbohidratos refinados (pan, pasta y cereales) y productos elaborados con harinas refinadas.

 

alimentacion saludable para prevenir enfermedades

Medidas preventivas para evitar las infecciones respiratorias

Además del descanso, el ejercicio y la dieta que acabamos de ver, es muy importante y necesario que todos convirtamos en hábito las medidas que comprenden sencillos procedimientos de higiene, tanto personales como del entorno.

Destacamos, entre otras, estas acciones:

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o utilizar gel con base de alcohol.
  • Al toser o estornudar, cubrirse la nariz y boca con un pañuelo desechable o con el codo.
  • No tocarse la cara con las manos sucias, sobre todo la nariz, la boca y los ojos.
  • Limpiar y desinfectar superficies y objetos de uso común en: casas, oficinas, sitios cerrados, transporte o centros de reunión. Por supuesto, ventilar y permitir la entrada de luz solar.
  • Quedarse en casa cuando se tienen síntomas y acudir al médico si se presenta fiebre mayor a 38° C, dolor de cabeza, dolor de garganta o mucha congestión nasal.

Y, en invierno, también podemos adoptar estas medidas para evitar las bacterias y virus:

  • Evitar los cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire.
  • Es conveniente que te abrigues bien. Para ello puede resultarte muy útil utilizar gorro, guantes, bufanda (que te permite cubrir la nariz y la boca) y calcetines gruesos.
  • Es muy importante consumir alimentos y complementos ricos en vitamina C y D (frutas y verduras), así como abundantes líquidos. Con ello conseguirás reforzar las defensas de todos, pero especialmente de los niños y adultos mayores y, además, disminuir la incidencia de estas enfermedades respiratorias provocadas por bacterias y virus.
  • Cubre los lugares donde pueda haber corrientes de aire frío.
  • No permanezcas en lugares donde haya humo de cigarro y, desde luego, es mejor abstenerse de fumar.

Y, si ya sufres alguna enfermedad respiratoria infecciosa…

  • No te automediques.
  • Sigue las indicaciones de tu médico.
  • Mantén reposo en tu casa.
  • Procura no saludar con un beso, con la mano o con un abrazo.
  • Lávate las manos frecuentemente o bien, desinféctalas con gel hidroalcohólico.
  • Debes consumir diariamente verduras y frutas e hidratarte abundantemente. La mejor solución es beber agua, pero igual en esos momentos de enfermedad te apetezca más tomarte caldos o infusiones calientes.
  • Lava muy bien, con agua y jabón, los platos, vasos y cubiertos que hayas utilizado.

 

Referencias

https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-articulo-medidas-preventivas-frente-gripe-10022220

https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-tratamiento-infecciones-vias-respiratorias-altas-X0212047X10875702

Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Lda. Laura Arbeloa Jiménez
Licenciada en Periodismo por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Actualmente trabajo en Heel España realizando diferentes funciones de comunicación corporativa y marketing.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Invierno