Pautas para mantener una flora vaginal sana

La flora vaginal o microbiota vaginal tiene la función principal de proteger a la mucosa frente a la colonización y proliferación de microorganismos patógenos. Por tanto, hay que evitar la entrada de estos patógenos. Por ello mantener una flora vaginal estable es fundamental para evitar infecciones vaginales.

Importancia de la flora vaginal: prootección - HeelEspaña

Protección de la flora vaginal: lactobacilos

En la mujer sana el mecanismo defensivo fundamental de protección vaginal se debe a la presencia de lactobacilos.

¿Por qué? Porque los lactobacilos son bacterias responsables de que la vagina mantenga un pH ácido adecuado.

Además, tienen la capacidad de colonizar y proteger la flora vaginal evitando e impidiendo el establecimiento y desarrollo excesivo de mircroorganismos patógenos, así como impidiendo la migración de bacterias como la E. Coli, habitante normal del intestino y responsable de la producción de la mayoría de las cistitis.

¿Por qué disminuyen los lactobacilos?

Pautas para mantener una flora vaginal sana: lactobaciolos bacterias flora intestinal - HeelEspaña

La composición de la flora vaginal es dinámica y responde a distintos estados hormonales por los que atraviesa una mujer en su vida reproductiva. Los lactobacilos tienen su máxima concentración y efectos durante el periodo fértil.

En determinadas circunstancias existe una disminución del número de lactobacilos por deficiencia hormonal estrogénica (menopausia), tratamiento antibiótico o el uso de espermicidas. Estas circunstancias provocan la alteración de la protección que los lactobacilos generan a nivel del tracto urogenital.

Esta disminución de lactobacilos favorece la aparición de infecciones vaginales e infecciones de orina.

En función de la edad, además, existen distintos tipos de factores de riesgo en la aparición de infecciones urinarias recurrentes. Sin embargo, hay que destacar que la alteración de la flora vaginal es el factor de riesgo de infecciones recurrentes común a todas las edades.

Una microbiota vaginal equilibrada dificulta la llegada de bacterias patógenas a la uretra, es decir, el orificio que comunica la vejiga con el exterior, por lo que es un factor de prevención de las infecciones urinarias.

¿Cuáles son las infecciones urinarias más frecuentes?

Más del 50% de las mujeres presentarán, al menos, una infección urinaria en su vida. Y, un tercio de éstas, tendrán estas infecciones de manera repetitiva.

Es decir, infecciones urinarias recurrentes. Lo puede padecer cualquier persona, a cualquier edad, aunque es mucho más frecuente en mujeres de 20 a 40 años.

Pautas para mantener una flora vaginal sana: mujer que tiene dolor estomago doloroso mujer que sufre dolor abdominal 122732 898 - HeelEspaña

Dentro de las infecciones urinarias la más frecuente es la cistitis. Es el término médico para referirse a la inflamación de la vejiga. ¿Y por qué se inflama?

La mayoría de estas infecciones están producidas por bacterias, especialmente la Escherichia Coli, que viven en el intestino grueso y que, tras su salida del ano, pueden llegar a contaminar la región vaginal y periuretral. Desde aquí la bacteria puede llegar a la vejiga y colonizarla, produciendo los síntomas de la infección.

Síntomas de infección de orina

Los síntomas de infección de orina en mujeres, en concreto, suele ser:

  • Sensación repentina de tener que orinar urgentemente
  • Dolor-escozor al orinar
  • Incontinencia
  • Dolor en la zona del pubis
  • No es frecuente que haya fiebre
  • Se dan alteraciones en el color-olor de la orina. Puede volverse maloliente y sanguinolenta

 

Evita las duchas vaginales y la humedad en tu zona íntima

Pautas para mantener una flora vaginal sana: consejos flora vaginal sana heelespana - HeelEspaña

No son recomendables las duchas vaginales como medida rutinaria de higiene, porque puede llegar a cambiar el pH vaginal y, como consecuencia, favorecer el desarrollo de bacterias.

La zona favorece la humedad con la orina, el sudor o la menstruación. Por tanto, es muy importante mantener esta zona seca, aparte de limpia, para evitar infecciones.

¿Cómo puedo mantener la flora vaginal sana?

Consejos para mantener una flora vaginal sana - HeelEspaña

Hay una serie de medidas que pueden resultar de utilidad a la hora de proteger y mantener la flora vaginal sana:

  • Limpieza adecuada de la zona genital tras la evacuación siempre de delante hacia atrás. De este modo se evita que las bacterias vayan del ano a la vagina.
  • Tomar fibra de forma regular sobre todo si se trata de una persona con estreñimiento.
  • No realizar una higiene femenina excesiva. La utilización de jabones agresivos puede producir pérdida de la defensa a nivel local.
  • Usa ropa de algodón y evita llevar la ropa demasiado ajustada.
  • Evita el estrés y mantén un programa de ejercicio regular.

Pautas para mantener una flora vaginal sana: consejos olor flora vaginal heelespana - HeelEspaña

¿Y cómo se puede prevenir la aparición de las cistitis?

  • Orinar con frecuencia. Realizar micciones cada pocas horas, sin retener las ganas de ir al baño. En consecuencia, se debe realizar una micción completa sin dejar orina residual, ya que se propicia el crecimiento de las bacterias.
  • Bebe abundante agua a lo largo del día. Beber un mínimo de un litro y medio de agua. Ello facilita el arrastre de las sustancias y microorganismos que deseamos eliminar. Es, además, necesario tener una buena hidratación a lo largo de todo el día para mantener una buena salud.
  • Orinar después de mantener relaciones sexuales es un hábito que evitará en muchos casos la infección de orina.
  • Incorporar a nuestra dieta el consumo de frutos rojos. Especialmente beneficioso es el consumo de arándano rojo. Contiene proantocianidinas, principio activo que impide la adhesión a la pared de la uretra de la bacteria E. Coli, responsable de la mayoría de las cistitis.

¿Sería útil la toma de probióticos?

La interacción entre la mucosa intestinal y la Echerichia Coli es el primer paso para que este patógeno prolifere y pueda acceder al tracto urinario. Por tanto, controlando y mejorando el equilibrio intestinal de nuestras bacterias, reducimos el riesgo de infecciones del tracto urinario.

Es por ello que cada vez se está hablando más del papel de los probióticos en el tratamiento y prevención de las infecciones urinarias. Este papel es, por tanto, fundamentalmente preventivo y/o como tratamiento coadyuvante al tratamiento con antibiótico. De especial importancia en mujeres con infección del tracto urinario de repetición.

Por ello podemos decir que los probióticos nos protegen en las infecciones del tracto urinario porque:

  • Favorece el estado óptimo de la microbiota intestinal de las mujeres. Una flora intestinal en perfecto estado va a favorecer la menor población de bacterias susceptibles de provocar infecciones del tracto urinario.
  • Favorece el estado óptimo de la microbita vaginal. Una flora vaginal en perfecto estado favorece condiciones inhóspitas en la vagina para bacterias patógenas. Esto dificulta la llegada de las mismas hasta la uretra.

Cómo cuidar tu flora vaginal - HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *