¿Cuáles son los síntomas de la vejiga inflamada?

¡Vaya nochecita! Me he levantado unas cuantas veces para ir al baño. Me despertaban las ganas, pero el resultado no era el esperado… ¡Muy poca cantidad! ¿Tendré la vejiga inflamada?

La verdad es que van cayendo los años… ¿Tendrá algo que ver la edad? ¿Tengo que preocuparme? ¿Cuáles son los síntomas de una vejiga inflamada?

¿Qué es la vejiga? ¿Cuál es su función?

La vejiga urinaria es un órgano hueco músculo-membranoso que forma parte del tracto urinario y que almacena la orina originada.

Está situada en la cavidad pélvica, por delante del recto. La vejiga urinaria de las mujeres tiene un tamaño más reducido que la de los hombres porque comparte espacio con el útero.

Funciona como un recipiente de almacenamiento. Es uno de los órganos más elásticos del cuerpo capaz de aumentar su volumen, de tal manera que puede llegar a retener entre 600 y 800 ml de orina.

En la población adulta y sana, la micción es completamente voluntaria y se lleva a cabo a través de la contracción de la vejiga y la relajación de los músculos del esfínter.

 

La vejiga inflamada, porque pasa

 

La función de la vejiga es, principalmente, almacenar la orina que se filtra mediante los riñones. La función de los riñones se basa en eliminar las toxinas del cuerpo y regular la acumulación de sustancias.

Los uréteres son pequeños tubos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga. El resultado final es el vaciado de esta a través de la uretra.

¿Le puede suceder a cualquiera?

La inflamación de vejiga consecuencia de una infección suele ser más frecuente en mujeres que en hombres.

La anatomía particular de la mujer puede suponer un factor de riesgo para que su vejiga se inflame con más frecuencia.

Las mujeres tienen una uretra más corta. Ese es uno de los motivos fundamentales por los que la mujer puede tener más posibilidades de sufrir este problema.

La época sexualmente activa, el uso de anticonceptivos inadecuados o el embarazo son factores que condicionan una posible inflamación de vejiga.

Además, la edad, los cambios hormonales, la menor ingesta de agua o la prostatitis aumentan la probabilidad de una inflamación de vejiga, siendo la proporción de 2 a 1 mayor entre las mujeres que entre los hombres.

CONSIGUE TU GUÍA VAGINAL

Aprende todo lo necesario sobre el cuidado de tu vagina
Descarga guía vaginal

¿Cuáles son los motivos de una vejiga inflamada?

En condiciones normales, la capacidad de la vejiga oscila entre los 300 y los 350 ml, pudiendo llegar a albergar hasta 800 ml, como comentaba anteriormente.

Sin embargo, cuando se inflama puede disminuir su volumen de almacenamiento drásticamente y reducirse hasta los 50 ml, con las consecuencias que ello supone.

Los motivos por los que la vejiga puede inflamarse son variados:

  • Infección bacteriana: Debido a bacterias como la E. coli que migran desde el intestino, pasando por la vagina y ascendiendo por la uretra hasta la vejiga, donde se reproducen, causando, entre otros signos, la inflamación de la vejiga y una infección urinaria.
  • Por medicamentos: Algunos medicamentos, sobre todo, los utilizados en quimioterapia como la ciclofosfamida, pueden dar lugar, como efecto secundario, la inflamación de la vejiga.
  • Tras radioterapia: Al igual que en el punto anterior, la radioterapia puede ocasionar, entre otros muchos efectos secundarios, la inflamación de la vejiga.
  • Por presencia de cuerpos extraños: Se puede considerar como cuerpo extraño, el catéter vesical que se usa en pacientes que necesitan ser sondados. Si su uso se prolonga en el tiempo, puede dar lugar a una inflamación de la vejiga.
  • Consecuencia de otras enfermedades: La hiperplasia benigna de próstata (HBP), la diabetes, la formación de cálculos renales o el síndrome de vejiga dolorosa pueden relacionarse con una posible inflamación de la vejiga.
  • Por exposición a sustancias químicas: Ciertos productos de naturaleza química, como los espermicidas, pueden alterar las características de la vejiga y dar lugar a una inflamación.

 

Motivos por lo que se puede inflamar la vejiga

 

¿Cuáles son los síntomas que pueden hacer pensar que tengo la vejiga inflamada?

Una vez conocidas las causas por las que la vejiga puede inflamarse, es importante conocer los síntomas que pueden ir asociados a este proceso y así tomar las medidas oportunas para su remisión.

Entre ellos destacamos:

  • Disuria: se trata del dolor que se siente al orinar. En el caso de la inflamación de vejiga se manifiesta como ardor, quemazón, dolor o una sensación incómoda de tener “algo pesado” en la vejiga.
  • Hematuria: es la presencia de sangre en la orina, sangre que puede provenir de la vejiga, uretra o riñones.
  • Fiebre: El primer síntoma que nos viene a la cabeza cuando hablamos de infección, es la fiebre. Sin embargo, las inflamaciones de vejiga no suelen provocar fiebre a no ser que sea consecuencia de una uretritis o pielonefritis. Puede ir acompañada de escalofríos.
  • Ganas de orinar constantes: es uno de los síntomas principales de la inflamación de la vejiga. Aunque esté vacía, el proceso inflamatorio hace pensar que tengo la vejiga llena y provoca tener ganas de orinar todo el tiempo.

 

 

  • Salida de pus por la uretra: asociada con enfermedades de transmisión sexual.
  • Dolor lumbar: Es habitual en la inflamación o infección de los riñones, aunque también puede ser síntoma de una vejiga inflamada.
  • Orina turbia y con mal olor: Por presencia de bacterias en la vejiga, causantes de la inflamación.
  • Pérdida de orina: debido a la inflamación puede dar lugar a una dificultad para retener la orina, por escasa que sea.

 

Qué hacer para prevenir las infecciones

 

Todos estos síntomas deben ser valorados por un especialista para que dé un diagnóstico adecuado y proponga un tratamiento.

¿Qué puedo hacer para prevenir que la vejiga se inflame?

Quien lo sufre, es indudable, que conoce lo molesto que son estos síntomas que pueden, incluso, condicionar las actividades diarias. Para evitarlo, prueba con estos consejos:

  • Hidrátate: bebe mucho líquido, si es simplemente agua mucho mejor. Conseguiremos evitar que los agentes infecciosos aniden en la vejiga.
  • Cuida tus hábitos de higiene:
    • Dúchate en lugar de bañarte.
    • Tras ir al baño, límpiate de adelante hacia atrás.
    • Evita el uso de desodorantes en aerosol, ya que pueden irritar las mucosas. Agua y jabón neutro es suficiente.
    • Después del acto sexual, procura vaciar la vejiga y presta atención a la higiene.
  • En caso necesario, recurrir a simbióticos que contienen cepas probióticas específicas para equilibrar la microbiota vaginal, extracto de arándano rojo americano y D-manosa para evitar que las bacterias patógenas se adhieran a las paredes de la vejiga y diuréticos naturales, pueden ser una buena decisión para que no se repitan estos síntomas.

¡Haz lo posible para que todo fluya con normalidad!

 

BIBLIOGRAFIA
https://www.san.gva.es/documents/246911/251004/guiasap022infecurinaria.pdf

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info