Tengo ganas de hacer pis todo el tiempo y orino poco

Muchas personas viven con ganas de hacer pis todo el tiempo. Cuando alguien orina más de 3 litros de orina al día se denomina poliuria.

La mayor parte de las personas orinan de 4 o 7 veces al día, principalmente durante el día, aunque se puede producir también durante la noche.

Normalmente, las cantidades de orina al día oscilan entre 700 ml y 3 litros.

El aumento de la frecuencia de micción se conoce como polaquiuria, siendo el volumen de orina excretado normal o inferior a lo esperado.

Muchas personas con micción frecuente presentan una sensación imperiosa de orinar (urgencia) y una sensación de vaciado incompleto, incluso aunque se haya vaciado la vejiga (tenesmo miccional)

Muchos pacientes descubren que tienen que levantarse a orinar durante la noche (nicturia). También puede ocurrir si se bebe demasiado líquido cerca de la hora de dormir, incluso aunque no se beba más de lo normal.

El aumento de la frecuencia para orinar puede afectar de forma notoria al sueño, a las actividades diarias y la calidad de vida de la persona.

Se debe distinguir entre la incontinencia y micción frecuente, ya que, en la primera, existen pérdidas de orina y no existe un control voluntario sobre la vejiga.

La micción frecuente se refiere a que la persona tiene que orinar más a menudo, pudiendo ocurrir junto con la incontinencia urinaria, pero siendo diferente.

 

Hacer pis constantemente

 

Causas de micción frecuente

En algunas ocasiones la micción frecuente y el aumento de volumen (cantidad de orina) aparecen de forma conjunta.

Entre las causas más frecuentes de micción frecuente se encuentran:

  • Infección urinaria (cistitis, la causa más frecuente en mujeres y niños)
  • Incontinencia urinaria (existe pérdida de orina)
  • Enfermedad prostática (hiperplasia prostática), es la causa más frecuente en hombres por encima de 50 años.
  • Litiasis renal
  • Diabetes insípida
  • Embarazo
  • Ansiedad
  • Fármacos como los diuréticos o ingesta de sustancias con efecto diurético, como el alcohol o la cafeína
  • Enfermedades del sistema nervioso
  • Tumores
  • Cistitis intersticial, un tipo de inflamación de la pared de la vejiga
  • Síndrome de vejiga hiperactiva, que causa contracciones involuntarias de la vejiga provocando una necesidad repentina de orinar
  • Cáncer de vejiga
  • Estenosis uretral
  • Otros: Diverticulitis, radiaciones, trastornos renales, infecciones de transmisión sexual, etc.

CONSIGUE TU GUÍA VAGINAL

Aprende todo lo necesario sobre el cuidado de tu vagina
Descarga guía vaginal

La vejiga hiperactiva o irritable está causada por la hiperactividad del músculo detrusor. Esto quiere decir que la vejiga intenta eliminar la orina incluso cuando no está llena.

El síntoma más evidente es una frecuencia alta de micción durante el día. Esta afección es más frecuente en personas mayores y mujeres de todas las edades.

 

Al día cuanto orinas

 

Una de las causas más comunes del aumento de la frecuencia urinaria es la presencia de una infección urinaria, siendo más propensas las mujeres y niños. Habitualmente suelen estar presentes otros síntomas acompañantes.

Un signo característico de infección urinaria (cistitis) es la urgencia miccional y un volumen de orina inferior a lo esperado. El 80% de las infecciones urinarias afectan a la vejiga produciendo las cistitis.

Las mujeres presentan un mayor riesgo de padecer una infección urinaria, debido a que la uretra femenina es más corta y está situada más cerca del recto facilitando la propagación y llegada de bacterias a las vías urinarias.

La causa más común de cistitis es la infección bacteriana.

De manera concreta, en más del 85% de casos, está causada por la bacteria Escherichia coli.

Síntomas

Según sea la causa que provoca la micción frecuente, pueden aparecer otros síntomas acompañantes:

  • Urgencia miccional (sensación de no poder contener la orina y tener la necesidad de orinar lo más rápidamente posible).
  • Dolor o ardor al orinar (disuria)
  • Tenesmo vesical (sensación de vaciado incompleto incluso después de orinar aún teniendo la vejiga vacía)
  • Cambios de color de la orina u orina turbia.
  • Sangre en la orina (hematuria)
  • Molestias en la parte inferior del abdomen.
  • Otros síntomas generales, como fiebre, dolor de espalda, náuseas, vómitos, etc., pueden indicar mayor gravedad.

 

Infecciones de orina

 

Factores de riesgo de infección urinaria

Existen una serie de factores que aumentan las posibilidades de contraer una infección urinaria:

  • Embarazo
  • Alteración del pH vaginal (aumento del pH) por el uso de anticonceptivos de barrera y espermicidas, reduciéndose la población de lactobacilos vaginales que evitan la colonización por patógenos y el crecimiento y la propagación de estos a las vías urinarias.
  • Antecedentes de infecciones urinarias previas o en la infancia
  • Relaciones sexuales frecuentes (mayor frecuencia de relaciones sexuales se asocia a una mayor frecuencia de cistitis). Es un factor importante en mujeres jóvenes y con actividad sexual
  • Menopausia en relación con los niveles de estrógenos (el déficit de estrógenos aumenta el pH vaginal y disminuye el flujo vaginal)
  • Edad. Los mayores y los niños pequeños tienen más probabilidades de contraer infecciones urinarias
  • Incontinencia urinaria
  • Sondaje y problemas de la anatomía de las vías urinarias.

 

¿Cómo saber la causa de la micción frecuente?

El diagnóstico se realiza con base en la historia clínica y examen físico. La mayoría de las veces será el médico especialista quién se encargue de realizar las correspondientes pruebas complementarias:

  • Análisis y cultivos de orina
  • Estudio urodinámico
  • Ecografía genitourinaria para tener una imagen visual de los riñones
  • Radiografía simple o una tomografía computarizada del abdomen y la pelvis
  • En algunos casos citoscopia o ureterocitoscopia, pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual, etc.

 

¿Cómo tratar una micción frecuente?

El tratamiento dependerá de la causa subyacente. En el caso de que la causa sea la diabetes mellitus, el tratamiento tendrá como objetivo mantener los niveles de azúcar en la sangre bajo control.

El tratamiento de una infección renal será la terapia con antibióticos y analgésicos.

Si la causa es una vejiga hiperactiva, se puede usar anticolinérgicos que evitan las contracciones anormales involuntarias del músculo detrusor de la vejiga.

En el caso de la cistitis bacteriana, el tratamiento consistirá en antibioterapia y analgesia.

Esta terapia farmacológica ayuda a revertir el episodio en el momento que se produce, pero este tipo de tratamiento suele fracasar cuando se trata de evitar infecciones de repetición.

En estos últimos tiempos se ha puesto de manifiesto que la utilización de los probióticos puede influir sobre la microbiota y recuperar el estado de equilibrio de la microbiota intestinal y vaginal, siendo fundamental para disminuir las recidivas.

Pero no vale cualquier probiótico, se necesita utilizar cepas específicas que hayan demostrado científicamente ser capaces de combatir las infecciones genitourinarias.

Por otro lado, la utilización de determinados productos como el arándano rojo americano y la D-manosa pueden también resultar efectivas en las infecciones de repetición.

La D-manosa tiene efectos antiadhesivos sobre las bacterias, de ahí que sea efectiva en el tratamiento de las infecciones urinarias recurrentes, así lo avalan numerosos estudios clínicos.

De hecho, se estima que es más efectiva si se asocia a las proantocianidinas procedentes del arándano rojo americano.

Además de actuar sobre la causa subyacente, existen otras medidas que pueden ser de utilidad en el tratamiento de la micción frecuente:

  • Ejercicios para fortalecer los músculos de la pelvis y abdominales hipopresivos para ayudar a soportar la vejiga. Son efectivos realizándolos durante 4 a 8 semanas (ejercicios de Kegel)
  • Entrenamiento de la vejiga: esto implica entrenar la vejiga para retener la orina por más tiempo. El entrenamiento suele durar de 2 a 3 meses.
  • Bioautoregulación: Es una técnica que mide las funciones corporales y le brinda al paciente información acerca de ellas con el fin de ayudar a entrenarse para controlarlas. También se le conoce como biorretroalimentación. Le permite al paciente conocer mejor el funcionamiento de su cuerpo. Este mayor conocimiento puede ayudar al paciente a mejorar el control de sus músculos pélvicos.
  • Regular la ingesta de líquidos: esta estrategia podría demostrar si beber mucho en ciertos momentos es la principal causa de micción frecuente.
Referencias

• Bono, M. J., & Reygaert, W. C. (2021). Urinary tract infection. In StatPearls [Internet]. StatPearls Publishing.
• Sihra, N., Goodman, A., Zakri, R., Sahai, A., & Malde, S. (2018). Nonantibiotic prevention and management of recurrent urinary tract infection. Nature Reviews Urology, 15(12), 750-776.
• Grin, P. M., Kowalewska, P. M., Alhazzan, W., & Fox-Robichaud, A. E. (2013). Lactobacillus for preventing recurrent urinary tract infections in women: meta-analysis. Can J Urol, 20(1), 6607-6614.
• Lenger, S. M., Bradley, M. S., Thomas, D. A., Bertolet, M. H., Lowder, J. L., & Sutcliffe, S. (2020). D-mannose vs other agents for recurrent urinary tract infection prevention in adult women: a systematic review and meta-analysis. American journal of obstetrics and gynecology, 223(2), 265-e1.
• Micali, S., Isgro, G., Bianchi, G., Miceli, N., Calapai, G., & Navarra, M. (2014). Cranberry and recurrent cystitis: more than marketing?. Critical reviews in food science and nutrition, 54(8), 1063-1075.
• Bertuccini, L., Russo, R., Iosi, F., & Superti, F. (2017). Effects of Lactobacillus rhamnosus and Lactobacillus acidophilus on bacterial vaginal pathogens. International Journal of Immunopathology and Pharmacology, 30(2), 163-167.

Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, desde el año 2013 hasta la actualidad trabajo como Medical Science liaison (MSL) en el departamento médico de Heel España. 
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info