Intolerancia al gluten: ¿realmente existe?

El trigo es un componente habitual de nuestra dieta, prácticamente, desde el Neolítico. El hombre comenzó a introducir cereales en su alimentación como fuente de hidratos de carbono. Con ello conseguía complementar las proteínas que ya adquiría gracias a la carne de la caza. En la actualidad, los cereales, entre ellos el trigo, se encuentran en la base de la pirámide alimenticia. Y es cuando aparecen muchas intolerancias alimenticias. Y nos surge siempre la duda de si la intolerancia al gluten existe realmente, por la dificultad que parece que tiene nuestro intestino para digerirlo.

Intolerancia al gluten: ¿existe? - HeelProbiotics - HeelEspaña
Cuáles son los síntomas de la intolerancia al gluten – HeelProbiotics – HeelEspaña

Trigo: cereal más utilizado en nuestra dieta

Los cereales aportan hidratos de carbono y proteínas que son fundamentales para la nutrición. El problema es que el intestino humano no es capaz de digerirlos completamente. Por ello, necesitamos cocinarlos o dejarlos fermentar para hacerlos más digeribles. En este sentido, la microbiota intestinal juega un importante papel, pues contribuye a la digestión de los cereales.

De todos los cereales, el más utilizado en la dieta en nuestra sociedad, es sin duda el trigo. El trigo contiene hidratos de carbono y proteínas. Entre estas proteínas se encuentra el gluten.

Dieta sin gluten. ¿Es necesaria?

Actualmente se está poniendo de moda seguir una dieta libre de gluten. Cada vez se habla más de términos como intolerancia al gluten, sensibilidad al gluten, enfermedad celíaca o alergia al gluten. Muchas veces, estos términos se confunden. Y, lo que es peor, en muchos casos esa dieta libre de gluten ni siquiera sería necesaria.
Vamos a intentar aclarar todos esos términos y conocer cuáles pueden ser los síntomas que nos den la pista sobre alguna patología relacionada con la ingesta de trigo.

Aunque el médico siempre será el que deberá hacer un diagnóstico preciso y determinar si es necesario retirar el gluten de la dieta.

Patologías relacionadas con la ingesta de gluten

Las patologías relacionadas con la ingesta de gluten son: la alergia al gluten, la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten no celíaca. El término que se utiliza popularmente de intolerancia al gluten no corresponde realmente con ninguna enfermedad.

Alergia al trigo

Como su nombre indica es una alergia y, por lo tanto, se comporta como tal. Es decir,  produciendo los síntomas de manera brusca tras la ingesta de algún alimento que contiene trigo. Es poco frecuente y los pacientes que la padecen sufren de erupciones en la piel, tos, asma, urticaria o conjuntivitis tras la ingesta de este cereal. A veces, se acompaña de síntomas digestivos como diarrea o vómitos, pero siempre coincidiendo con la aparición de las manifestaciones típicas de alergia.

El diagnóstico se hace como el de cualquier otra alergia, mediante pruebas de provocación. Consiste en poner al paciente en contacto con el alérgeno y ver si se desencadena la respuesta. La alergia al trigo no se confunde nunca con la enfermedad celíaca o con la sensibilidad al gluten.

Enfermedad celíaca

Es una enfermedad genética. El paciente desarrolla una respuesta inmunitaria anómala ante la presencia de gliadina. Es un componente del gluten, que está presente en varios cereales como trigo, cebada, avena, centeno y espelta. Cuando se produce el contacto de la gliadina con el intestino, el paciente genera una respuesta de tipo autoinmune y ataca a su propio tejido. Esto produce inflamación intestinal y alteración en las vellosidades intestinales.

Esto conlleva, por una lado, diarrea, dolor abdominal, meteorismo e hinchazón abdominal. Por otro lado, alteraciones en la absorción de los alimentos, que en el adulto pueden causar pérdida de peso y, en el niño, alteraciones del crecimiento. Es común que existan otros casos familiares y el diagnóstico definitivo se hace con estudios genéticos y biopsia intestinal.

Sensibilidad no celíaca al gluten

Es una entidad descrita hace no más de 5 o 10 años. Se empezó a utilizar este término al ver que había algunos pacientes que tenían una serie de síntomas que mejoraban al retirar el trigo de la dieta, sin que tuvieran ninguno de los criterios genéticos de enfermedad celíaca. Seguramente, cuando se utiliza el término “intolerancia al gluten”, en realidad se está refiriendo a esta patología. Pero intolerancia no es la palabra que describe esta alteración, puesto que realmente se trata de un estado de sensibilidad aumentada.

Se calcula que afecta aproximadamente al 10% de la población, siendo unas 5 veces más frecuente en mujeres que en hombres. Realmente aún no se ha establecido si el desencadenante de la enfermedad es el gluten o algún otro componente del trigo. Por ello, se está pensando si no sería más correcto el nombre de sensibilidad al trigo que el actual: sensibilidad al gluten.

Síntomas de «intolerancia al gluten»

Ya hemos dicho que, realmente, hay que hablar de los síntomas de la sensibilidad no celíaca al gluten. Sabiendo esto, hay que destacar seis síntomas principales divididos a su vez en dos grupos, a tener en cuenta:

  • Síntomas digestivos
    • Hinchazón abdominal
    • Dolor abdominal
    • Alternancia de diarrea y estreñimiento
  • Síntomas extradigestivos
    • Fatiga
    • Dolores articulares y musculares
    • Dificultad para concentrarse después de comer

Los tres primeros síntomas pueden aparecer también en un síndrome de intestino irritable (SII). En este caso, la dieta libre de gluten no producirá ningún cambio. También pueden ser la manifestación de una enfermedad celíaca. Por eso es importante que el médico establezca un diagnóstico preciso que lleve al tratamiento adecuado en cada caso.

¿Soy celíaco o tengo sensibilidad al gluten?

Quizás la mayor diferencia sintomática entre la sensibilidad al trigo y la celiaquía o el SII, es la aparición, en el primer caso, de síntomas extradigestivos. Es común que aparezca fatiga, dolores articulares y musculares y dificultad para concentrarse, sobre todo, después de comer.

La manera más segura de distinguir celiaquía de sensibilidad al gluten, o mal llamada» intolerancia al gluten, es mediante los estudios genéticos. Estos serán positivos en el caso de la celiaquía y negativos en el caso de la sensibilidad.

La diferencia entre sensibilidad al gluten y síndrome del intestino irritable se establecerá mediante pruebas de supresión de gluten de la dieta. Los pacientes con sensibilidad al gluten mejoran en muy pocos días de todos sus síntomas, tanto de los digestivos como de los extradigestivos, tras la exclusión del trigo de su dieta. Vuelven a empeorar si se vuelve a introducir. Los pacientes con SII no tienen un cambio tan claro en sus síntomas con el cambio de dieta.

En el caso tanto de la alergia al gluten como de la celiaquía, como de la sensibilidad no celiaca al gluten, el tratamiento pasa por la retirada del gluten de la dieta. Especialmente en los pacientes celíacos, es muy importante entender, que el gluten no sólo está presente en el trigo, sino que también forma parte de la cebada, centeno, avena y espelta, por lo que también estos cereales deben ser excluidos de la dieta.
Las personas que no padezcan ninguna de estas enfermedades, no deben seguir una dieta libre de gluten. El gluten en particular y los cereales en general, son necesarios para una dieta saludable y debemos huir de modas nutricionales sin ningún fundamento médico.

Relación entre la microbiota y digestión del gluten

Sí es interesante conocer, que cada vez hay más investigaciones que avalan el papel de la microbiota en los procesos relacionados con la digestión del gluten y otras proteínas presentes en el trigo y otros cereales. En concreto, se ha estudiado el papel de una bacteria, el Bifidobacterium longum ES1, en pacientes celíacos y se ha comprobado, cómo la presencia en el intestino de esta bacteria, disminuye la respuesta inmunológica alterada de estos pacientes y su estado inflamatorio.

Más información en www.heelprobiotics.es

Síntomas de la intolerancia al gluten - HeelProbiotics - HeelEspaña
Síntomas en adultos de la intolerancia al gluten – HeelProbiotics – HeelEspaña

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *