Verano: ¿nos libramos de las infecciones?

Las enfermedades víricas pueden presentarse durante cualquier época del año. Sin embargo, hay algunas que tienen una distribución estacional predominante aunque no exclusiva. Por ejemplo, las diarreas en el verano o las infecciones respiratorias en el invierno.

En esta ocasión, nos vamos a centrar en las siguientes infecciones:

  • Moluscos: lesiones cutáneas de origen viral, duración de semanas a meses. Pequeñas pápulas, del color de la piel, umbilicadas, con una depresión en el centro. Cara, tronco y extremidades. Lesión única o múltiple. Rápida diseminación. Prurito. Posible reinfección. Halo rojizo.
  • Papilomas: Pequeñas tumoraciones que aparecen en la piel. Forma y localización muy diversa. Virus del papiloma humano. Resistencia al tratamiento.
  • Micosis: Infección por hongos, muy frecuente especialmente en verano. Dermatofitos, cándida u otros microorganismos (malassezia). Cuero cabelludo, pliegues cutáneos.
  • Herpes: Infección causada por Virus del herpes simple tipo-1, pequeñas y dolorosas vesículas. Picor, ardor u hormigueo en la zona afectada.
  • Varicela: Infección viral que causa erupciones y gran escozor. Gran capacidad de contagio. Aumento de casos en Mayo. Bajada de defensas tras la enfermedad.
  • Rotavirus: Causantes de la mayoría de los trastornos gastrointestinales en niños. Gran capacidad de contagio. Causa más importante de la diarrea infantil severa.

Importancia de reforzar las defensas

En verano, son muchas las situaciones que influyen negativamente en  nuestras defensas:

  •    Modificación de las rutinas: horarios de la comida, del sueño…
  •    Alimentación desequilibrada
  •    Tabaco, alimentos excitantes
  •    Sedentarismo, exceso de ejercicio
  •    Factores externos: contaminación, bacterias, virus, etc
  •    Estrés

Consejos para prevenir infecciones este verano

  1. EVITAR EL SOL DEL MEDIODÍA. Puede provocar agotamiento por calor o golpe de calor.
  2. Usa sombreros y protector solar
  3. LAVARSE LAS MANOS DE MANERA REGULAR
  4. MANTENERSE HIDRATADO
  5. COMER SANO
  6. EVITAR FROTARSE LOS OJOS. Utiliza toallas y pañuelos para evitar la propagación de infecciones en los ojos de una persona a otra.
Infecciones más comunes en verano - HeelEspaña
¿Cuáles son las infecciones de verano? – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *