Recomendaciones para evitar las cistitis en verano

Las infecciones del tracto urinario son la segunda causa de consulta por patología infecciosa en atención primaria, después de las infecciones respiratorias.

Más del 50% de las mujeres presentarán, al menos, un episodio de estas infecciones en su vida.

cistitis

Aproximadamente, un tercio de las mujeres afectadas por infección del tracto urinario presentarán recurrencias (2 o más infecciones en 6 meses; 0 3 0 más infecciones en un año).

¿Qué provoca la cistitis?

Dentro de las infecciones del tracto urinario no complicadas, la más frecuente en la mujer es la cistitis, aproximadamente el 80% de ellas.

Con la llegada del verano, aumentan las probabilidades de padecer cistitis que, aunque es una infección de la vejiga y uretra que se puede dar durante todo el año, crece en verano. ¿Por qué?

La razón es porque se está más expuesto a algunos de los factores desencadenantes.

Los factores predisponentes para desarrollar la patología y que en verano cobran mayor protagonismo como son:

  • La humedad
  • El uso inapropiado de geles
  • Aumentan las relaciones sexuales
  • Y, además, por el agua de las piscinas

Todos estos factores alteran la microbiota intestinal y vaginal y sus mecanismos de defensa, haciendo que en esta época de verano se multipliquen estas afecciones.

Prevención de la cistitis en verano

No es muy complicado adoptar medidas que ayuden a evitar la cistitis:

  • Cambiar el bañador mojado por otro seco.
  • Beber mucha agua a lo largo del día. Es conveniente tomar 2 litros al día.
  • Lavarse bien la zona perineal después de ir al baño.
  • Orinar antes y después de cada relación sexual, con el fin de eliminar posibles bacterias que hayan podido pasar a la uretra.
  • Alimentación sana. Hay que lavar muy bien las verduras que se comen en crudo y se utilizan para ensaladas. Incluye en tu dieta el arándano rojo. Es un alimento ideal para lograr evitar dicha infección, ya que contiene una sustancia que tiene una acción bactericida específica sobre la Eschirichia coli, que impide que ésta se adhiera al epitelio de la vejiga.
  • Regular la temperatura del aire acondicionado para que no sea excesivamente frío.
  • No te aguantes la orina durante mucho tiempo.
  • Prescinde de las duchas vaginales y restringe el uso de espermicidas y desodorantes vaginales.
  • Utiliza ropa interior de algodón y debes mantenerla seca.

Consejos para evitar la cistitis en verano

Aplicaciones de los probióticos en la salud urinaria

A pesar de que los casos más leves de cistitis pueden curarse sin el uso de medicación, en la mayoría de ocasiones, es necesario suministrar antibióticos para evitar así que la infección vaya a más.

Dicho tratamiento puede conllevar la aparición de resistencias por parte de las bacterias, que se hacen más fuertes frente al efecto de los antibióticos y progresivamente se inmunizan frente a su acción.

El crecimiento bacteriano es mayor cuanto más tiempo permanece la orina en la vejiga.

Por esta razón, cada vez es más frecuente recurrir a nuevas estrategias para tratar las distintas infecciones, como la utilización de los probióticos que son de utilidad como:

  • Preventivo en situaciones de susceptibilidad a las infecciones del tracto urinario y las infecciones urinarias recurrentes.
  • Coadyuvante del tratamiento antibiótico o antifúngico en infecciones genito-urinarias.
  • En el mantenimiento de la salud vaginal y de las vías urinarias, al contribuir al equilibrio de la microbiota vaginal residente.

El uso de probióticos con lactobacilos vaginales que sean capaces de restituir la microbiota vaginal normal tendrían un papel en la prevención de las cistitis.

Los probióticos también pueden contribuir a la prevención de las recurrencias, ya que consiguen mantener el equilibrio en la composición de la microbiota autóctona vaginal.

La evidencia científica del efecto saludable de los probióticos en las infecciones urinarias muestra datos que permiten recomendarlos como adyuvantes. Es decir, conjuntamente con el tratamiento antibiótico, en las pacientes con clínica.

La vía oral de administración de los probióticos vaginales (lactobacilos) requiere una duración de, al menos, 15 – 30 días.

Podemos sacar algunas conclusiones

En resumen diremos que:

  • La microbiota vaginal es imprescindible para evitar la proliferación de microorganismos patógenos en la vagina. Además, evita la migración de éstos a zonas vecinas como la uretra.
  • La disbiosis vaginal condiciona una situación favorecedora del crecimiento de patógenos.
  • La administración de probióticos en el caso de disbiosis vaginal. Con ellos se consigue reestructurar la microbiota. Actúa como factor protector frente a vaginosis y a infecciones urinarias recidivantes.

Tratamiento de la cistitis. Síntomas y prevención - HeelProbiotics – HeelEspaña

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info