Adquisición y evolución de la microbiota intestinal

La microbiota intestinal es fundamental para nuestra salud. Nos ayuda a digerir los alimentos, a absorber los diversas sustancias beneficiosas o a construir nuestras defensas naturales desde el nacimiento y mantener nuestro sistema inmunitario.

La colonización bacteriana del intestino comienza con el nacimiento y continúa durante toda la vida con cambios significativos en función de diferentes factores:

  • Parto: El intestino del feto es totalmente estéril y es en el mismo momento del parto cuando comienza la colonización de bacterias. Los niños que nacen por vía vaginal, ya adquieren sus primeros gérmenes de la vagina de la madre y de la zona perianal. Los niños que nacen por cesárea, adquieren inicialmente otro tipo de gérmenes (los existentes en la piel de la madre y de las personas y objetos que entran en contacto con el niño). Por tanto, el tipo de parto es un primer factor que determina el tipo de microbiota que se está desarrollando en el bebé. Se ha podido comprobar clínicamente que los bebés nacidos por cesárea tendrán en su vida una predisposición a ciertas enfermedades como las alergias, lo cual ya nos apunta a una acción beneficiosa de la microbiota y en general del parto natural y la lactancia materna
  • Otro factor es la lactancia: existen diferencias entre la lactancia materna o la artificial. La lactancia materna es aconsejable, también desde el punto de vista de la microbiota. Con ella van a predominar unas bacterias muy beneficiosas: los lactobacilos y las bifidobacterias. Estas bacterias ejercen funciones beneficiosas como la protección del lactante contra una serie de enfermedades como la diarrea. Los niños con lactancia artificial presentan una microbiota más variada con menos proporción de estos lactobacilos.
  • La dieta: Sobre los 3 años de vida la microbiota del niño ya está prácticamente conformada. A esta edad ya se ha introducido una dieta sólida variada que hace que el “panel” de gérmenes se parezca bastante al del adulto. En el adulto la dieta también tiene gran influencia en el tipo de microorganismo que predominarán en la microbiota.
  • Los tratamientos médicos, pueden influir en la composición microbiana. Los tratamientos con antibióticos son los que más afectan a la microbiota, ya que el antibiótico puede matar bacterias beneficiosas y favorecer que ese “hueco ecológico” se rellene con otros tipos de bacterias diferentes a las autóctonas. Pero los antibióticos no son los únicos medicamentos que pueden afectar a la microbiota. Los medicamentos como los AINE o los IBP (inhibidores de la bomba de protones-Omeprazol) alteran las condiciones de la mucosa y del pH intestinal y, por tanto, puede afectar a la población de bacterias que habitan en el medio digestivo.
  • La edad: Los mayores cambios de la microbiota ocurren en los extremos de la vida: en los niños y en los ancianos. En el adulto mayor, la proporción de bacterias cambia, fundamentalmente, disminuyen las bifidobacterias y aumentan otros como el clostridium perfringens.
  • Factores genéticos: Se ha comprobado que los gemelos tienen microbiotas parecidas a pesar de que no se hayan criado juntos.
  • Enfermedades o infecciones intestinales, ya que alteran el ecosistema intestinal.
  • El estrés: Las situaciones de estrés mantenidas producen alteraciones que afectan a la microbiota.
  • Hábitos de vida: Se ha comprobado una relación entre el exceso de limpieza, la falta de contacto con bacterias habituales y la disminución de infecciones agudas banales en la infancia y la mayor predisposición a sufrir alergias.

CONSULTE CON SU MÉDICO O FARMACÉUTICO

microbiota-adquisicion-evolucion
Factores que influyen en la adquisición y evolución de la microbiota
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *