Fin de las fiestas navideñas: recupera la microbiota intestinal

En Navidad se altera nuestro patrón alimentario habitual y el consumo calórico se incrementa. Estos desórdenes alimentarios y los desajustes habituales al cambio de rutinas y horarios, provocan una alteración de la microbiota intestinal que se puede manifestar con hinchazón, gases, diarreas o estreñimiento.

Lo que comemos influye mucho en la estructura y composición de las comunidades microbianas del intestino. Por lo tanto, la dieta habitual parece ser uno de los principales determinantes de la composición microbiana intestinal.

Por ello, la vuelta de las vacaciones y el inicio de temporada puede ser una buena oportunidad para iniciar buenos hábitos y recuperar esa posible disbiosis (alteración del patrón microbiano intestinal) que haya ocurrido durante la época navideña.

Una microbiota sana y equilibrada nos ayudará a mejorar la absorción de nutrientes y contribuirá al buen funcionamiento del organismo. Dicha microbiota reside en la mucosa intestinal y se estima que alrededor del 70% de las defensas de nuestro organismo dependen del estado del intestino, ya que la integridad y la correcta funcionalidad del mismo, son vitales al estar en contacto con muchos agentes potencialmente patógenos que provienen del exterior.

Consejos para una microbiota intestinal sana

Tener una microbiota sana nos aporta multitud de beneficios como ayudar al buen funcionamiento del sistema inmunitario, ayudar a la absorción de los nutrientes, promover la función del intestino como barrera  inmunitaria impidiendo la entrada de microorganismos patógenos, y contribuir al buen funcionamiento del organismo de manera general. Por tanto, algunos consejos para ayudar a nuestra microbiota son:

  1. Consumir alimentos sanos: Reducir la proteína animal, alimentos ricos en azúcares y grasas saturadas, abundar en frutas, verduras y cereales.
  2. Comer despacio y masticar bien
  3. Desayuno completo: Que conste de leche desnatada, fruta natural con poco azúcar, como las manzanas o las peras, pan de centeno o integral.
  4. Tentempiés saludables: Yogures desnatados, frutas enteras o cereales integrales, que añaden fibra para mejorar el proceso de depuración.
  5. Cenar ligero: Es mejor una cena compuesta por verduras o cereales integrales
  6. Cocinar de forma sana: al vapor, hervido o plancha
  7. Prescindir de ciertos alimentos y contaminantes: debe procurarse no consumir sustancias como, el tabaco, el alcohol o el café.

RECUERDE CONSULTAR CON SU MÉDICO O FARMACÉUTICO

consejos-microbiota-sana
Consejos para tener una microbiota intestinal sana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *