¿Cómo aliviar las hemorroides durante el embarazo?

El embarazo supone una avalancha de cambios en el cuerpo: hormonales, posturales o vasculares.

Todos pueden hacer que aparezcan síntomas tan molestos como nauseas, cansanciovarices o las temidas hemorroides.

Por eso, en esta ocasión, nos vamos a centrar en las hemorroides y su relación con el embarazo. En realidad, si queremos ser estrictos no deberíamos hablar de hemorroides, sino de enfermedad hemorroidal.

Causas de la aparición de las hemorroides durante el embarazo

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son unos vasos sanguíneos que se encuentran en el canal anal, es decir, en la parte final del recto. Estas venas forman parte de la vascularización normal de la mucosa anal y del esfínter.

Cuando estas venas aumentan de tamaño y contienen la sangre a presión, es cuando producen síntomas y cuando podemos hablar de enfermedad hemorroidal.

La enfermedad hemorroidal no es ni mucho menos exclusiva de las embarazadas. De hecho, se trata de una enfermedad muy común.

Lo que sí es cierto es que durante el embarazo hay una serie de cambios en el cuerpo que favorecen la aparición (o el empeoramiento si ya las hubiera) de éstas.

Enfermedad hemorroidal

Pero hablemos primero de las hemorroides en general y, después, hablaremos de la relación con el embarazo.

Como ya hemos dicho, las hemorroides son vasos sanguíneos que se encuentran en el ano. En situaciones concretas, pueden sufrir un aumento de la presión de la sangre que contienen, aumentando entonces de tamaño y produciendo los síntomas.

Mujer tiene hemorroides

En realidad es prácticamente el mismo mecanismo que el de las varices. Lo que cambia es el lugar donde se encuentran. Y esto, lógicamente, conlleva una serie de características propias de la enfermedad hemorroidal.

Las hemorroides inflamadas y aumentadas de tamaño pueden encontrarse en la parte más externa del canal anal y se denominan entonces hemorroides externas. Pueden verse fácilmente en el orificio del ano, están cubiertas por piel y producen picor intenso y, en ocasiones, dolor.

Cuando se produce dolor es porque probablemente la hemorroide se ha trombosado, es decir, la sangre que hay en su interior se ha coagulado. El dolor es ciertamente muy intenso. Si la hemorroide se rompe, puede sangrar, pero no es lo más habitual.

Si la hemorroide se encuentra más arriba del esfínter anal, se denominan hemorroides internas. No sobresalen y, por lo tanto, no pueden verse. Están recubiertas por la mucosa anal y aunque pueden producir picor, este es menos frecuente que en las externas. El síntoma predominante es el sangrado.

Hemorroides síntomas

Hemorroides causas

Factores implicados en la aparición de las hemorroides

Pero ¿por qué se producen las hemorroides? ¿Por qué esa vena aumenta de tamaño? Hay varios factores implicados.

  • Uno, por supuesto, es el genético, la predisposición que tenga esa persona a padecer este trastorno.
  • El estreñimiento es otro de los factores causantes, seguramente uno de los más importantes. El hecho de que la defecación sea dificultosa, obliga al paciente a ejercer más presión con los músculos del abdomen. Esto aumenta la presión en toda la zona y, también, en los vasos sanguíneos.A lo largo del tiempo esta presión va produciendo daño en el vaso y por tanto la enfermedad hemorroidal. Además, en el estreñimiento las heces son duras, por lo que causan un mayor daño mecánico en su salida por el canal anal, favoreciendo el sangrado de las hemorroides internas y el dolor en las externas.

Tan importante es el estreñimiento como factor causal de hemorroides, que se ha podido comprobar que una dieta rica en fibra o tomar suplementos de fibra, es una manera eficaz de prevenir las hemorroides.

¿Por qué se producen las hemorroides durante el embarazo?

Durante el embarazo hay cambios hormonales que crean en el cuerpo las condiciones óptimas para la gestación. El aumento de progesterona en sangre hace que se produzca una vasodilatación, sobre todo en la zona pélvica, para que pueda llegar más sangre al feto. Esto hace que los vasos sanguíneos del territorio hemorroidal lleven más sangre y, por tanto, soporten más presión en el interior.

Además, cuando el feto va creciendo va produciendo presión en todas las estructuras de la zona abdominal baja. Esto aumenta aún más la presión en los vasos hemorroidales y dificulta su drenaje.

Por si todo esto fuera poco, el estreñimiento es otra de las molestias que “acechan” a las embarazadas. Con todo este cóctel es fácil de entender que hasta un 35% de las embarazadas padezcan hemorroides.

Durante el parto, la presión en toda la zona pélvica aumenta de manera muy importante. Por eso, si ya existían las hemorroides, en ese momento van a empeorar y a producir unos molestísimos síntomas durante unos cuantos días.

Alimentos: qué tomar si tengo hemorroides durante el embarazo

Tratamiento de las hemorroides

Los posibles tratamientos siguen unos escalones ascendentes. Es decir, dependiendo de cómo lo valore el médico, se puede optar por tratamientos conservadores o intervencionistas, sean quirúrgicos o no.

  • Los tratamientos intervencionistas no quirúrgicos (láser, escleroterapia, banda elástica) y los quirúrgicos (extirpación de la hemorroide) son siempre la última opción. Ests tratamientos no se realizan habitualmente en el momento del embarazo.
  • Los tratamientos conservadores se basan en cremas y pomadas con distinta composición. Consiguen una disminución de los síntomas asociados, sobre todo el picor y el dolor. Existen muchos productos en el mercado. Desde aquellos que contienen corticoides y/o anestésicos tópicos a otras soluciones más naturales pero igualmente efectivas.

Un punto fundamental para el tratamiento y la prevención de las hemorroides es el control del estreñimiento. Las dietas ricas en fibra o los complementos dietéticos de fibra son fundamentales para mantener un tránsito intestinal adecuado.

Los complementos de fibra que se asocian con probióticos son ideales para conseguir una adecuada regulación de la función intestinal.

Qué tomar para las hemorroides durante el embarazo

Prevención de las hemorroides

En cuanto a los hábitos necesarios para prevenir y aliviar las hemorroides, podemos nombrar los siguientes:

  • Hidratarse adecuadamente.
  • Tomar baños de asiento templados (los fríos alivian momentáneamente, pero pueden producir efecto rebote).
  • No usar papel higiénico. Es mejor lavarse con agua y jabón después de defecar.
  • No permanecer mucho tiempo sentado ni mucho tiempo de pie.
  • No tomar picantes ni irritantes.
  • Hacer ejercicio diariamente, adecuado a la condición física de cada uno y al momento del embarazo. Unos ejercicios muy adecuados para las embarazadas son los ejercicios de Kegel. Estos tonifican la musculatura pélvica, por lo que son favorables para las hemorroides pero también para evitar la incontinencia urinaria que se produce como consecuencia del parto.

Lo importante como siempre es la prevención. Cuando una mujer se queda embarazada debe tener en cuenta estos consejos desde el principio. El control del estreñimiento, la hidratación y el ejercicio diario, ayudarán a que las hemorroides no aparezcan o al menos que la sintomatología sea menos intensa.

Si a pesar de los cuidados estas aparecen, entonces tendrá que consultar a su ginecólogo para saber cuál puede ser el tratamiento más adecuado en su caso. Pero, siempre, teniendo en cuenta los consejos generales y llevando los hábitos correctos.

Bibliografía
https://www.elsevier.es/es-revista-gastroenterologia-hepatologia-14-articulo-guia-practica-clinica-sobre-el-S0210570508758151

Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente trabajo como Gerente dentro del departamento Médico en Laboratorios Heel España y soy autora de artículos en revistas y blogs y he escrito algunos libros de divulgación científica sobre nutrición y salud.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.