Cómo evitar la inflamación abdominal

La inflamación abdominal es la presencia más o menos frecuente de sensación de hinchazón o aumento de tensión abdominal. También se conoce como distensión abdominal. Puede presentarse como principal y único síntoma de una patología funcional o como consecuencia de otros trastornos digestivos.

Se trata de uno de los síntomas digestivos más comunes afectando a un 20% de la población, llegando al 80-90% de la población que padece otras enfermedades como el síndrome de intestino irritable o el estreñimiento crónico funcional.

Consejos para evitar la inflamación abdominal

Muchas veces es subjetiva, es decir, la sensación de distensión percibida por el paciente que implica pesadez abdominal no es perceptible visualmente. Pero la mayoría de las veces es objetiva con un aumento visible del perímetro abdominal.

De todas formas, en algunos pacientes este síntoma es muy invalidante, alterando la calidad de vida de quien lo padece.

Se trata de una sensación molesta que aparece y desaparece a lo largo de la vida del paciente, variando de intensidad y duración. Suele empeorar con la ingesta, independientemente de lo que se come.

Muchas veces sentimos esa hinchazón justo después de comer, llega incluso a doler. Puede ser que la alimentación haya sido poco saludable, y eso haya alterado la microbiota intestinal, generando los síntomas.

Es más frecuente que suceda con la ingesta de fibra, grasas, hidratos de carbono y productos lácteos. Suele empeorar a lo largo del día y mejorar con el sueño.

TEST

¿Tienes síntomas de
microbiota alterada?
Realizar test

TEST

¿Tienes síntomas de
microbiota alterada?

¿Cuáles son las causas?

Entre las causas que pueden dar lugar a inflamación abdominal, caben destacar:

  • La acumulación de gas en el estómago y los intestinos. Es una de las causas más comunes de hinchazón y varía desde una molestia leve hasta dolor intenso. Otros posibles síntomas incluyen los eructos excesivos, flatulencia frecuente, necesidad intensa de evacuar y/o sentir náuseas. En la mayoría de los casos, los gases desaparecen después de unas pocas horas.
  • La indigestión, a veces llamada dispepsia, es una molestia o dolor en el estómago. Las causas pueden ser comer en exceso, consumir demasiado alcohol o medicamentos que irritan el estómago como los antinflamatorios. La indigestión también puede ir acompañada de inflamación abdominal.
  • Una infección estomacal puede dar lugar a gases junto con diarrea, vómitos, náuseas y dolor de estómago. Generalmente desaparecen después de unos días. Sin embargo, algunas personas pueden deshidratarse severamente y habrá que acudir al médico si la hinchazón coincide con fiebre, heces con sangre y vómitos frecuentes.
  • El estómago y los intestinos albergan una gran variedad de bacterias beneficiosas para nuestro organismo y que ayudan a digerir correctamente los alimentos. Una disbiosis, es decir, una alteración en la microbiota puede alterar la absorción de nutrientes y dar lugar a hinchazón abdominal.
  • Comer alimentos salados, tener intolerancias a ciertos alimentos y/o experimentar cambios en los niveles hormonales pueden hacer que el cuerpo retenga más líquido de lo normal. Si la hinchazón no desaparece consecuencia de la retención de líquidos podría tener una causa más grave como la diabetes o insuficiencia renal por lo que habría que consultar con el especialista.
  • Algunas personas, sin embargo, se hinchan después de comer ciertos alimentos como, por ejemplo, debido a la intolerancia a la lactosa o alergia al gluten. Suele desaparecer sola, aunque puede estar asociada a diarrea y dolor de estómago.

Y otras causas son…

Qué causa la inflamación abdominal

  • Los trastornos intestinales crónicos, como el síndrome del intestino irritable y la enfermedad de Crohn, también pueden causar hinchazón frecuente. Tanto uno como otro, pueden causar gases, diarrea, vómitos y pérdida de peso involuntaria.
  • La gastroparesia es otro trastorno que puede cursar con hinchazón ya que afecta al vaciado normal del estómago. Los músculos del estómago dejan de funcionar correctamente, haciendo que los alimentos pasen mucho más lentamente a través del estómago y los intestinos. A la hinchazón se unen síntomas como estreñimiento, sensación de plenitud, pérdida de apetito, acidez de estómago, náuseas, vómitos y dolor.
  • El estreñimiento puede ser un factor importante en el desarrollo de distensión abdominal, ya que aumenta el volumen intraabdominal y favorece la fermentación bacteriana.
  • Tras la ingesta, muchos pacientes se quejan de distensión abdominal que desaparece tras períodos de ayuno. Diversos estudios han demostrado que la distensión proximal del intestino delgado por los líquidos generados durante la comida y digestión gástrica podría jugar un importante papel en la inflamación abdominal que experimentan muchos pacientes, sobre todo, tras la ingesta de comidas ricas en grasas.
  • El sobrepeso y el acúmulo excesivo de grasa en el abdomen parece asociarse también a este trastorno, aunque pacientes delgados se pueden quejar con cierta frecuencia de inflamación abdominal.
  • El sedentarismo. Pero, sobre todo, permanecer durante largos períodos tumbados. Esto provoca una disminución del tránsito intestinal de gas que favorecería la distensión abdominal.

Cómo evitar la inflamación abdominal

¿Podemos evitar la inflamación abdominal? ¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a disminuir o prevenir su recurrencia:

  • Evitar masticar chicle para evitar tragar más aire de lo normal. Y procura, durante las comidas, masticar despacio por el mismo motivo.
  • Puede ser útil llevar un diario de alimentos para conocer cuáles son los alimentos que me producen hinchazón. Esto nos ayudará a diagnosticar intolerancias y hacer cambios en nuestro estilo de vida. Hay muchas personas que simplemente por evitar ciertos alimentos previene la distensión abdominal.
  • Independientemente de lo anterior, habrá que descartar por completo ciertos alimentos de la dieta. Entre estos alimentos están las bebidas gaseosas, la sal, alimentos procesados por su contenido en grasas saturadas o los dulces ricos en hidratos de carbono simples. Y, en menor medida, por su valor nutricional, las legumbres, ciertas verduras y los lácteos.
  • Por el contrario, es importante incluir en nuestra dieta fruta y verduras frescas por su contenido en fibra y agua. Esto favorecerá el tránsito intestinal.
  • La ingesta de fibra juega un papel muy importante a la hora de evitar la inflamación abdominal. Si la ingesta de fibra es escasa, las heces no adquieren el tamaño normal. Con ello aparecerá el estreñimiento como consecuencia de la retención de heces. Y esto provoca una distensión abdominal que suele ser dolorosa. Por el contrario, el exceso de fibra puede provocar una malabsorción de determinados nutrientes dando lugar a diarrea y gases intestinales y, por tanto, distensión abdominal. Se recomienda consumir la cantidad de fibra recomendada, ni más ni menos y repartida en diferentes tomas a lo largo del día.

Pasos para evitar la inflamación abdominal

Y no te olvides de

  • Aumenta el consumo de agua que ayudará a incrementar la motilidad intestinal.
  • Toma pequeñas raciones de comida, de forma más frecuente, sobre todo si tienes tendencia a sentirte hinchado
  • Practica ejercicio de manera regular. Incorpora ejercicios de fuerza para recuperar el deterioro de la musculatura abdominal. Y, por otro lado, favorecer el tránsito intestinal.
  • Practica actividades que te relajen para evitar que el estrés y la ansiedad influya en tu día a día.
  • Recurre a los complementos alimenticios a base de probióticos que contribuirán a corregir la disbiosis que muchas personas pueden presentar.

¡Deshínchate cuidándote por dentro!

BIBLIOGRAFÍA
https://www.medigraphic.com/pdfs/revmed/md-2018/md182s.pdf

Ldo. José Manuel García Raboso
Ldo. José Manuel García Raboso
Licenciado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid con la Especialidad de Bioquímica. Siempre ha estado unido al sector farmacéutico y al contacto directo con el cliente, bien en Oficina de Farmacia o en diferentes Laboratorios farmacéuticos como AstraZeneca, Salvat o Lacer.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info