Consecuencias de la mala circulación sanguínea

La sangre es el medio de transporte del oxígeno. Y, también, de las sustancias nutritivas que tienen que llegar a todas las células del organismo.

Tenemos aproximadamente 5 litros de sangre en nuestro organismo y cada minuto tienen que hacer un recorrido completo.

Esto quiere decir que toda nuestra sangre recorre el circuito completo ¡¡¡1.440 veces al día!!!!. Entonces, ¿qué consecuencias puede acarrear tener una mala circulación sanguínea?

¿Cómo funciona el sistema circulatorio?

Para que un líquido que está en un circuito cerrado sea capaz de moverse por éste, necesita de una bomba que lo impulse. En este caso es el corazón. Pero la dificultad añadida de este circuito es que se encuentra en vertical.

Es decir, mientras que la bomba, o sea el corazón, está en la zona superior del circuito, una gran parte de este se encuentra por debajo.

La vuelta de la sangre hasta el corazón se hace en contra de la gravedad.

La sangre que circula por las piernas tiene que subir hasta el tórax para llegar hasta el corazón. Y, de nuevo, volver a ser impulsada. A este camino de vuelta se le denomina “retorno venoso”. Y, ciertamente, tiene que salvar una serie de obstáculos y dificultades para hacer este recorrido.

Retorno venoso

Consecuencias de la mala circulación sanguínea: mala circulacion sanguinea heelespana - HeelEspaña

¡Por supuesto que la naturaleza lo tiene todo pensado! Ha dotado a las venas que se encuentran en los miembros inferiores de mecanismos para favorecer el retorno venoso. Por una parte, estas venas se encuentran rodeadas de los músculos que producen el movimiento.

Al andar o al correr los músculos se contraen y consiguen impulsar la sangre hacia arriba. Las propias venas también tienen en su pared fibras musculares que se contraen e impulsan el líquido en la dirección adecuada.

Cuando la contracción, tanto de los músculos externos como de las fibras musculares venosas, cesa, la sangre tiende a caer hacia abajo por acción de la gravedad. Se encuentra, entonces, con las válvulas venosas cerradas, lo que impide su retroceso.

Las válvulas venosas se encuentran a lo largo de todo el recorrido de la vena. Son una especie de compuertas que se abren cuando el flujo de sangre es hacia arriba. Y, sin embargo, se cierran cuando la dirección es hacia abajo, de manera que contienen en ese tramo la sangre que ha conseguido llegar hasta ese punto. En la siguiente contracción la sangre alcanzará el tramo siguiente y así hasta que consiga llegar hasta el corazón.

¿Cuál es la causa de los problemas circulatorios?

Las causas depende de la enfermedad concreta. Estas causas pueden ser:

  • Genética
  • Enfermedades del corazón, como por ejemplo el colesterol alto y presión arterial alta
  • Infección
  • Lesiones
  • Medicamentos, incluyendo hormonas

Aunque a veces la causa es desconocida.

¿Qué es la enfermedad venosa crónica?

El problema sucede se produce lo que se denomina enfermedad venosa crónica. En este caso, las paredes venosas no son capaces de producir una contracción adecuada y además las válvulas suelen ser incompetentes, es decir, no producen el cierre total del orificio, por lo que parte de la sangre que ha conseguido subir, vuelve a caer al tramo anterior.

Esto hace que la sangre se acumule y que las paredes venosas se distiendan, pudiéndose ver a través de la piel las venas engrosadas. Además, el acúmulo de sangre en los vasos sanguíneos aumenta la presión dentro de estos, potenciando que se extravase parte del líquido y produciendo edema, es decir, acumulación de líquido en las piernas que se manifiesta como hinchazón en los tobillos y sensación de pesadez en las piernas, con calambres y dolor.

Porqué se produce la mala circulación sanguínea - HeelEspaña

Síntomas

Cuando la enfermedad venosa crónica avanza y aparecen los síntomas, es cuando se denomina insuficiencia venosa crónica.

Los síntomas más habituales son dolor, pesadez de piernas, calambres, picor y sensación de calor.

Incluso, el denominado síndrome de piernas inquietas. Este síndrome consiste en una imposibilidad de estar con las piernas quietas cuando se está en reposo, especialmente en la cama.

Varices, consecuencias de la mala circulación en piernas

Varices y mala circulación sanguínea - HeelEspaña

En situaciones más avanzadas pueden aparecer cambios en la coloración de la piel, edema e incluso úlceras.

Ya desde las primeras fases, se pueden visualizar a través de la piel los cambios en los pequeños vasos sanguíneos de la zona, en forma de arañas vasculares o telangiectasias (vasitos finos, de color rojo ramificados) o varices (engrosamiento de las venas). Estas alteraciones suelen preocupar a quien las padece por sus implicaciones estéticas. Pero, realmente, el problema principal no es la apariencia, sino la patología de base que subyace a estos cambios.

La enfermedad venosa crónica afecta a un 25-30% de las mujeres y a un 10-40% de los hombres. Se incrementa su frecuencia con la edad, de manera que en mayores de 50 años, la prevalencia llega hasta el 50%.

Algunos hábitos como el sedentarismo, el permanecer mucho tiempo de pie o fumar, pueden empeorar el cuadro o favorecer su aparición. También la obesidad es un factor de riesgo para la aparición de patologías vasculares venosas.

El cuadro siempre es progresivo. Por ello, si no se trata de manera adecuada, la aparición de varices irá en aumento. Puede, incluso, llegar a las fases más avanzadas, con peligro de tromboembolismo venoso o con la aparición de úlceras cutáneas.

Tratamiento para la mala circulación sanguínea

Consecuencias de la mala circulación sanguínea: mala circulacion sangre heelesoana - HeelEspaña

El tratamiento pasa siempre por mejorar los hábitos. Se incluye hacer ejercicio regularmente, tener una alimentación equilibrada y no fumar.

Son también útiles las medias de compresión que deben utilizarse, eso sí, de manera regular y desde por la mañana.

Existen distintos principios activos, muchos de ellos de origen natural, que han demostrado mejorar la inflamación y el tono venoso. Algunos ricos en flavonoides, como el extracto de uva (vitis vinífera), tienen además propiedades antioxidantes, muy convenientes en estas situaciones.

Los casos más avanzados pueden requerir cirugía, láser o escleroterapia. Estos tratamientos son eficaces para hacer desaparecer las varices pero no previenen de la aparición de otras nuevas. Es por ello que los cuidados básicos y el tratamiento farmacológico, en su caso, deben seguir estando presentes para evitar la mala circulación sanguínea.

Causas de la mala circulación sanguínea - HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *