Evitar catarros con los cambios bruscos de temperatura

Los cambios de temperatura hacen a nuestro cuerpo más vulnerable a las infecciones y virus. Con los cambios de estación, siempre se dice que aparecen resfriados y catarros.

¿Por qué pasa? Porque, entre otras cosas, nuestro cuerpo tiene que adaptarse a la alteración climática que, en algunos casos, se produce de un día para otro. Es decir, cuando las temperaturas descienden de forma brusca.

¿Cuál es la temperatura corporal normal?

La temperatura normal del cuerpo humano varía entre 36 y 37º C.

Existen muchos factores tales como la alimentación, el estrés y las emociones que pueden hacer variar la temperatura corporal.

Existen también variaciones de temperatura corporal que no se consideran fiebre (febrícula) y que varían de forma individual.

La temperatura corporal de ambos sexos no es diferente, normalmente es de 37ºC aproximadamente. Sin embargo, la manera de percibirlo sí es distinta. En las mujeres, la relación entre masa corporal y superficie corporal es menor, provocando un mayor enfriamiento.

Otros factores importantes en la regulación de la temperatura corporal son:

  • La edad. La tolerancia a los cambios de temperatura disminuye con la edad).
  • El peso y la altura.
  • La capacidad de adaptación cardiovascular y metabólica.
  • El consumo de bebidas alcohólicas.
  • El ejercicio físico.
  • La situación hormonal.
  • O el estado funcional de la glándula tiroides.

¿Qué pasa con los cambios bruscos de temperatura?

Consejos para alviar el catarro - HeelEspaña

Algunas personas son capaces de anticipar un cambio meteorológico. Y no es que se consideren adivinos o porque lo hayan visto en televisión. Es porque comienzan a tener dolores musculares o articulares y reconocen el principio de un cambio de tiempo y temperatura. Estas son las personas denominadas meteorosensibles.

Nuestro cuerpo reacciona a esos cambios de las temperaturas, sobre todo si son muy bruscos, con diferentes síntomas.

Estos cambios de temperatura hacen a nuestro cuerpo más vulnerable a las infecciones y virus ya que tiene que adaptarse a esta alteración climática.

Y, en algunos casos, se produce de un día para otro cuando las temperaturas descienden de forma brusca. Con la llegada del otoño cambian las temperaturas y con ellas aparecen los resfriados o el catarro de todos los años.

¿Cómo evitar pillar un catarro por cambios bruscos de temperatura?

El comienzo del curso escolar marca la temporada del temido catarro. Y es que los niños, al estar en continuo contacto con otros menores, tienen más posibilidades de contagiarse, trayéndose los gérmenes a casa.

Padecer catarro por cambios de temperatura - HeelEspaña

Con el objetivo de evitar la infección por estos virus, se recomiendan seguir una serie de recomendaciones o consejos:

  • El principal consejo es lavarse las manos con jabón. Las personas están a menudo tocando cosas, animales, alimentos, dinero, van al baño, etc. Es por ello por lo que están expuestas a multitud de microorganismos y gérmenes que no se ven, pero que pueden causar enfermedades. De hecho, tal y como indica la Organización Mundial de la Salud, el lavado de manos evita el contagio de más de 200 enfermedades como la gripe A, neumonía, bronquiolitis, tosferina o el resfriado común.
  • Tener una hidratación adecuada.
  • Uso de pañuelos desechables. De esta manera evitaremos esparcir el virus al estornudar o toser.
  • Evitar el contacto con otras personas enfermas y no tocarse la cara. Esto es debido a que la nariz, los ojos y la boca son las partes del cuerpo más sensibles para la entrada de virus.
  • Permanecer en lugares abiertos y bien ventilados dónde el contagio es menor. Evitar las aglomeraciones y concentraciones de mucha gente.
  • Tomar una dieta equilibrada. Que incluya un gran aporte de frutas y verduras ricas en vitamina A, C, D, alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 y otros productos naturales. Este tipo de alimentos mantienen y favorecen el sistema inmunitario al protegernos de posibles infecciones.
  • Evitar el alcohol, tabaco y el estrés o ansiedad. Todos estos factores contribuyen a la disminución de la capacidad de respuesta del sistema inmunológico.
  • Dormir bien. El descanso es importante y debemos estar relajados y dormir entre siete u ocho horas.
  • Realizar ejercicio físico de forma habitual.

Estas recomendaciones pueden ayudarnos y son útiles para evitar contagiarnos y mejorar las defensas.

¿Qué enfermedades provoca el frío?

Debido al frío nos vemos expuestos a multitud de peligros, virus y enfermedades provocadas por no tener las condiciones de temperatura y humedad adecuadas. Las temperaturas bajas favorecen más frecuentemente la aparición de patologías respiratorias,como el catarro, pero no son las únicas.

Aliviar el catarro - HeelEspaña

Ya se ha comentado anteriormente como las enfermedades más frecuentes provocadas por el frío son la gripe y el resfriado, ambas causadas por virus.

Otros tipos de trastornos que puede producir el frío son:

  • Faringoamigdalitis o infección respiratoria alta. A diferencia del resfriado produce más fiebre y tarda más en curarse. Puede dar lugar a laringitis. La mayoría son víricas pero a veces son producidas por bacterias. Produce dolor de garganta, fiebre, dolor de cabeza, inflamación de las amígdalas y agrandamiento de los ganglios del cuello. Si el origen es bacteriano es necesario la utilización de antibióticos, previa consulta al médico.
  • Bronquitis. Cualquier virus respiratorio puede provocar esta enfermedad. Sucede cuando los bronquios se inflaman y producen mucha mucosidad. Suele aparecer como evolución de una rinitis o faringitis. Produce tos seca, dolor en el tórax y ruidos en el pecho al respirar. Las personas con asma o fumadoras sufren casos más graves.
  • Las infecciones respiratorias pueden con llevar la aparición de complicaciones como las neumonías.Pero, sobre todo, en personas que padecen enfermedades crónicas como diabetes o EPOC.
  • El frío también origina estrechamiento de los vasos sanguíneos, la vasoconstricción. Esta provoca, a nivel cardiovascular, un aumento de la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Por tanto, en aquellos pacientes con riesgo cardiovascular, aumenta la probabilidad de aparición de infarto de miocardio y favorece la formación de trombos.

Cómo evitar un catarro - HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *