Cómo fortalecer el sistema inmune

Seguramente uno de los sistemas más complejos de nuestro organismo, junto con el sistema nervioso, es el sistema inmune.

El sistema inmune regula nuestra relación con el exterior de una manera eficaz.

Y si falla, ¿sabemos cómo fortalecerlo?

Acciones del sistema inmune

Por una parte, debe impedir la entrada de elementos extraños patógenos desde el exterior. Pero, por otra parte, tiene que permitir la entrada de sustancias beneficiosas. Se incluyen, por supuesto, el alimento o los medicamentos.

Este equilibrio sutil entre permitir o no la entrada de elementos que vienen del exterior, se está produciendo constantemente y está poniendo en juego a cada momento, los múltiples mecanismos con los que cuenta el sistema inmune.

El sistema inmune se articula básicamente en dos grandes acciones:

  • La inmunidad innata. Es una primera línea de defensa. Es decir, cuando un elemento extraño entra en el organismo, los leucocitos y especialmente un tipo de estos que son los neutrófilos, se ponen en marcha. Reconocen y, posteriormente, destruyen ese virus o bacteria que se cataloga como potencialmente patógeno.
  • La inmunidad adquirida. La información sobre la identidad de ese microorganismo ha quedado almacenada en los linfocitos (otras células defensivas).Cuando ese patógeno entre por segunda vez o sucesivas, el sistema inmune ya está preparado y ha creado unas proteínas llamadas anticuerpos, que de manera específica atacan a cada uno de los posibles patógenos, de manera que es capaz de destruirlos antes de que produzcan ningún síntoma.Defensas: cómo fortalecer el sistema inmune - HeelEspaña
    Cuando ocurre esto decimos que estamos inmunizados. Por ejemplo, cuando alguien pasa el sarampión, ya está inmunizado, puesto que ya ha creado anticuerpos y la próxima vez que tenga contacto con el virus, éste ya no podrá producir la enfermedad, porque el sistema inmune acabará antes con él.

Otro tipo de inmunidad

Existe un tercer tipo de inmunidad:

  • La inmunidad pasiva. Es la que se produce cuando no es el propio individuo el que fabrica los anticuerpos, sino que los recibe desde el exterior. Por ejemplo los bebés nacen con anticuerpos que la madre les pasa a través del cordón umbilical o de la leche materna.De tal manera que hasta que su sistema inmune madure y sean capaces de crear ellos sus propios anticuerpos, se encuentran protegidos por los de la madre.

Qué necesita el sistema inmune para funcionar correctamente

Cómo fortalecer el sistema inmune: proteccion como fortalecer sistema inmune heelespana - HeelEspaña

Todas estas células inmunitarias, ¿qué necesitan para poder funcionar de manera correcta?

En primer lugar un buen estado general de salud. Las autoridades sanitarias están de acuerdo en que existen una serie de hábitos que son imprescindibles para un buen funcionamiento del sistema inmune. Estos hábitos son:

  • Seguir estrictamente los calendarios vacunales establecidos en cada zona o para cada grupo de edad.
  • Mantener la lactancia materna en los bebés siempre que sea posible.
  • Tener una higiene personal adecuada.
  • No fumar.
  • No beber alcohol y, si se hace que sea moderadamente.
  • Hacer ejercicio.
  • Mantener un peso saludable.
  • Controlar el estrés.
  • Dormir 7-8 horas y con buena calidad de sueño.
  • Mantener una dieta saludable.

La importancia de la alimentación o cómo fortalecer el sistema inmune

Para el funcionamiento del sistema inmune se necesitan una serie de vitaminas y minerales. Estas deben adquirirse a través de la alimentación y son imprescindibles para la acción de neutrófilos y linfocitos entre otros.

De hecho, la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) ha establecido un listado de vitaminas y minerales que participan en el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. En este listado se encuentran: cobre, folato, hierro, selenio, zinc, vitamina A, B6, B12, C y D, entre otros.

Algunos de estos minerales están muy presentes en la dieta, con lo cual es fácil conseguir llegar a la cantidad diaria recomendada. Este es el caso, por ejemplo, del cobre. Otros minerales o vitaminas se encuentran en grupos más reducidos de alimentos, por lo que la dieta variada siempre garantizará la ingesta de estos micronutrientes.

Alimentos ricos en oligoelementos y vitaminas

Veamos ahora algunos de los alimentos más ricos en estos oligoelementos y vitaminas:

  • Selenio. Se puede encontrar en frutos secos, trigo, arroz, huevo, pipas de girasol, carne de aves, queso o repollo entre otros.
  • Zinc. Se encuentra abundantemente en mariscos bivalvos como ostras, también en gambas y langostinos. Carne de vaca, pollo, pavo, en pescados, hígado. Germen de trigo, granos integrales, semillas de calabaza y frutos secos.
  • Folato. En verduras de hoja verde, legumbres, algunas frutas y pastas integrales.
  • Hierro. Aunque siempre que se habla de hierro se piensa en primer lugar en las lentejas, no es cierto que sean el alimento con más cantidad de hierro; es cierto que las lentejas y otras legumbres son ricas en este mineral, pero proporcionan más cantidad de este oligoelemento las carnes rojas magras, los mariscos de concha sobre todo berberechos, almejas, ostras y mejillones, algunos frutos secos y algunas verduras de hoja verde como las espinacas.
  • Vitamina C. También es un mito que los cítricos sean los más ricos en esta vitamina. Es cierto que naranjas, limones y mandarinas son una buena fuente de ácido ascórbico. Sin embargo, podemos encontrar mayor concentración en el pimiento rojo, perejil, kiwi, fresas o brócoli.
  • Vitamina A. La encontramos fundamentalmente en zanahorias, batatas, mango, espinacas, melón, remolacha, acelgas, brócoli, lechuga o huevo.

¿Son buenos los probióticos para el sistema inmune?

Los probióticos son microorganismos vivos que,  cuando se administran en cantidad necesaria, producen un beneficio en la salud del individuo.

Son bacterias beneficiosas, habitantes normales del intestino humano que tienen un papel fundamental en el desarrollo y mantenimiento del sistema inmune.

Cuando se ha producido un desequilibrio en la microbiota intestinal, que son las bacterias que están presentes en el intestino, ocurre una alteración de la respuesta inmunitaria. La administración de probióticos contribuye al requilibrio de la microbiota y, por tanto, mejora la respuesta inmune.

Pero no podemos hablar de manera general. Decir probióticos es referirse a un enorme grupo de bacterias diferentes con acciones distintas. Lo correcto sería decir que algunas cepas probióticas, como Lactobacillus Rhamnosus CNCM I-4036, Bifidobacterium Breve CNCM I-4035 y Lactobacillus Paracasei CNCM I-4034, entre otros, han demostrado mejorar la respuesta inmune y la defensa frente a microorganismos patógenos como ciertas bacterias y virus.

Entonces para saber cómo fortalecer el sistema inmune…

Al final la conclusión es que una buena alimentación, un sueño de calidad y una buena gestión del estrés, así como practicar habitualmente ejercicio, son pilares fundamentales del estado de salud.

Consejos: cómo fortalecer el sistema inmune - HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *