Propiedades del brezo para el bienestar urinario

Son numerosas y bien conocidas las plantas con efecto beneficioso sobre las vías urinarias.

El abedul, la cola de caballo, el ortosifón, el diente de león o el solidago entre otras, presentan efectos diuréticos y antiinflamatorios a nivel de la vejiga y los uréteres.

Otras como el lepidio o la arenaria son utilizadas en casos de litiasis y algunas como la gayuba, el arándano rojo americano o el brezo, presentan propiedades antisépticas urinarias, de manera que son muy utilizadas en cistitis no complicadas y especialmente en las cistitis de repetición.

Brezo contra la cistitis

Infecciones urinarias, Cistitis

Las cistitis son la segunda causa de consulta por patología infecciosa en atención primaria, solo por detrás de las infecciones respiratorias.

Más del 50% de las mujeres presentará al menos un episodio de cistitis en su vida y un tercio de estas tendrá cistitis de repetición.

El término cistitis hace referencia a la inflamación de la vejiga urinaria, habitualmente de causa infecciosa.

Cursa con síntomas como sensación repentina de tener que orinar urgentemente, dolor-escozor al orinar, incontinencia y dolor en la zona del pubis. Puede haber fiebre, pero no es frecuente.

En ocasiones hay cambios en el color y olor de la orina, volviéndose más oscura y con un olor más fuerte.

Infecciones urinarias, cistitis

Cistitis, causas

La mayoría de las cistitis se producen por que las bacterias patógenas ascienden por la uretra hasta la vejiga.

Esto es mucho más fácil en la mujer que en el hombre por razones anatómicas, ya que la uretra de la mujer es más corta que la del hombre, por eso las cistitis son más frecuentes en las mujeres.

Causas de la cistitis

Habitualmente el patógeno que causa esta infección es una bacteria procedente de la zona del colon, sobre todo la bacteria Escherichia coli, que puede salir del intestino a través del ano, colonizar la zona perineal y desde allí alcanzar la vejiga.

En ese recorrido, la bacteria patógena tiene que pasar por las inmediaciones de la vagina; la vagina está normalmente colonizada por bacterias beneficiosas (microbiota vaginal) que son capaces de acidificar su entorno; si existe una acidez adecuada, los microorganismos patógenos no se podrán asentar y disminuirán las posibilidades de acceder posteriormente a la uretra.

Por eso en la mujer sana un mecanismo defensivo fundamental frente a las cistitis, además por supuesto, de un buen funcionamiento del sistema inmune, es la protección que brinda la microbiota vaginal.

Pero si la bacteria patógena, probablemente E. Coli, ya ha llegado hasta la vejiga y está produciendo la infección, la fitoterapia puede contribuir a mejorar la sintomatología y a combatir la enfermedad.

Tratamiento con fitoterapia

Brezo, para el bienestar de las vías urinarias

Una de esas plantas, útiles para mantener el bienestar de las vías urinarias, es el brezo.

El brezo o Erica cinérea o Calluna vulgaris, es una planta que se encuentra distribuida por Europa y el norte de África y en general por toda la zona Mediterránea.

En España es especialmente abundante en Canarias. Tiene unas hojas estrechas, casi aciculares y una flores pequeñas, campaniformes y agrupadas, de color blanco o rosado.

La parte de la planta que se emplea por sus propiedades farmacológicas son principalmente las flores, aunque también se pueden emplear las hojas y las sumidades floridas.

El brezo contiene como principios activos proantocianidinas y flavonoides principalmente.

Brezo para tratar la cistitis

Proantocianidinas

Las proantocianidinas juegan un papel muy importante para combatir las cistitis por E. Coli.

Esta bacteria, para causar la infección en la vejiga, debe anclarse a sus paredes para permanecer allí y reproducirse.

Este anclaje lo hace a través de unos órganos de sujeción denominados fimbrias; pues bien, las proantocianidinas son capaces de inactivar un cierto porcentaje de estas fimbrias, impidiendo por tanto que la bacteria quede adherida a las paredes vesicales.

Este es justamente el mecanismo de acción principal de algunas plantas muy conocidas y relacionadas con la cistitis como es el arándano rojo americano.

Aunque al hablar de proantocianidinas generalmente se piensa en el arándano, otras plantas como la semilla de uva o el propio brezo son también ricas en este principio activo.

Pero el brezo, además, tiene propiedades diuréticas, esto le hace muy interesante, pues una vez que la E. Coli no puede anclarse a la pared de la vejiga, es arrastrada por la orina y expulsada al exterior.

El efecto diurético del brezo, o de otras plantas, como por ejemplo la gayuba, contribuye al arrastre y a la eliminación de la bacteria causante de la infección.

El brezo contiene además otros principios activos como quercetina, con un alto poder antioxidante.

En conjunto, el brezo tiene acción diurética, lo que favorece la eliminación de las bacterias causantes de la cistitis; antiinflamatoria, por lo que contribuye a disminuir la sintomatología típica de la infección del tracto urinario y además, gracias a las proantocianidinas, contribuye a dificultar la adhesión de la E. Coli a las paredes vesicales. Todas estas propiedades le hacen ideal para su uso en afecciones urinarias.

Otros principios activos

Es muy habitual encontrarlo en preparaciones que combinan distintos principios activos relacionados con el bienestar urinario.

Ya hemos comentado como el brezo contiene proantocianidinas al igual que la semilla de uva o el arándano rojo americano, por lo que sus asociaciones son muy comunes.

También es útil combinarlo con gayuba por su efecto antiinflamatorio y diurético y por supuesto, es muy importante no olvidar el papel preventivo de la microbiota vaginal, por lo que es ideal asociar las plantas antes mencionadas, con probióticos que pueden equilibrar tanto la microbiota intestinal como la microbiota vaginal.

¿Cómo prevenirla?

Prevenir las infecciones urinarias

La prevención de las cistitis debe además basarse en una serie de normas higiénicodietéticas que siempre hay que tener en cuenta:

  • Beber al menos 2 litros de agua diarios.
  • No aguantar la orina mucho tiempo.
  • No permanecer mucho tiempo con humedad en la zona (bañadores, ropa de deporte con sudor….).
  • Orinar y limpiar la zona tanto antes como después de las relaciones sexuales.
  • No hacer la limpieza tras la defecación de atrás hacia adelante, sino al revés.
  • No utilizar geles, jabones o desodorantes que puedan dañar la microbiota vaginal.

Las cistitis pueden ser realmente muy molestas, sobre todo en aquellas mujeres que las sufren de manera repetida. Seguir estas sencillas normas y, en caso necesario, recurrir a algunos de los principios activos de los que hemos hablado, puede ser de mucha ayuda.

BIBLIOGRAFÍA
https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-fitoterapia-infecciones-del-tracto-urinario-X0213932414958658
https://www.botanical-online.com/plantas-medicinales/brezo-propiedades
https://www.lifeder.com/brezo/

Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente trabajo como Gerente dentro del departamento Médico en Laboratorios Heel España y soy autora de artículos en revistas y blogs y he escrito algunos libros de divulgación científica sobre nutrición y salud.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info

Categorias:
Salud de la mujer