La microbiota intestinal influye en tus emociones

Los microorganismos, sobre todo las bacterias, que habitan en nuestro intestino se conocen como microbiota intestinal. Se calcula que el número total de microorganismos que componen la microbiota es de aproximadamente 100 billones.

Esto supone una cantidad diez veces mayor que el número total de nuestras células. La composición de dicha microbiota no es estática. Y es que se puede ver afectada por la dieta, el estilo de vida o el consumo de antibióticos, entre otros factores.

Cuida tu microbiota intestinal: cuida tu mente

¿Por qué es un “nuevo órgano”?

Actualmente, a la microbiota intestinal se le considera un “nuevo órgano”. ¿Por qué? Porque, entre las distintas funciones, se sabe que es:

  • La encargada de cooperar con nuestro organismo en la defensa de las enfermedades
  • Tomar parte en los procesos de digestión, en la absorción y síntesis de muchos nutrientes
  • También, de suministrar a nuestro cuerpo, incluido el sistema nervioso central, diversos componentes que pueden ayudar a mantener el estado de salud.
  • Pero, por el contrario, alterar el equilibrio de los procesos fisiológicos normales.

Beneficios de una microbiota intestinal sana para la salud

Conexión intestino-cerebro

En este sentido, ya hay muchos estudios que evidencian una conexión entre nuestro intestino y nuestro cerebro. Es lo que se denomina “eje intestino-cerebro” y que viene a demostrar que existe una comunicación bidireccional entre ambos órganos.

Existen varias vías mediante las cuales la microbiota intestinal puede afectar a las funciones del sistema nervioso central a diferentes niveles. Por ello, este eje ayuda a explicar cómo la microbiota modula el sistema inmune, el sistema gastrointestinal y el sistema nervioso central.

Esa conexión en la doble dirección evidencia que el cerebro no sólo puede influir en la composición de la microbiota intestinal y es que, además, las bacterias que están en nuestro intestino pueden influir en nuestra manera de percibir el mundo. Es por ello que pueda afectar a la manera de comportarnos y enfrentarnos a las diferentes situaciones de la vida.

¿Qué relación existe entre la microbiota intestinal y el cerebro?

La microbiota intestinal y el estado de ánimo

Los microorganismos del intestino sintetizan varios neurotransmisores o precursores de neurotransmisores, ácidos grasos de cadena corta y otras moléculas. Todos tienen propiedades neuroactivas y que influencian la homeostasis y el correcto funcionamiento del sistema nervioso central.

Por ejemplo, se ha visto que la composición de dicha microbiota influye directamente en los niveles de triptófano (precursor de la serotonina) y de la serotonina, que se considera el “neurotransmisor de la felicidad” porque es el principal responsable de regular nuestro estado de ánimo.

De la misma manera, se ha visto que las alteraciones de la microbiota intestinal pueden conllevar a una alteración de este eje intestino-cerebro. Es por ello que puede relacionarse con la aparición de ciertas enfermedades cerebrales como el autismo. Por tanto, ser responsable de las alteraciones de comportamiento social en estos pacientes.

Importancia de una vida saludable

Cuida la dieta para cuidar tu microbiota intestinal

Tenemos que concienciarnos de que el cuidado de la microbiota intestinal es algo fundamental y, además, que puede influir en la regulación de los síntomas de ciertas condiciones y situaciones de salud mental. En este sentido, la dieta es uno de los factores que más influyen en la composición y diversidad de la microbiota intestinal.

Si no mantenemos una dieta sana y equilibrada, se pueden producir alteraciones en la microbiota. Esto, a su vez, conlleva alteraciones en la salud y en el comportamiento.

Se ha observado que una dieta rica en grasas reduce la diversidad de las bacterias de la microbiota. Por tanto, aumenta la permeabilidad y los marcadores de inflamación intestinal.

Esto se debe a que cuando el intestino es más permeable, se disminuye la función de la barrera intestinal. Esta barrera tiene un papel fundamental en el control de la entrada de ciertos microorganismos y de agentes inflamatorios, que, pueden que desencadenar un estado inflamatorio e influenciar la función del sistema nervioso central.

Alimentación

Debemos ser conscientes de la importancia de la alimentación y de nuestro estilo de vida para nuestra salud en general, y, en particular, para nuestra salud mental.

A nivel dietético, lo que comemos, influye mucho en la estructura y composición de nuestra microbiota intestinal.

Por ello es importante adoptar una dieta rica en alimentos de origen vegetal. Entre estos destacamos los alimentos ricos en fibra como las verduras, las frutas, los cereales, las legumbres y los frutos secos.

Asimismo, como veíamos anteriormente, debe limitarse el consumo de azúcares y grasas saturadas. Además, evitar el exceso de proteínas de origen animal que pueden ser perjudiciales para la microbiota. También influir de forma negativa en la composición y en la biodiversidad de la misma.

¿Nos puede ayudar tomar probióticos?

Por otra parte, podemos “manipular” o influir en la composición de la microbiota intestinal mediante la administración de probióticos.

Los probióticos son microorganismos vivos, que en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud de la persona que los consume.

Aunque aún faltan muchos estudios concluyentes, ya hay indicios que demuestran que algunas cepas probióticas podrían mejorar algunos trastornos conductuales y psiquiátricos.

Destacamos la depresión, ansiedad o, incluso, la enfermedad de Parkinson o el autismo. A este tipo de probióticos que ejercen un efecto positivo en la salud mental se les conoce con el nombre de psicobióticos.

Referencias bibliográficas
LA FLORA INTESTINAL/MICROBIOTA, NUTRICIÓN Y SALUD MENTAL. Alina Ramallo López. Facultad de Ciencias de la Salud: Sección de Enfermería y Fisioterapia. Tenerife. Universidad de la Laguna.
Diet and microbiota. Impact on health. Guillermo Álvarez Calatayud, Francisco Guarner, Teresa Requena, Ascensión Marcos.

Lda. Elena Blanco Andreu
Lda. Elena Blanco Andreu
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Alcalá de Henares de Madrid con un Máster en Tecnología y Control de los Alimentos realizado en el Centro de Estudios Superiores de la Industria Farmacéutica. Actualmente trabajo en Laboratorios Heel España en el departamento de Marketing y Ventas, como Product Manager.
Más información >

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar.