Microbiota sana | Trucos para que tu estómago funcione bien

Numerosos estudios evidencian ya la relación que existe entre una microbiota sana y un buen estado de salud. En concreto, en la microbiota intestinal predominan Bifidobacterias y Lactobacilos. Si disminuyen o aumentan se puede producir una disbiosis y, con ello, diferentes enfermedades.

Inconvenientes de no tener una microbiota sana - HeelProbiotics - HeelEspaña

Algunas de estas que afectan al estómago, en concreto, son la indigestión, la acidez o diferentes problemas gástricos como los gases.

Consecuencias de no tener una microbiota sana

Cuando hay una alteración de la microbiota, tanto en cantidad de bacterias como en proporción de las mismas, se denomina “disbiosis”.

Las alteraciones cuantitativas o cualitativas de la microbiota se asocian con mayor o menor consistencia, a procesos anormales e incluso patológicos.

Son múltiples las enfermedades que tienen su origen, en gran parte, en la existencia de un trastorno de la microbiota intestinal. Es el caso de la diarrea infecciosa o la asociada al empleo de antibióticos.

También podemos hablar de algunas alteraciones de la función intestinal como el estreñimiento o el síndrome de intestino irritable. Pero también se incluye la obesidad, la diabetes tipo 2 o la atopia y enfermedades alérgicas.

A continuación, comentaremos cómo afecta la alteración y no tener una microbiota sana a nuestro estómago.

El estómago

El estómago es un órgano con forma de J que se encuentra entre el esófago y el intestino delgado. Funciona, principalmente, como un reservorio para almacenar grandes cantidades de comida recién ingerida, permitiendo así ingestiones intermitentes.

En él comienza la digestión de las proteínas. El estómago cumple con tres funciones:

  • Almacena la comida deglutida.
  • Mezcla la comida con los ácidos gástricos.
  • Para, después, enviar la mezcla hacia el intestino delgado.

¿Problemas de estómago? Patologías más comunes

Si no quieres gases, ten una microbiota sana - HeelProbiotics - HeelEspaña

Cuando nuestra microbiota intestinal sufre alteraciones, nuestro aparato digestivo puede resentirse. Hablamos, a continuación, de ciertas enfermedades gastrointestinales.

Gases

Son las molestias relacionadas con la presencia de gas en el intestino. Son un problema muy común, pueden ser consecuencia de una mala alimentación o, simplemente, de una alimentación que no nos sienta bien.

Puede producir eructos frecuentes, ruidos en la tripa, hinchazón abdominal (que puede obligar a aflojarse la ropa) y excesivas ventosidades.

 

¿Qué podemos hacer?

  • Es conveniente comer en la postura adecuada y en un ambiente tranquilo.
  • Masticar bien la comida, sin engullirla. Es mejor no hablar mucho durante la comida.
  • Evitar las bebidas con gas.
  • No fumar.
  • Haz ejercicio físico.
  • Evitar el estreñimiento.

Estreñimiento

Otro de los problemas es el estreñimiento que es un trastorno del hábito intestinal caracterizado por una disminución del número de deposiciones (frecuencia) de heces demasiado duras o difíciles de expulsar.

Cuando hay estreñimiento suele haber un desequilibrio de la microbiota intestinal. Muchas veces estos desequilibrios tienen relación con:

  • Hidratación insuficiente.
  • La falta de ejercicio físico.
  • No tomar suficiente fibra.

Microbiota sana | Trucos para que tu estómago funcione bien: detectar estrenimiento 150x150 - HeelEspaña

Diarrea

La diarrea se produce por diferentes causas, entre las que se encuentra la toma de antibióticos o enfermedades infecciosas entre otras, pero casi invariablemente, hay una inflamación de la mucosa intestinal. Esto desencadena un cuadro rápido de deposiciones de consistencia disminuida y frecuencia aumentada, más de 3 en 24 horas.

Durante la diarrea, las deposiciones suelen ser líquidas, abundantes, numerosas y en algunos casos incluso con sangre. Se acompaña a veces de mal estado general, dolor abdominal y fiebre.

Pequeños trucos que pueden ayudar a nuestro estómago

Es necesario modificar nuestros hábitos alimenticios y estilo de vida para intentar no padecer problemas de estómago.

  • Llevar una dieta sana, equilibrada, variada y suficiente. No debes abusar del consumo de grasas y alcohol. Hay que evitar también tomar comida rápida y la bollería industrial. Tampoco es muy recomendable el picoteo y hay que procurar tomar 5 comidas al día.Buena alimentación para una microbiota sana - HeelProbiotics - HeelEspaña
  • Comer con tranquilidad, sin estímulos que nos distraigan. Y mastica bien los alimentos, lentamente, introduce poca cantidad de comida y evita tragar aire al comer. Así evitaremos uno de los síntomas frecuentes como es la presencia de dolor o distensión abdominal.
  • Ir al baño siempre que se necesite. Debes buscar cierta regularidad en los horarios, y hacerlo sin prisas.
  • Hacer ejercicio de manera regular. Realiza, al menos, 30 minutos de actividad física al día. No es necesario que te apuntes a un gimnasio. Basta con aumentar actividades como caminar, salir a bailar, dar un paseo o, si tienes perro, salir a caminar con él.Microbiota sana | Trucos para que tu estómago funcione bien: corredor calienta cuerpo entrenamiento - HeelEspaña
  • No te acuestes inmediatamente después de cenar. Y, si quieres dormir mejor, incluye alimentos suaves que se digieran bien. Porque las digestiones pesadas no facilitan el sueño. Verdura cocida o sopas harán que tengas un sueño más reparador.

¿Pueden ayudar los probióticos?

Los probióticos, según la OMS, son microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud.

Los probióticos pueden modular la microbiota intestinal para mejorar los síntomas gastrointestinales.

En el caso de personas con estreñimiento funcional, la administración de probióticos (bifidobacterias y lactobacilos) puede mejorar el tiempo total de tránsito intestinal, la frecuencia y consistencia de las deposiciones.

La utilización de probióticos es útil en la diarrea asociada a antibióticos ya que equilibra la microbiota intestinal y disminuye el crecimiento de bacterias nocivas.

Pero, en general, se puede decir que algunos probióticos también mejoran las digestiones al facilitar la absorción de nutrientes y favorecer el equilibrio de la microbiota intestinal. Además son seguros y bien tolerados por tanto, pueden ser una ayuda importante en el mantenimiento y mejora de la salud digestiva.

Cuida tu estómago con una microbiota sana - HeelProbiotics - HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *