¿Por qué aumentan las infecciones de orina con el frío?

Al llegar la época de frío y bajar la temperatura es fácil encontrar que muchas mujeres se quejan de un aumento de la frecuencia y urgencia de la micción. Algunas mujeres pueden llegar a confundir estos síntomas con una cistitis.

¿Qué debes saber sobre la cistitis?

  • La cistitis es una infección de las vías urinarias bajas. En concreto de la vejiga.
  • Es más frecuente en la mujer que en el hombre debido a un factor anatómico importante. Se debe a la longitud de la uretra de las mujeres, siendo esta más corta que la de los hombres. Por esta razón, y de una forma más clara, permite la llegada de bacterias procedentes del intestino.
  • El principal síntoma de la existencia de cistitis o infección urinaria es la necesidad de orinar más frecuentemente. Esta situación es bastante común en invierno debido al frío. Muchas mujeres sufren este síntoma durante esta época, sin embargo no consultan a los profesionales sanitarios para descartar la posible naturaleza del mismo.

La sensibilidad al frío del invierno puede influir en la infección de orina

Al llegar la época de frío y bajar la temperatura es fácil que se de en las mujeres un aumento de la frecuencia y urgencia de la micción. Esta situación produce dudas en aquellas que, de forma habitual o repetitiva, tienen infecciones urinarias.

Incluso, pueden confundirlo con la aparición de un nuevo episodio de cistitis. En los meses de frío se puede incrementar los casos de aparición de infección urinaria.

El frío es un factor de riesgo pero no es determinante.

Se trata de la existencia de una mayor sensibilidad de las mujeres durante esta época del año a los cambios de temperatura (frío-calor, calor-frío). Por tanto, infección de orina y frío están relacionados ya que el frío es un factor de riesgo para padecerlas.

¿Por qué se producen las cistitis?

Infecciones de orina y frío: ¿Se puede evitar? - HeelProbiotics - HeelEspaña

No se ha comprobado científicamente la relación existente entre infección de orina y frío a nivel local y la existencia de un mayor número de casos de cistitis. Existen otros factores que influyen en la aparición de la cistitis en estas épocas del año.

Entre el 80% y 90% de las infecciones urinarias están causadas por bacterias procedentes del intestino.

En concreto por la bacteria Escherichia coli. Existiendo tratamiento para esta bacteria, y siendo frecuente la infección, se debe recurrir al médico para su diagnóstico y posible tratamiento.

Los factores que influyen en una mayor aparición de infecciones urinarias con la llegada del frío se deben a cambios de algunos hábitos que tienen alguna relación con los periodos de temperatura más baja:

  • Menor ingesta de líquidos. Se produce cierta deshidratación.
  • Alteración de la microbiota vaginal e intestinal. Hablamos de estreñimiento y de menopausia.
  • Humedad en el cuerpo.
  • Cambios bruscos de temperatura. De frío a calor o viceversa.
  • Respuesta inmunológica deficitaria. Mujeres con cierto grado de inmunodepresión. El cáncer, la quimio o la radioterapia.
  • Retención urinaria de forma prolongada. Personas que retienen las ganas de ir al baño aunque es cierto que el frío favorece esta situación.
  • Exceso de higiene íntima. Una higiene demasiado estricta o con una frecuencia muy alta favorece la aparición de infecciones, ya que las defensas a nivel local están disminuidas.
  • Mala utilización de los antibióticos. Utilización de antibiótico sin consultar al médico, sin previo diagnóstico.

 

Otros factores que predisponen a padecer cistitis

Algunos de estos factores pueden aparecer más en las épocas de frío. Sin embargo, existen otra serie de factores de riesgo que no tienen relación con el frío como son enfermedades concomitantes (diabetes, cáncer, etc.), estreñimiento, menopausia, obstrucción, anticonceptivos, falta de lubricación en las relaciones sexuales y aumento de la frecuencia de las mismas, etc.

Algunos investigadores aclaran que no hay datos científicos comprobados de que las bajas temperaturas sean por sí solas un factor predisponente para las infecciones urinarias, siendo frecuentes en otoño e invierno.

Síntomas de cistitis¿Por qué aumentan las infecciones de orina con el frío?: mujer dolor vientre heelespana 235x300 - HeelEspaña

Los principales síntomas de la infección urinaria o cistitis son:

  • Aumento de las ganas de ir al baño (frecuencia).
  • Urgencia.
  • Escozor al orinar.
  • Dolor en la parte inferior del abdomen.
  • Y, algunas ocasiones, aparición de sangre en la orina y fiebre.

Medidas preventivas en invierno

Siempre es aconsejable tomar una serie de medidas preventivas para evitar la aparición de las cistitis. Destacamos:

  • Una ingesta adecuada de líquidos durante el día. La falta de hidratación es un factor de riesgo en el desarrollo de infecciones urinarias de repetición. Ingerir una cantidad adecuada de líquidos tiene un papel importante en la prevención de la cistitis.

    Algunos estudios demuestran que la deshidratación es un factor desencadenante en la aparición de cistitis y no hay que olvidar que en épocas de frío se bebe bastante menos.

    La ingesta de líquidos debe ser de al menos litro y medio o dos litros diarios. Además podemos consumir otros líquidos como infusiones, zumos, pero evitando el alcohol y los refrescos.

  • Orinar con frecuencia. Realizar micciones cada pocas horas, sin retener las ganas de ir al baño. En consecuencia, se debe realizar una micción completa sin dejar orina residual, ya que se propicia el crecimiento de las bacterias.
  • Limpieza adecuada de la zona genital tras la evacuación siempre de delante hacia atrás.
  • Tomar fibra de forma regular sobre todo si se trata de una persona con estreñimiento.
  • Orinar después de mantener relaciones sexuales es un hábito que evitará en muchos casos la infección de orina.
  • No realizar una higiene femenina excesiva. La utilización de jabones agresivos puede producir pérdida de la defensa a nivel local.
  • La utilización de probióticos y extracto de arándano puede ayudar a la prevención de la cistitis y, además, asociarse al tratamiento antibiótico si este fuese necesario.

    Los probióticos evitan la replicación bacteriana en el intestino y vagina e impiden el crecimiento y la propagación de los patógenos.

    El extracto de arándano acidifica la orina y dificulta la fijación de la bacteria a la pared de la vejiga. Además, se sabe que existe un componente de los arándanos llamado proantocianidina, que impide la fijación de la bacteria Escherichia coli a las células de la pared de la vejiga y, por lo tanto, evita que prolifere.

Disminuye el riesgo de aparición tomando arándano rojo

Las guías sobre infecciones urológicas recomiendan consumir al menos 36 mg diarios de proantocianidinas, el componente activo del arándano. Por consiguiente, las mujeres que sufren infecciones urinarias de repetición y consumen este tipo de productos consiguen aumentar el tiempo libre de recidivas entre infecciones.

De esta manera, se disminuye el riesgo de que las infecciones sean resistentes a determinados antibióticos que es uno de los principales problemas que nos podemos encontrar.

Tratamiento para la infección de orina

Hemos hablado de las medidas generales que se deben adoptar en las infecciones urinarias o cistitis, así como de las medidas preventivas.

El tratamiento principal de este tipo de patología consiste en la utilización de antibióticos, tanto a dosis única como a dosis continua durante varios días.

Por otra parte, la aplicación de otro tipo de medicamentos como los antinflamatorios no esteroideos y la aplicación de calor seco ayudarán para calmar los síntomas de las cistitis fundamentalmente el dolor.

¿Hay relación entre infección de orina y frío? - HeelEspaña

Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Dr. Julián Antonio Carvajal Gómez
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, con calificación de sobresaliente y, desde el año 2013 hasta la actualidad trabajo como Medical Science liaison (MSL) en el departamento médico de Heel España. 
Más información >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorias:
Salud de la mujer