Sinusitis, ¡no puedo respirar por la nariz!

La sinusitis es la inflamación de los senos paranasales.

Los senos paranasales son cavidades llenas de aire que se encuentran en algunos de los huesos del cráneo, concretamente en el hueso frontal, el etmoides y el maxilar superior, por eso se habla de senos frontales, etmoidales y maxilares respectivamente, su inflamación provoca sinusitis.

Estas cavidades sirven para calentar el aire que proviene de la respiración, para que cuando ingrese en el organismo, lo haga a la temperatura correcta.

Consejos para alivar la sinusitis

Rinosinusitits, ¿por qué se produce?

Los senos paranasales están conectados con las cavidades nasales, de manera que cuando ocurre una rinitis, es decir, una inflamación de la mucosa nasal, también se puede afectar la mucosa que recubre estas cavidades y se produce entonces una rinosinusitis, variante de la sinusitis.

Infección vírica

La rinosinusitis puede producirse por varias causas, la más frecuente de ellas es la infección vírica. Cuando esto ocurre, los senos paranasales se inflaman y se llenan de mucosidad, produciendo dolor en la frente o en la cara, además de acompañarse de los síntomas habituales de rinitis como estornudos, congestión nasal, rinorrea (moqueo) y a veces fiebre y malestar general como en la sinusitis.

Infección bacteriana

Cómo cuidarnos con sinusitis

Aunque la causa más habitual, como ya hemos dicho es la vírica, a veces, el acúmulo de moco en las cavidades, favorece el crecimiento de bacterias, por lo que la sinusitis que en principio era vírica puede convertirse en sinusitis bacteriana y por tanto requerir un tratamiento antibiótico.

También puede darse el caso de que la infección se haya producido desde el primer momento por causa de una bacteria; cuando esto ocurre, tanto si la infección inicial fue bacteriana como si se trata de una infección posterior, está indicado el uso de antibióticos.

Cuando la infección es únicamente vírica, el tratamiento con antibiótico para la sinusitis no tiene sentido, pues estos medicamentos no atacan a los virus.

Otras causas

También hay causas no infecciosas de la sinusitis, como la alergia, la desviación del tabique nasal y factores predisponentes como fumar o vivir en ambientes contaminados. La sinusitis es más fácil que aparezca en los meses fríos y también es frecuente en actividades que aumenten la presión en los senos paranasales, como el buceo o el montañismo.

Manifestaciones de la sinusitis

Alviar la sinusitis y poder respirar

Dependiendo de la duración del cuadro, se habla de sinusitis aguda (la que dura menos de 3 semanas), sinusitis subaguda (entre 3 semanas y 3 meses) o sinusitis crónica (duración superior a 3 meses).

Las manifestaciones más comunes de la sinusitis son dolor facial a la presión, cefalea, moco abundante, sensación de obstrucción nasal, alteraciones en el olfato, tos que empeora por la noche al estar tumbado, fiebre, a veces dolor de garganta y mal aliento.

¿Cómo aliviar la sinusitis?

No es raro que una misma persona presente varios episodios de rinosinusitis a lo largo de su vida. Si es así, debe, en primer lugar, conocer la causa. Si existe de base un defecto anatómico como una desviación del tabique nasal o sufre de pólipos, probablemente habrá que reparar estas alteraciones mediante una intervención quirúrgica.

En el caso de que el paciente fume, debe pensar muy seriamente en dejar de hacerlo. Además, como medidas generales, debe tener en cuenta las siguientes:

  • Hidratarse convenientemente, tomando unos 2 litros de agua al día: esto conseguirá que la mucosa de la nariz y de los senos paranasales esté hidratada y por lo tanto tenga una mejor capacidad para defenderse de las agresiones externas, tanto de tipo infeccioso como alérgico o irritativo.
  • Mantener la humedad ambiental. Por ejemplo, mediante humidificadores o teniendo en casa recipientes con agua que impidan que el ambiente se reseque.
  • Llevar una dieta saludable. Las frutas y verduras son una buena fuente de vitaminas y antioxidantes que ayudan al buen funcionamiento del sistema inmune y a defenderse frente a las infecciones.
  • Por supuesto no fumar. El humo del tabaco es un irritante directo de toda la mucosa respiratoria.
  • Lavarse las manos frecuentemente. Últimamente hemos aprendido a hacerlo. Y, con ello, nos hemos hecho conscientes de la utilidad de esta medida para evitar algunas infecciones virales de transmisión respiratoria. Tenemos que seguir con esta buena costumbre que por desgracia hemos aprendido a la fuerza.

Pero incluye también…

Si los síntomas de rinosinusitis aparecen, además de las medidas anteriores, hay que sumar las siguientes:

  • Hacer lavados nasales para eliminar el moco. Al limpiar el moco que se encuentra en la nariz también se favorece el drenaje de los senos paranasales. Esto disminuirá la presión dentro de ellos y, por tanto, aliviará los síntomas. Y, además, impedirá o dificultará el sobrecrecimiento bacteriano.Cómo se debe lavar la nariz cuando se padece sinusitis
  • Utilizar sprays que ayuden a eliminar el moco. Por ejemplo con chitosán vegetal. El chitosán es un principio activo que se encuentra en algunas plantas y setas. Es capaz de atrapar el moco, favoreciendo su eliminación.
  • No usar descongestionantes nasales a no ser que hayan sido prescritos por un médico o aconsejados por un profesional sanitario. Los descongestionantes nasales pueden producir efecto rebote y no deben utilizarse más de 3 o 4 días. Están contraindicados en algunos grupos de población y pueden presentar interacciones medicamentosas.

¿Cuándo acudir al médico?

Y aunque se sigan todas estas recomendaciones, hay que acudir al médico si:

  • Los síntomas empeoran a pesar del tratamiento o aumentan después de haber tenido una mejoría transitoria.
  • Los síntomas no mejoran pasados 7-10 días.
  • Aparecen síntomas intensos, como dolor de cabeza o facial.
  • La fiebre persiste más de 3 o 4 días.
  • Y siempre en los llamados grupos de población sensibles. Es decir, en niños, sobre todo en menores de 3 años. En ancianos mayores de 70 años y en enfermos crónicos o polimedicados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *