Problemas digestivos por nervios en el estómago

¡Cuando estoy nervioso, se me “cierra” el estómago y no soy capaz de comer!

¡Tres días antes de los exámenes, siempre estoy con diarrea!

¡Me ha sentado fatal la comida! Claro, con el estrés que tengo ahora en el trabajo, hago muy mal las digestiones.

¿Te suena alguna de esas frases? ¿Lo has dicho alguna vez o se lo has oído decir a alguien de tu entorno? Seguro que sí.

¿Hay “nervios en el estómago”?

Pero no, no es que haya “nervios en el estómago”, es algo bastante más complejo.

Sí, hay nervios en el estómago y por supuesto en el resto del cuerpo. En todos nuestros tejidos hay terminaciones nerviosas que están conectadas con el sistema nervioso central, con el cerebro y constantemente se están intercambiando información bidireccionalmente.

Pero ya sé que cuando se dice lo de “nervios en el estómago” no se refiere a esto. Es una forma de expresar que una situación emocional anómala, o un estrés no bien resuelto, está alterando algunas funciones del organismo y eso se manifiesta con distintas sensaciones.

Por ejemplo, a nivel digestivo. Pero también puede aparecer taquicardia, sensación de dificultad para respirar, erupciones en la piel, etc.

 

El estrés causa problemas digestivos

Síntomas del estrés mal resuelto

Ya vamos entonces centrando el tema: de lo que estamos hablando es de los síntomas digestivos que aparecen como consecuencia del estrés no bien resuelto.

El estrés en Biología se define como “el conjunto de alteraciones que se producen en el organismo como respuesta física ante determinados estímulos, tanto físicos, como el frío, o emocionales, como el miedo o la alegría.”

Estrés simplemente significa que si existe un cambio que afecta a nuestro organismo, este se tiene que adaptar a la nueva condición.

Por ello, si el estrés es adaptativo, se genera una situación de equilibrio y, por tanto, de salud. Pero si hay una desadaptación, entonces se produce un desequilibrio con la consiguiente aparición de manifestaciones tanto psíquicas como físicas.

 

 

Distintas maneras de afrontar el estrés

Vamos a poner un ejemplo para que esto se entienda. Imaginemos la siguiente situación:

Pedro lleva una temporada teniendo muchas discusiones con su mujer, han llegado a pensar incluso en divorciarse. Hoy ha llegado al trabajo y su jefe le ha llamado al despacho, cuando ha entrado, le ha entregado su carta de despido.

Le ha dicho que era necesario hacer ajustes en la empresa y como él llevaba una temporada muy apático, sin mostrar interés aparentemente por el trabajo, se ha visto obligado a tomar esta decisión.

Cuando Pedro sale del trabajo, coge el coche para llegar a casa y, como va pensando en sus cosas, en una rotonda no se da cuenta de que se le cruza otro coche y sufre una colisión.

 

Distintas maneras de resolver el estrés

 

Esta es la situación, desde luego, una situación de estrés. Pero, ¿cómo va a reaccionar Pedro? Veamos dos posibilidades:

Opción 1.

La colisión ya es la gota que colma el vaso del horrible día que ha tenido Pedro. Baja del coche, muy muy nervioso, siente mareos, incluso náuseas. La grúa se lleva el coche porque no puede conducir, le atienden los servicios médicos y le dicen que se vaya a casa.

Pedro no sabe cómo decirle a su mujer todo lo que le ha ocurrido y vuelve a tener sensación de mareo, acaba por vomitar y empieza a sentir una sensación de dolor en el pecho.

Su mujer le acompaña al hospital y allí, después de las pruebas complementarias correspondientes, le diagnostican una crisis de ansiedad y le prescriben un tratamiento…

Pedro siente que el mundo se le viene encima.

Opción 2.

La colisión le hace salir de sus pensamientos. Se concentra en lo que ha ocurrido y ve que ha sido tan solo un pequeño problema de chapa.

El otro conductor también se encuentra bien. Rellenan el parte amistoso y se despiden. Pedro se para un momento en un parque antes de llegar a casa para reflexionar y tener las ideas claras. Cuando llega a casa le cuenta a su mujer lo sucedido.

Le dice que él estaba muy descontento con su trabajo, que no se sentía valorado y es posible que eso tuviera que ver con sus discusiones frecuentes.

El despido puede ser una oportunidad, un empuje para buscar otro trabajo que le sea más satisfactorio. Ha calculado que con la indemnización y con la prestación por desempleo, puede ponerse a la búsqueda activa de trabajo con la suficiente tranquilidad como para poder elegir bien.

De momento, van a utilizar una pequeña parte de esa indemnización en irse los dos unos días de vacaciones para relajarse y hablar sobre sus problemas de pareja.

Los dos sientes que esto les puede venir muy bien… Pedro está ilusionado con su nueva etapa.

 

Digestiones pesadas por el estrés

Capacidad de adaptación

Sí, seguramente hemos planteado dos reacciones totalmente opuestas y seguro que hay un montón de grises entre las dos.

Esto nos sirve para ilustrar cómo lo más importante no es la situación en sí, sino la capacidad o no de adaptación que se tenga a los cambios.

La primera forma de reaccionar de Pedro, es lo que denominamos desadaptación y se parece más a la idea que tenemos del estrés, como un “estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal y que suele provocar diversos trastornos físicos y mentales.”

Vamos, lo que vulgarmente podemos denominar: “es que no puedo con la vida”.

 

TEST

¿Conoces la importancia del eje intestino-cerebro?
Intestino - cerebro

 

¿Por qué los síntomas en el aparato digestivo?

Pero, ¿por qué muchos de los síntomas físicos que se producen acompañando a estas situaciones emocionales extremas tienen lugar en el aparato digestivo? Porque existe una conexión muy estrecha entre el sistema nervioso central y el intestino.

Es lo que se conoce como “eje intestino-cerebro”.

El intestino no solo está encargado de los procesos digestivos, sino que otras muchas cosas relacionadas con un estado pleno de salud y el estrés puede provocar en ellos consecuencias severas.

De muchas de esas cosas buenas que nos pueden ocurrir, las responsables principales son las bacterias beneficiosas que viven en el intestino, lo que llamamos microbiota intestinal.

 

plantas que ayudan al sistema digestivo

 

Microbiota intestinal

Estas bacterias contribuyen a que el sistema inmune funcione correctamente, están implicadas en el metabolismo y tienen mucho que ver con la fabricación de la serotonina.

La serotonina es un neurotransmisor, es decir, una sustancia química que se fabrica en nuestro organismo para llevar la información de unas neuronas a otras.

A este neurotransmisor se le ha puesto también el nombre de “hormona de la felicidad”, porque cuando su concentración disminuye, se produce un sentimiento de tristeza.

En el intestino se produce el 80% de la serotonina de nuestro cuerpo.

Ahora entendemos por qué cuando estamos nerviosos, tristes o expectantes hacia algo, podemos tener esas sensaciones en el estómago o en el intestino.

Tanto las sensaciones buenas como “las mariposas”, como “los nervios en el estómago” que no nos dejan comer. Esto ocurre por la conexión directa del cerebro con el aparato digestivo.

Por lo que llamamos el eje intestino-cerebro y por la acción de esas grandísimas amigas que viven siempre con nosotros y que son las bacterias de la microbiota intestinal.

 

Bibliografía

Gómez Eguílaz, M., Ramón Trapero, J. L., Pérez Martínez, L., & Blanco, J. R. (2019). El eje microbiota-intestino-cerebro y sus grandes proyecciones. Rev Neurol, 68(3), 111-7.
JIMENEZ, J. J., & SEPÚLVEDA, M. D. ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS.

Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Dra. M. Magdalena Mejias Moreno
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente trabajo como Gerente dentro del departamento Médico en Laboratorios Heel España y soy autora de artículos en revistas y blogs y he escrito algunos libros de divulgación científica sobre nutrición y salud.
Más información >

4 responses to “Problemas digestivos por nervios en el estómago

  1. Buenos días, me operaron en enero de reflujo gastrico ,desde la operación sufru de dolor de barriga y diarreas ,me han hecho una prueva con papilla y una colonoscopia y lo único que sale es que el colon me trabaja a 200 muy deprisa, me podéis ayudar

    1. Buenos días Ana Belén,
      Quizás podría beneficiarse de la toma de probióticos, en concreto de la cepa bifidobacterium longun CECT 7347. No obstante, esta recomendación debe ser valorada por su médico para que pueda establecer si es de utilidad para su caso.
      Gracias por ponerse en contacto con nosotros.

    1. Hola Rallah,
      El primer paso es diagnosticar cuál es la enfermedad de su hijo para saber cuál es el origen de la diarrea y por tanto poner el tratamiento adecuado. La recomendación es que acuda a su médico para que pueda establecer si se trata de una diarrea infecciosa, de una intolerancia alimenticia o de otras posibles patologías.
      Gracias por ponerte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Desde Tu Equilibrio y Bienestar nos tomamos muy en serio tu salud. Por este motivo no podemos hacer diagnósticos online, si tienes síntomas te recomendamos que recurras a un especialista. Gracias por leernos y comentar. Más info