Cuida tu higiene íntima en verano

Al acercarse la temporada estival aparecen las altas temperaturas, calor y humedad. Por este motivo sudamos de forma profusa y aprovechamos para darnos un baño. Por consiguiente, en esta situación, el contacto del bañador húmedo con la zona íntima de las mujeres es frecuente, pudiendo en estas circunstancias producir irritaciones o incluso aparición de infecciones genitourinarias. Es importante, por lo tanto, prevenir este tipo de situaciones adoptando una serie de medidas adecuadas de higiene íntima en verano. Así evitaremos este tipo de molestias en la zona íntima femenina.

Mejora tu higiene íntima en verano - HeelProbiotics - HeelEspaña
Cuidado de la flora vaginal – HeelProbiotics – HeelEspaña

Factores que favorecen la aparición de afecciones a nivel genital y vesical en verano

Existen una serie de factores que van a favorecer la aparición de trastornos a nivel genital y vesical. Y que, en verano, se incrementan los riesgos:

  • El sudor. Altera el pH de la zona genital y esto provoca la disminución de la población de lactobacilos vaginales (bacterias buenas) que protegen a la zona genital.
  • Algunos materiales sintéticos con los que se fabrican los bañadores hacen que la piel de la zona íntima no respire adecuadamente. Este hecho puede alterar las secreciones vaginales.
  • El agua de las piscinas, que contiene cloro. El pH de la vagina, al entrar en contacto con este agua, puede provocar un cambio en la microbiota de la vagina.
  • Es frecuente en la playa el contacto directo de la arena con la zona genital femenina. Es por ello que se pueden adquirir microorganismos infecciosos que pueden ocasionar infecciones en la vagina y en la vejiga.

Otras situaciones que pueden alterar el ambiente vaginal

Existen una serie de factores añadidos a los ya comentados que pueden provocar un cambio en el micro ambiente vaginal como son:

  • Tomar anticonceptivos hormonales.
  • Toma de antibióticos de forma prolongada.
  • Utilización de jabones agresivos (perfumados).
  • Lavados vaginales inadecuados o excesivos.
  • Utilización de prendas poco transpirables y muy apretadas.
  • Personas con hábito intestinal alterado. Es el caso de las personas que son estreñidas.

Higiene íntima en verano, ¿cómo la puedo cuidar?

Cuida tu higiene íntima en verano - HeelProbiotics - HeelEspaña
Cómo cuidar tu higiene íntima en verano – HeelProbiotics – HeelEspaña

Existen una serie de recomendaciones útiles en el verano para favorecer la higiene íntima en verano:

  • Mantener limpia la zona íntima en todo momento. Es fundamental mantener una higiene diaria que no altere el pH ni afecte al equilibrio natural de la microbiota protectora vaginal. Por este motivo es recomendable darse una ducha después de un baño en la piscina o en el mar para eliminar los irritantes. Por ejemplo la sal, la arena o el cloro. Hacerlo, siempre, tras el baño en la piscina o en el mar.
  • No utilizar jabones o detergentes muy agresivos que pueden producir sequedad excesiva e irritación. De esta manera evitaremos la posible aparición de infecciones. Es aconsejable utilizar geles o jabones de pH ácido que impiden el crecimiento de microrganismos patógenos y neutralizan el picor y olor de la mucosa. Además, muchos de estos productos presentan propiedades hidratantes, calmantes y protectoras.
  • Cambiarse la ropa mojada habitualmente, ya que, llevar un bañador seco evita muchas molestias.
  • Utilizar ropa de algodón que sea transpirable. Este tipo de ropas favorecen la aireación y la circulación del aire evitando la humedad excesiva y el crecimiento de bacterias patógenas.
  • Evitar los lavados vaginales excesivos. Simplemente es útil mantener una buena higiene (no más de 2 lavados).
  • Es aconsejable evitar la utilización de productos desodorantes. Pueden provocar irritaciones e incluso reacciones alérgicas.
    La zona genital interna de la mujer tiene un sistema de limpieza natural que elimina las bacterias. En consecuencia, no tiene sentido la aplicación de ningún tipo de sustancias químicas de limpieza.
  • Siempre limpiarse en la dirección adecuada, de delante hacia atrás con el papel higiénico. Esta maniobra mantiene los gérmenes y bacterias alejadas de la mucosa vaginal. Y, por lo tanto, evita problemas de contaminación de la zona genital.

Finalmente, hay que mantener una hidratación adecuada bebiendo abundante agua en verano evita la deshidratación, manteniendo una lubricación natural de la zona vaginal.

¿Y son útiles los probióticos para mantener la microbiota vaginal?

Además de las medidas referidas anteriormente, cada vez son más utilizados los probióticos. Estos pueden ayudar en determinadas situaciones a mejorar el microambiente vaginal. Estamos hablando de determinadas cepas probióticas específicas como el Lactobacillus crispatus. Es un microorganismo muy frecuente en el ambiente vaginal de todas las mujeres.

Los probióticos ayudan a reforzar la flora vaginal frente a posibles infecciones urinarias.

Por esta razón presenta un papel protector frente a posibles infecciones debido a la producción de agua oxigenada y ácido láctico. Con respecto a estas sustancias, es necesario decir que frenan el crecimiento y la extensión de posibles patógenos (E. coli, Cándida, etc.). Es más. Por este motivo son utilizados en situaciones de riesgo donde la microbiota vaginal está muy disminuida debido a uso de antibióticos, anticonceptivos, humedad, menopausia, etc.

En resumen. Aunque es esencial en todo momento, los cuidados y la higiene íntima en verano deben ser especiales. Recuerda, en caso de aparición de síntomas de infección, será necesario acudir a un médico para evitar situaciones más graves.

Cuida tu higiene íntima en verano - HeelProbiotics - HeelEspaña
Factores que alteran la flora vaginal – HeelProbiotics – HeelEspaña

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *