Los riesgos de no cambiarte el bañador mojado en verano

Tener el bañador mojado en verano es inevitable. Intentar no estar mucho tiempo así es lo más recomendable. ¿Por qué? Porque las probabilidades de padecer una infección de orina aumentan mucho.

Verano y cistitis

Riesgos de tener el bañador mojado en verano - HeelProbiotics - HeelEspaña
Bañador mojado: riesgo de cistitis – HeelProbiotics – HeelEspaña

Quien más y quien menos estamos pensando ya en las vacaciones de verano. Tiempo de ocio, sin prisas, sin horarios y con ganas de bañarse en la piscina. Evidentemente, implica tener el bañador mojado y, si lo dejamos puesto más tiempo del debido, podremos padecer, sobre todo las mujeres, la molesta cistitis.

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una patología muy frecuente, con una mayor prevalencia en las mujeres, caracterizada por la presencia de una infección en la vejiga. El principal agente etiológico, aunque hay muchos más, es la Escherichia Coli (E. Coli), causante del 85% de las cistitis.

La humedad favorece la aparición de infecciones urinarias como la cistitis.

Un gran número de mujeres sanas pueden presentar en algún momento de su vida, un episodio de cistitis y de éstas aproximadamente una tercera parte presentarán recurrencias. El pico de máxima incidencia de cistitis en mujeres en edad fértil coincide con la edad de máxima actividad sexual en la mujer.

Factores de riesgo

En relación con los factores de riesgo, como ya hemos dicho, las mujeres jóvenes sexualmente activas presentan un mayor riesgo de aparición de cistitis Pero también existen otros factores de riesgo en la aparición de cistitis en la mujer como son: la menopausia, el embarazo, padecer diabetes o tener incontinencia urinaria. Como hablaremos a continuación, tener el bañador mojado en verano durante varias horas puede ser otro factor para tener en cuenta, ya que, aumenta el riesgo de padecer cistitis.

Síntomas de cistitis

Las manifestaciones clínicas de las infecciones del tracto urinario son, principalmente:

  • Disuria. Dificultad o dolor en la evacuación de la orina.
  • Polaquiuria. Se caracteriza por el aumento en la frecuencia de las micciones que suelen ser de poca cantidad.
  • Ardor y urgencia miccional.
  • Sensación de pesadez pélvica.
  • Orina turbia con olor fuerte. Puede presentar algo de sangre.

Evita la aparición de recidivas: evita el bañador mojado en verano

Como ya hemos dicho, dentro de los consejos a seguir, uno muy recomendable debe ser evitar permanecer con la prenda mojada varias horas seguidas sin cambiarse por ropa seca, sobre todo en verano, una época de frecuente uso de bañadores y bikinis. Pero podemos utilizar otras medidas preventivas:

  • Hidratarse adecuadamente, bebiendo 2 litros de agua al día. Con ello se consigue disminuir la aparición de infecciones urinarias.
  • Antes y después de la actividad sexual, se recomienda una buena higiene e ir al baño para orinar. La micción ayuda a eliminar los mircoorganismos alojados en la uretra después del acto sexual.
  • Mantener una correcta higiene íntima. Siempre hay que limpiarse de delante atrás tras ir al baño para evitar que las bacterias intestinales puedan llegar a la vejiga.
  • Usar ropa interior de material orgánico. Mejor si es de algodón.
  • Evita la humedad y el calor. Es recomendable utilizar ropa que favorezca la transpiración.
  • Evita el uso de diafragmas y espermicidas.

Y tampoco olvides…

  • Utilizar la ducha frente al uso del bidé. Hay que evitar los baños de aceites.
  • Tras la micción, vaciar la vejiga por completo y secar bien la vulva.
  • Durante la menstruación, cambiar a menudo de compresa y de tampón.

Tratamiento de las cistitis

Cistitis y bañador mojado en verano - HeelProbiotics - HeelEspaña
Evita el bañador mojado en verano – HeelProbiotics – HeelEspaña

La importancia de esta infección no radica sólo en su elevada prevalencia ni supone solo un malestar importante en los pacientes. Además tiene una gran repercusión económica por los costes sanitarios que representa la asistencia sanitaria, las pruebas de diagnóstico y las prescripciones antibióticas.

Es una afección incómoda. Pero la mayoría de los casos, si se tratan a tiempo y adecuadamente, desaparecen sin complicaciones. De hecho, es muy importante una buena higiene y limpieza, así como cambios en el estilo de vida. Todo ello puede ayudar a prevenir las cistitis. Sin embargo, a veces es necesario recurrir a un tratamiento médico que consiste en:

  • Buena hidratación y una adecuada higiene
  • Regularizar el tránsito intestinal (probióticos)
  • Antipiréticos y analgésicos. En caso de dolor o fiebre
  • Antibióticos para la erradicación del agente infeccioso

Prevención natural

Otra medida que puede ser eficaz es la utilización de extracto seco de arándanos rojo americanos. Estos productos contienen una gran concentración de proantocianidinas, que presentan la propiedad de evitar la unión de las bacterias patógenas a la mucosa del aparato urinario, en concreto de la vejiga y uretra, de manera que al expulsar la orina se consigue arrastrar las bacterias patógenas (en concreto la E. Coli) na, ayudando a su eliminación.

El arándano rojo americano ayuda a combatir la cistitis en verano y cualquier época del año, gracias a las proantocianidinas que contiene.

En la mujer sana el mecanismo defensivo fundamental que protege a la mujer frente a la infección de vías urinarias se debe a la presencia de una cantidad adecuada de lactobacilos en la vagina de la mujer. Pero, en determinadas situaciones, la concentración de estos lactobacilos disminuye. Existe una serie de factores que influyen en la disminución de estos lactobacilos vaginales como son: la menstruación, la aplicación de dispositivos intrauterinos, uso de anticonceptivos y espermicidas, durante las relaciones sexuales o el exceso de higiene o el uso de jabones inapropiados para la misma.

En base a lo anterior se comprende que los probióticos, en concreto los productos que incluyen en su composición lactobacilos vaginales, pueden ser útiles en la protección de la vagina y ayudan a equilibrar la microbiota vaginal.  Evitan la progresión y el crecimiento de bacterias patógenas posibles causantes de infecciones gentourinarias. De hecho, este tipo de complementos son útiles en la prevención de cistitis, pero cada vez más se utilizan junto con la la terapia antibiótica convencional.

Resumiendo

Los productos naturales como el arándano rojo o los probióticos (con lactobacilos vaginales) utilizados como preventivos, junto a una correcta higiene personal y unos hábitos saludables, entre los que se encuentran también cambiarse el bañador mojado en verano, pueden ayudar a evitar la aparición de cistitis más frecuentes en estas épocas del año.

Riesgos de no cambiarte el bañador mojado en verano - HeelProbiotics - HeelEspaña
Bañador mojado y cistitis – HeelProbiotics – HeelEspaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *